¿Qué pasó?: Seguidores de QAnon se quedan decepcionados tras ver que no se cumplió su teoría de conspiración

Algunos teóricos de la conspiración esperaban ver la “Tormenta” durante la toma de posesión de Biden

Andrew Griffin@_andrew_griffin
jueves 21 enero 2021 17:03

Grupos de extrema derecha respaldan a Trump

Read in English

Los seguidores de QAnon han quedado molestos y furiosos a raíz del aparente colapso de la teoría de la conspiración.

Los seguidores esperaban arrestos masivos de sus enemigos y la prueba final de que su fe en la persona desconocida llamada Q y Donald Trump no se había perdido. Pero la inauguración presidencial, en gran parte sin incidentes, pareció ser el golpe final para la teoría, dejando a muchos molestos, incluso mientras otros luchaban por encontrar nuevas formas de mantener la teoría en marcha.

La teoría infundada de QAnon sugiere, sin ninguna evidencia, que un grupo de personas poderosas que adoran a Satanás dirigían una red caníbal de abuso sexual infantil. Además, argumenta que Donald Trump está planeando acabar con el grupo, y que esos planes no podrían revelarse públicamente, pero han sido difundidos por un individuo anónimo llamado Q.

En una serie de publicaciones, originalmente en el sitio web 4chan, Q expuso esas teorías en un lenguaje críptico. A medida que se acumularon esas publicaciones, también lo hicieron una gran cantidad de seguidores, muchos de los cuales asistieron a los mítines de Trump y recibieron algo de aliento de él y su familia.

Los seguidores de QAnon llegaron a creer que la camarilla eventualmente sería expuesta y arrestada en un evento conocido como la Tormenta y orquestado por Trump. Pero a pesar de las repetidas predicciones de fechas para tal evento, incluida una indicación inicial de la persona que se llama Q de que sucedería en 2017, y la insistencia de que eventualmente llegaría, no sucedió nada.

La investidura y el último día en el cargo de Trump simbolizaron para muchos la última oportunidad para que las creencias dentro de QAnon se hicieran realidad. Los seguidores sugirieron que la ceremonia no saldría según lo planeado: que Trump estaba reuniendo a las personas para que pudieran ser arrestadas más fácilmente, por ejemplo, o incluso que Joe Biden estaba trabajando en nombre de su predecesor.

Incluso en las últimas horas de la presidencia de Trump, los seguidores buscaban pistas. Su discurso final como presidente, por ejemplo, lo pronunció frente a 17 banderas estadounidenses, que algunos consideran una referencia al hecho de que la Q es la decimoséptima letra del alfabeto.

Sin embargo, a medida que la inauguración llegó y se fue, y Trump se fue a Mar-a-Lago, quedó claro que no se avecinaba tal tormenta.

La inauguración fue solo el final de una serie de eventos que sirvieron para socavar la narrativa de QAnon y la visión de Donald Trump como poderoso y secretamente en control que la sustentaba. Desde que Trump perdió las elecciones, las publicaciones de Q han sido pocas y espaciadas, dejando a los seguidores con poca orientación sobre cómo entender eventos dañinos como la respuesta de Trump a los ataques al Capitolio y su salida de la Casa Blanca.

Ese silencio de la persona o personas en el corazón de la teoría de la conspiración continuó el miércoles. La cuenta Q no ha publicado desde diciembre, lo que deja a sus seguidores más activos y seguidos para llenar los vacíos e intentar desarrollar las razones por las que las predicciones no se habían cumplido, lo que llevó a la creencia de que la Tormenta podría llegar durante la toma de posesión de Biden.

La inauguración sin incidentes dejó frustrados y perdidos a muchos de los que habían creído que se avecinaba algún evento cataclísmico. Muchos sugirieron que fue la gota que colmó el vaso de su confianza en la teoría de la conspiración, mientras que otros encontraron nuevas formas de creer.

Un destacado partidario de Q, por ejemplo, publicó en la red social de derecha Gab para sugerir que fue un "día emocionante". “No se preocupen por lo que pase a las 12 pm”, escribió, refiriéndose a la inauguración, “miren lo que pasa después”.

Los seguidores captaron algunos indicios de Trump y su círculo de que no se irían como motivo de esperanza. Trump terminó su discurso final, frente a esas 17 banderas, diciéndoles a sus seguidores que "tengan una buena vida" y diciendo "nos veremos pronto", lo que algunos seguidores tomaron como una indicación de que no todo estaba perdido.

Otros sugirieron que la Tormenta había llegado realmente, y la gente quizás no lo había notado. Otra cuenta destacada publicó una foto de una gran multitud en uno de los mítines de Trump, subtitulada con el hashtag #TheStormIsHere (LaTormentaEstáAquí).

Otros, sin embargo, parecían perdidos, encontrándose enojados después de que los principios centrales de la teoría de la conspiración parecían haberse deshecho.

"¿Dónde está la maldita tormenta?", escribió una persona en un gran grupo de apoyo de QAnon en Telegram.

"Quiero vomitar", publicó otro.

Las acusaciones de los culpables del fracaso iban desde el propio Trump hasta Q, pero la aceptación generalizada fue que "nos engañaron", como escribió una cuenta.

“Triste y confundido”, escribió un seguidor, aparentemente resumiendo los sentimientos de muchos seguidores. "Enfermo del estómago."

Incluso una cuenta perteneciente a Ron Watkins, que ha sido fundamental en la mitología de QAnon y ha dirigido el sitio web, 8kun, en el que se ha difundido gran parte de su material, sugirió que la gente debería rendirse y seguir adelante.

“Lo dimos todo”, escribió en Telegram. "Ahora tenemos que mantener la barbilla en alto y volver a nuestras vidas lo mejor que podamos. Tenemos un nuevo presidente juramentado y es nuestra responsabilidad como ciudadanos respetar la Constitución independientemente de si estamos de acuerdo o no con los detalles sobre los funcionarios que toman juramento.

"Al entrar en la próxima administración, recuerde a todos los amigos y recuerdos felices que hicimos juntos durante los últimos años".