Proud Boys se adueñan del hotel más antiguo de Washington DC durante sus manifestaciones en apoyo a Trump

La organización de derecha, partidaria de Donald Trump, ha hecho del Hotel Harrington su sede no oficial en la capital estadounidense

Joe Heim,Marissa J. Lang
lunes 28 diciembre 2020 16:02
<p>Los partidarios de este movimiento han protestado en diversas ocasiones en DC y han mostrado su apoyo a Trump</p>

Los partidarios de este movimiento han protestado en diversas ocasiones en DC y han mostrado su apoyo a Trump

Read in English

Ubicado a cinco cuadras de la Casa Blanca, el Hotel Harrington es el hotel en funcionamiento continuo más antiguo de la ciudad y tiene una reputación como uno de los hoteles más asequibles en el corazón del Distrito de Columbia. Pero en los últimos meses, Harrington ha ganado una nueva reputación: el lugar de reunión de Proud Boys.

La organización militante de derecha que apoya al presidente Donald Trump, que se ha enfrentado en violentas batallas callejeras con miembros de grupos antifascistas y otros que se oponen a Trump, ha hecho del Harrington su sede no oficial cuando los miembros llegan a la ciudad. Varios cientos de Proud Boys se hospedaron recientemente en el hotel mientras estaban en la ciudad para la protesta del 12 de diciembre por la victoria electoral de Joe Biden.

Se planean más protestas de grupos pro-Trump en el centro de DC el 6 de enero de 2021.

Con sus característicos colores negro y dorado, un gran número del grupo pasó parte de la tarde del 12 de diciembre bebiendo abiertamente y cantando en la calle frente al hotel. Las edades iban desde la adolescencia hasta los 50 y 60 años, aunque la mayoría parecía tener entre 30 y 40 años. Otros llenaron el patio al aire libre en Harry's, el bar del hotel, donde se habían reunido los fines de semana anteriores y el 4 de julio. Harry's cerró a media tarde, pero el patio y la calle frente a él permanecieron llenos de gente durante toda la noche.

La presencia repetida y creciente de Proud Boys en el bar y el hotel ha desconcertado a algunos huéspedes y trabajadores, muchos de los cuales son afroamericanos e hispanos y se sintieron intimidados por su presencia, según dos empleados que hablaron bajo condición de anonimato porque no estaban autorizados a hablar públicamente.

En los últimos tres meses, Harry ha sido citado tres veces por violar el distanciamiento social y las regulaciones sobre máscaras. Las violaciones ocurrieron los fines de semana cuando un gran número de Proud Boys y otros partidarios de Trump estaban en el bar.

Para el hotel y el bar, parece haber incertidumbre sobre qué pasos pueden o deben tomar. Ann Terry, la gerente general del hotel, se negó a comentar. Durante una breve llamada telefónica, John Boyle, el propietario de Harry's, se negó a comentar, aparte de decir que el bar cerró temprano el 11 y 12 de diciembre debido a preocupaciones sobre no poder mantener las pautas de distanciamiento social del coronavirus. El sitio web del bar anunció que permanecerá cerrado los días 5 y 6 de enero.

Enrique Tarrio, líder de los Proud Boys, dijo en una entrevista que, en el pasado, los miembros del grupo se habían alojado en el Harrington y frecuentaban Harry's porque era accesible al centro de DC y estaba cerca del hotel Trump y la Casa Blanca.

Dijo que la esquina frente al hotel y el bar sigue siendo un punto de reunión para los Proud Boys, pero que el grupo había superado al de Harry porque no era lo suficientemente grande para acomodar a todos los miembros que asistieron a la protesta más reciente, que dijo eran alrededor de 1,000.

Tarrio comentó que los miembros del grupo no se quedarían en el hotel ni irían al bar si las empresas les pidieran que se mantuvieran alejados.

"Por supuesto que no. No me gustaría ir a ningún lugar, un negocio privado donde no soy bienvenido", declaró. "Hay muchas otras opciones".

Tarrio dijo que no estaba al tanto de los incidentes reportados de Proud Boys que se negaron a usar máscaras en el bar o en el hotel, pero indicó: "En general, no estamos de acuerdo con las máscaras".

Desde su apertura en 1914, el Harrington, de 250 habitaciones, se ha anunciado a sí mismo como un hotel turístico asequible, que ha recibido a decenas de miles de visitantes a la ciudad durante los últimos 106 años. También era un negocio familiar. Charles McCutcheon, propietario del hotel hasta su muerte este año, era nieto del cofundador del hotel. Muchos empleados del hotel han estado allí durante generaciones.

Para algunos de ellos, dijo un empleado de mucho tiempo, existe el temor de que la reputación del hotel se vea empañada por la presencia repetida de Proud Boys en el hotel y su bar.

"Es triste que se sientan tan cómodos aquí, porque obviamente nadie de los que trabaja aquí apoya esto", expresó el empleado.

Cuando se acercaba la noche del 12 de diciembre, los miembros de los Proud Boys se pusieron cascos de Kevlar, chalecos antibalas, cobertores protectores para los antebrazos y mochilas grandes. Muchos llevaban palos largos, linternas negras de mango largo y bastones plegables. Algunos llevaban cajas de cerveza. Salieron del hotel en grupos y comenzaron a marchar por el centro de DC, gritando: "¿De quién son las calles? ¡Nuestras calles!" y "¡que se joda antifa!"

El grupo intentó acercarse a Black Lives Matter Plaza, cerca de la Casa Blanca, donde esperaban encontrarse con un número menor de antifascistas y otros que se habían reunido para expresar su oposición a Trump y evitar que sus partidarios retiraran carteles o obras de arte que critican al presidente y conmemoran a los afroamericanos asesinados por la policía.

La policía de DC pasó gran parte de la noche tratando de mantener separados a los grupos y en un momento estableció una línea policial. Incapaces de atravesar la barrera, un grupo de Proud Boys regresó al hotel con una pancarta de Black Lives Matter de una iglesia cercana. Lo llevaron frente al Harrington y lo prendieron fuego mientras los miembros rodeaban las llamas, gritando y ululando.

Los funcionarios de la ciudad dijeron más tarde que cuatro iglesias en el centro de DC tuvieron letreros de Black Lives Matters retirados y dañados. Tarrio declaró a The Washington Post que estaba entre los responsables de derribar y quemar los letreros.

En su mayor parte, la policía logró mantener separados a los grupos, pero hubo escaramuzas. Al menos cuatro personas fueron apuñaladas durante un tumulto cerca del hotel. La policía se ha negado a comentar sobre las afiliaciones políticas de los involucrados.

En los días posteriores a la protesta, los líderes de la ciudad expresaron su preocupación por la presencia de Proud Boys.

"Estos Proud Boys son nacionalistas blancos declarados y han sido llamados a oponerse a una elección justa y legal", dijo la alcaldesa de DC, Muriel Bowser, una demócrata. El presidente del Consejo de DC, Phil Mendelson, un demócrata, comentó que un hermoso fin de semana “fue arruinado por supremacistas blancos que vinieron a nuestra ciudad en busca de violencia”.

Bowser dijo que la ciudad había alentado a Harry's a cerrar temprano el fin de semana dela  protesta y que el bar no estaba abierto después de las 4 pm el 11 y 12 de diciembre. La alcaldesa se negó a establecer una conexión entre la violencia del sábado y el bar alrededor del cual Proud Boys y otros partidarios de Trump continuaron reuniéndose durante la noche.

Pero la miembro del consejo de DC, Brooke Pinto, una demócrata que representa al barrio en el que se encuentra Harry's, dijo que la complicidad del bar en permitir que se reúnan los "grupos de odio" no debe pasarse por alto.

"Estoy enojada y preocupada por la violencia cometida por los supremacistas blancos en nuestra ciudad y en el Distrito 2 durante el fin de semana y el mes pasado", escribió Pinto en un comunicado al Washington Post . "El desprecio de Harry por la orientación de salud pública, ya que estos grupos de odio se han reunido en su establecimiento sin máscaras y sin ser socialmente distanciados antes de tomar las calles y poner en peligro aún más la salud y seguridad de los residentes del Distrito, es absolutamente inaceptable".

Pinto dijo que le gustaría ver una mayor aplicación de los protocolos de coronavirus de la ciudad y que "alentaría a las empresas locales a proteger a nuestros residentes primero", aunque no dio más detalles sobre cómo empresas como Harry's podrían hacerlo. Boyle no respondió a los comentarios de Pinto.

Harry's ha sido citado por desobedecer la orden de uso de máscaras de la ciudad tres veces desde octubre.

El 10 de octubre, un investigador de la Administración de Regulación de Bebidas Alcohólicas de DC (ABRA) notó que un mesero no llevaba una máscara mientras atendía mesas llenas de clientes que también estaban descubiertos, aunque no comían o bebían activamente, según el reporte de ABRA sobre el incidente.

El investigador emitió una advertencia a Boyle y señaló que Boyle dijo que "no volvería a suceder".

Un mes después, la noche antes de la "Marcha del Millón de MAGA", un investigador de la ciudad informó que los clientes no llevaban máscaras y se movían libremente por el bar, reuniéndose en grandes grupos y burlando los requisitos de distanciamiento social. Afuera del bar, escribió, más de 50 personas estaban reunidas escuchando música fuerte y bebiendo en la calle. El investigador calificó la situación de "inaceptable" y le impuso a Harry una multa de mil dólares.

Boyle "admitió que perdió el control del establecimiento", según el informe de ABRA. El investigador encontró que "el establecimiento básicamente funcionaba normalmente como antes del COVID".

Al día siguiente, después de que miles de los partidarios más fervientes de Trump llenaron las calles de DC y marcharon hacia la Corte Suprema de Estados Unidos, muchos se reunieron en Harry's para celebrar.

Decenas de personas sin máscara se reunieron fuera del bar, esperando a que se sentaran, escribió el investigador de ABRA, mientras los clientes del interior se apiñaban alrededor de pequeñas mesas y se movían libremente por el establecimiento sin cubrirse la cara.

El investigador de ABRA abofeteó a Harry con otra multa de mil dólares, la segunda en dos días.

Patrick Young, de 37 años, pasó la mayor parte del 12 de diciembre en Black Lives Matter Plaza, dispuesto a defender el espacio donde los activistas por la justicia racial se han reunido durante meses.

A lo largo del día, dijo, vio a "bandas merodeadoras de Proud Boys" que intentaban pasar las barricadas de la policía y entrar a la plaza.

Le preocupaba que a medida que avanzaba la noche y los agitadores de extrema derecha bebieran más, la amenaza de violencia aumentaría, señaló.

Al día siguiente, llamó a Harry's Bar y pidió hablar con el propietario. Para sorpresa de Young, Boyle contestó el teléfono.

"Le dije que estaba muy preocupado porque el bar se estaba convirtiendo en una base de operaciones para los Proud Boys", dijo Young, un organizador de la coalición activista ShutDown DC.

ShutDown DC y otros grupos locales de justicia social han alentado durante semanas a sus miembros a llamar a Harry's y sugerir al bar denunciar a los Proud Boys y cerrar durante las grandes reuniones pro-Trump.

Los hoteles del centro también recibieron llamadas y correos electrónicos de residentes y activistas de DC que les rogaban que negaran el servicio a los partidarios de Trump que estaban de visita.

Los organizadores de ShutDown DC dijeron que continuarán presionando a los dueños de negocios y funcionarios de la ciudad para que hagan más en el futuro. Harry's, dijeron, seguirá siendo la prioridad número uno. El grupo lanzó una petición en línea esta semana pidiendo a la ABRA que revoque la licencia de licor de Harry.

"Mientras la gente ingrese a nuestra comunidad con la intención expresa de aterrorizar a nuestros amigos y vecinos, vamos a trabajar para mantenernos a salvo", declaró Young.

The Washington Post