Trump rows back and says he “doesn't know who the Proud Boys are” after debate outrage.

Llega líder del grupo Proud Boys a la Casa Blanca tras resolución de la Corte Suprema

“No tuvo reunión con el presidente, ni la Casa Blanca lo invitó”, informó el equipo de Trump 

Josh Marcus
domingo 13 diciembre 2020 00:56
Read in English

El líder del grupo de extrema derecha Proud Boys visitó la Casa Blanca el sábado, el mismo día en que miles de partidarios del presidente se manifestaron en el Distrito de Columbia para protestar contra la decisión de la Corte Suprema de descartar el último desafío electoral de los republicanos.

“Invitación de último minuto a un lugar no revelado”, publicó el líder de Proud Boys, Enrique Tarrio, en Parler, la alternativa conservadora a Twitter. “Wow… estoy asombrado. #Trump2020".

“Nunca pensé que estaría aquí”, decía otra publicación, que mostraba el pórtico principal de la Casa Blanca.

Un portavoz de la Casa Blanca dijo que Tarrio, cuyo grupo es conocido por su retórica de odio y violencia en las protestas, no fue invitado.

“No tuvo una reunión con el presidente, ni la Casa Blanca lo invitó”, según un comunicado informado por The New York Post.

Las visitas públicas a la Casa Blanca generalmente se organizan con meses de anticipación, con la ayuda de un miembro del Congreso. Tarrio no respondió a una solicitud de comentarios de The Independent.

En octubre, el presidente condenó a los Proud Boys como un grupo supremacista blanco, después de decir anteriormente que no sabía quiénes eran. En el debate presidencial de septiembre, le dijo al grupo que “retroceda y se mantenga al margen”, durante una pregunta sobre el extremismo de extrema derecha.

"Lo he dicho muchas veces, déjenme ser claro de nuevo, condeno al KKK (Ku Klux Klan)", dijo el presidente a Sean Hannity de Fox News. "Condeno a todos los supremacistas blancos. Condeno a los Proud Boys".

Tarrio fue uno de los muchos partidarios presidenciales que convergieron en la capital para continuar las protestas contra los resultados de las elecciones, de las que innumerables funcionarios federales, estatales y locales, incluido el fiscal general de los Estados Unidos, William Barr, han dicho que eran legítimos y libres de irregularidades significativas.

El viernes, la Corte Suprema, en una orden breve y sin firmar, se negó a aceptar un caso del fiscal general de Texas, apoyado por numerosos congresistas y fiscales generales republicanos, que buscaba anular los resultados electorales de estados clave en el campo de batalla, lo que desencadenó una nueva ola de protestas de “Stop the Steal” en el capitolio.

El presidente pareció furioso con la decisión, que determinó que Texas no tenía la capacidad legal para entablar una demanda que invalidara los resultados electorales de otros estados. Pasó gran parte de la mañana del viernes y sábado criticando a la Corte en Twitter por permitir lo que llamó "el mayor fraude electoral jamás perpetrado en los Estados Unidos de América".

En las semanas previas a las elecciones, el presidente dijo que se apresuró a confirmar a Amy Coney Barrett porque esperaba que los resultados se decidieran en la Corte Suprema, no en las urnas.

"Creo que esto terminará en la Corte Suprema", dijo el presidente en septiembre. "Y creo que es muy importante que tengamos nueve jueces".

Según los informes, la participación fue menor en las manifestaciones del sábado que en protestas similares en noviembre. El teórico de la conspiración Alex Jones, recientemente indultado al asesor de seguridad nacional Michael Flynn, y los Proud Boys supuestamente hicieron apariciones.