El condado más grande de Washington prohíbe el uso de reconocimiento facial por parte de la policía

Es parte de un movimiento creciente en Estados Unidos para limitar el alcance de la poderosa y a menudo defectuosa tecnología

Josh Marcus
jueves 03 junio 2021 13:51
Senadores estadounidenses continúan debatiendo la 'Ley George Floyd de Justicia en la Policía'
Read in English

El condado del estado de Washington que alberga a Amazon y Microsoft acaba de prohibir el uso gubernamental de la tecnología de reconocimiento facial, una acción muy simbólica en el patio trasero de los dos gigantes tecnológicos, que fabrican este tipo de software.

El martes, el condado de King, sede de Seattle y de unos 2.3 millones de habitantes, votó por unanimidad para restringir el uso del reconocimiento facial, cada vez más criticado por su probado sesgo hacia las personas de color.

“El uso de la tecnología de reconocimiento facial por parte de las agencias gubernamentales supone una clara amenaza para nuestros residentes, incluyendo la posible identificación errónea, los prejuicios y la erosión de nuestras libertades civiles”, dijo en un comunicado Jeanne Kohl-Welles, miembro del consejo del condado, que patrocinó la iniciativa. “El uso o el mal uso de estas tecnologías tiene consecuencias potencialmente devastadoras que la nueva ordenanza ayudará a prevenir”.

En los últimos años ha aumentado la presión para limitar el uso de la tecnología de reconocimiento facial, considerada una poderosa herramienta de vigilancia con sesgos igualmente poderosos. Estudios realizados en Estados Unidos y el Reino Unido han demostrado que el popular software de reconocimiento facial suele ser menos preciso con los rostros de las personas de color. El verano pasado, por ejemplo, un hombre negro de Michigan fue detenido injustamente cuando un programa de reconocimiento facial lo identificó erróneamente como sospechoso de robo en una tienda.

En ejemplos más extremos, gobiernos autoritarios como el de China utilizan el software como una herramienta clave en los esfuerzos de represión y vigilancia, como la represión y el encarcelamiento masivo en Xinjiang contra los grupos minoritarios chinos.

El escrutinio del software se agudizó especialmente durante las protestas por los derechos civiles que tuvieron lugar el pasado verano en Estados Unidos, y tanto Amazon como Microsoft e IBM anunciaron diversos cambios y límites en sus negocios de reconocimiento facial con los gobiernos.

Leer más: California comienza a estudiar las reparaciones por la esclavitud y la discriminación racial

Amazon, uno de los mayores proveedores de software facial para las fuerzas de seguridad, fue visto como un cambio especialmente significativo, después de que pusiera una pausa de un año en el uso policial de su software.

“Un año es un comienzo”, mencionó Kade Crockford, director del programa de libertad tecnológica de la ACLU de Massachusetts, al MIT Technology Review el verano pasado, cuando la pausa entró en vigor. “Es absolutamente una admisión por parte de la empresa, al menos implícitamente, de que lo que los defensores de la justicia racial han estado diciendo durante dos años es correcto: la tecnología de vigilancia facial pone en peligro a los negros y morenos en Estados Unidos. Es una admisión notable”.

Las sensibilidades en torno a las extralimitaciones policiales son especialmente viscerales en Seattle, donde se enviaron tropas federales fuertemente armadas para sofocar las protestas de Black Lives Matter en la ciudad y se les acusó de abusos, aunque la policía local no ha utilizado el reconocimiento facial desde 2018.

Las áreas urbanas liberales de todo el país han estado a la vanguardia de la prohibición de esta práctica, con ciudades como Oakland, San Francisco y Boston prohibiendo el reconocimiento facial.