Policías de Minnesota borraron correos y mensajes de texto después de protestas de Black Lives Matter

El comandante de la patrulla estatal revela en su testimonio que los periodistas fueron blanco de los disturbios

Alisha Rahaman Sarkar
miércoles 08 septiembre 2021 19:42
A un año del asesinato de George Floyd, la lucha del movimiento Black Lives Matter se ha fortalecido
Read in English

Los agentes de la patrulla estatal de Minnesota habrían borrado sus mensajes y correos electrónicos inmediatamente después de las protestas por la muerte de George Floyd el año pasado, según el testimonio de una demanda.

Los periodistas fueron objeto de ataques durante los disturbios, según el testimonio.

En una vista celebrada el 28 de julio, el comandante Joseph Dwyer declaró que una “gran mayoría de la agencia”, incluido él, había purgado los mensajes tras las protestas de Black Lives Matter (BLM) que sacudieron Estados Unidos.

Sin embargo, sostuvo que los policías no actuaban bajo órdenes de borrar los registros, sino que es una “práctica estándar” que deben seguir los policías.

De acuerdo con la ley estatal de datos, el departamento de policía está obligado a realizar y mantener registros de la transmisión de información a través de mensajes de texto y correos electrónicos. Sólo pueden borrar esos mensajes según un calendario aprobado por un panel de retención de registros del estado, dijo Don Gemberling, portavoz de la Coalición de Información Gubernamental de Minnesota, una organización sin ánimo de lucro.

En medio de la investigación en curso sobre el uso indebido de la fuerza contra los manifestantes, los abogados de la sección de Minnesota de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) aseguraron que la destrucción de archivos hace casi imposible seguir el comportamiento de la patrulla.

El departamento federal ha sido acusado de atacar deliberadamente a los manifestantes antirracistas en un intento de estrangular el movimiento que se extendió por el país tras el asesinato de un afroamericano desarmado, George Floyd, a manos de un agente de policía en Minneapolis.

Entre mayo y junio del año pasado, al menos 14 mil personas fueron detenidas en el país durante las protestas, informó el Washington Post. El Departamento de Justicia está investigando la respuesta de la policía a las protestas y los disturbios, mientras que Minneapolis está revisando la forma en que sus agentes manejaron los disturbios.

Leer más: FBI vende un avión supuestamente utilizado para espiar a los manifestantes de Black Lives Matter

“La purga no fue ni accidental, ni automatizada, ni rutinaria. La purga no se produjo debido a la destrucción de archivos o a la política de retención. Nadie revisó las comunicaciones borradas antes de ser eliminadas para determinar si el material era relevante para este litigio”, escribieron los abogados de la ACLU en una moción en la que pedían al juez que ordenara a los efectivos que dejaran de atacar a los periodistas que cubrían las protestas.

El portavoz de la patrulla estatal, Bruce Gordon, dijo al Star Tribune que los agentes siguen todos los requisitos para conservar los datos y que no podía hacer más comentarios debido a la demanda pendiente.

La demanda contra el departamento de policía de Minneapolis alega que los agentes hicieron un uso excesivo de la fuerza para suprimir el derecho a cubrir los disturbios, garantizado por la Primera Enmienda.

Jared Goyette, un freelance de los principales diarios estadounidenses, es el principal demandante, en la que afirma que los policías le “dispararon en la cara con munición balística menos letal” el 27 de mayo de 2020. Se han presentado varias demandas de este tipo contra las fuerzas del orden por violar los derechos constitucionales tras las protestas.

(Con aportes de agencia)