Juez rechaza intento de la NRA de mudarse a Texas y eludir la demanda de Nueva York

Letitia James, fiscal general de Nueva York, inició una demanda el verano pasado para disolver el grupo, acusándolo de delitos financieros

Josh Marcus
martes 11 mayo 2021 22:56
Estados Unidos alcanza los 200 millones de dosis inoculadas
Read in English

Un juez federal desestimó el martes el caso de quiebra de la Asociación Nacional del Rifle, poniendo en peligro el intento de la controvertida organización de defensa de armas de reorganizarse y trasladarse a Texas en medio de una demanda de las autoridades de Nueva York que busca disolver el grupo por presuntos delitos financieros.

La presentación de bancarrotas del capítulo 11 del grupo, lanzada en enero, fue un intento de "obtener una ventaja de litigio injusto" y "evitar un esquema regulatorio estatal", dictaminó el martes el juez de la Corte de Quiebras de Estados Unidos, Harlin Hale, en un tribunal de Dallas.

El verano pasado, la fiscal general de Nueva York, Letitia James, demandó y trató de disolver la NRA, acusando a altos ejecutivos como el director ejecutivo Wayne LaPierre de corrupción y mala gestión financiera, lo que han negado.

Antes de la demanda, la NRA era uno de los grupos políticos conservadores más influyentes del país y ha desempeñado un papel clave en el bloqueo de los intentos de reforma de las armas.

El fallo del martes dejó la puerta abierta para que la NRA se declarara en bancarrota por segunda vez, aunque el juez Hale sugirió que, si lo hacía, nombraría a un administrador para gestionar la organización, que actualmente está siendo supervisada por el fiscal general de Nueva York, LaPierre y otros líderes de control de la NRA.

"La NRA sigue comprometida con sus miembros y con nuestro plan para el futuro", dijo el martes el presidente ejecutivo y vicepresidente ejecutivo de la NRA, Wayne LaPierre, en un comunicado. "Aunque estamos decepcionados en algunos aspectos de la decisión, no hay ningún cambio en la dirección general de nuestra Asociación, sus programas o su defensa de la Segunda Enmienda".

Los ejecutivos de la NRA fueron acusados de utilizar millones de los fondos del grupo para lujos personales como viajes a las Bahamas, jets privados y comidas caras. También presuntamente dirigieron contratos lucrativos a amigos y familiares de altos funcionarios de la organización. Han negado haberlo hecho.

Durante el período relevante, el grupo perdió más de $ 64 millones en tres años.

“La influencia de la NRA ha sido tan poderosa que la organización no fue controlada durante décadas mientras los altos ejecutivos canalizaban millones hacia sus propios bolsillos”, dijo la procuradora general de Nueva York, Letitia James, en agosto, al anunciar su enjuiciamiento contra el grupo. "La NRA está plagada de fraudes y abusos, por lo que hoy buscamos disolver la NRA, porque ninguna organización está por encima de la ley".

Leer más: Nueva York: Asistentes de Cuomo son citados a declarar por la fiscalía

En ese momento, el grupo atacó la demanda como un "ataque premeditado e infundado contra nuestra organización y las libertades de la Segunda Enmienda que lucha por defender".

El martes, James celebró el fallo. “La NRA no puede dictar si responderá por sus acciones y dónde responderá, y nuestro caso continuará en la corte de Nueva York”, escribió en Twitter, y agregó: “Nadie está por encima de la ley”.