Trump calls vote counts ‘explosions of bullsh**'

Mitch McConnell echa abajo las objeciones de Trump y el partido republicano

"Votaré para respetar la decisión de la gente y defender nuestro sistema de gobierno, como lo conocemos'', dijo a los senadores un antiguo aliado de Trump.

John T. Bennett@BennettJohnT
miércoles 06 enero 2021 19:58
Read in English

El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, desestimó la primera objeción de algunos republicanos a la votación del Colegio Electoral, diciendo que el resultado presidencial no fue "inusualmente cercano" y advirtiendo que el esfuerzo por revertir el resultado podría enviar al país a una "espiral de muerte".

“Nada ante nosotros prueba la ilegalidad ni cerca de la escala masiva que habría inclinado toda la elección. Tampoco puede la duda pública justificar por sí sola una ruptura radical cuando la duda en sí fue incitada sin ninguna evidencia”, dijo el republicano de Kentucky cuando el Senado se reunió para escuchar una objeción a la victoria de Biden en Arizona.

“La Constitución nos da aquí en el Congreso un papel limitado. No podemos simplemente declararnos una junta nacional de elecciones con esteroides. Los votantes, los tribunales y los estados han hablado”, dijo en lo que también equivalió a una refutación a las afirmaciones de Donald Trump de una elección “amañada” y “robada”. “Si los invalidamos, dañaría nuestra república para siempre.

“Esta elección, en realidad, no suele estar cerrada”, agregó. “Si estas elecciones fueran anuladas por meras acusaciones del bando perdedor, nuestra democracia entraría en una espiral de muerte: nunca volveríamos a ver a toda la nación aceptar una elección. Cada cuatro años sería una lucha por el poder a cualquier precio".

Sus comentarios mordaces, durante los cuales se volvió desde su atril en el Senado y pareció dirigirse directamente a su grupo republicano, se produjeron aproximadamente una hora después de que el vicepresidente Mike Pence también rompiera públicamente con Trump, un presidente al que ambos se han mantenido fieles por cuatro años.

Pence dijo a los legisladores en una carta momentos antes de que se diera la sesión conjunta que concluyó que su oficina carece de poderes legales para rechazar los votos emitidos por el Colegio Electoral para el presidente electo Joe Biden, incluso cuando Trump utilizó una manifestación al mediodía en Washington para continuar presionando a su No. 2 para que haga precisamente eso.

“Es mi juicio meditado que mi juramento de apoyar y defender la Constitución me impidió reclamar autoridad unilateral para determinar qué votos electorales deberían contarse y cuáles no”, escribió el vicepresidente a los miembros del Congreso.

En un momento surrealista de Washington, CNN informó que Biden fue sorprendido en la Cámara y le preguntó a un asistente: "¿Se publicó mi declaración?".

Más tarde, en la cámara del Senado, McConnell argumentó que revocar cualquier voto del Colegio Electoral daña el sistema para siempre.

“Estuve 36 años en el Senado, este será el voto más importante que haya emitido. El presidente Trump afirma que las elecciones fueron robadas”, dijo. “Apoyé el derecho del presidente a usar el sistema legal. Decenas de demandas recibieron audiencia en tribunales de todo nuestro país, pero una y otra vez, los tribunales rechazaron estos reclamos".

El líder de la mayoría que ha respaldado las payasadas incondicionalmente partidistas de Trump advirtió a los senadores de ambos partidos que no continúen deslizándose en "dos tribus".

“Votaré para respetar la decisión del pueblo y defender nuestro sistema de gobierno”, dijo haciendo una pausa, “como lo conocemos”.

Momentos después, el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer, se unió a él para llamar a los opositores republicanos, diciendo que el grupo estaba a punto de "avergonzarse".

“Avergonzarán a su partido, y lo peor de todo, avergonzarán a su país”, dijo, llamándolo “una insurrección” y un “triste comentario sobre nuestro tiempo” y “un intento de golpe de Estado”.

Schumer criticó al presidente para condicionar a la mitad del país a rechazar todos y cada uno de los resultados de las elecciones si su bando es derrotado: "¿Qué mensaje enviamos a las democracias incipientes?"