Mark Zuckerberg es demandado por presunto maltrato de asistentes domésticos por parte de su personal

La investigación de la empresa no encontró ninguna irregularidad, dice el portavoz personal de Zuckerberg

Graeme Massie
miércoles 27 octubre 2021 20:18

Zuckerberg niega que Facebook anteponga los beneficios a la seguridad

Read in English

Mark Zuckerberg, fundador de Facebook, y su esposa Priscilla Chan han sido demandados por ex asistentes domésticos por discriminación racista y sexista que, según afirman, les fue infligida por el ex jefe de seguridad del multimillonario tecnológico.

Mia King y un "John Doe" alegan que ambos fueron sometidos a abuso por parte de Liam Booth, de quien también afirman que dijo que Meghan Markle había "contaminado el linaje real".

King es una mujer afroamericana que trabajó como asistente de operaciones de seguridad y Doe es un hombre gay y discapacitado que trabajó como gerente de operaciones domésticas, según Business Insider.

En la demanda, presentada en el condado de San Francisco, King afirmó que Booth a menudo la llamaba "gueto" y se quejaba de Markle, quien es multirracial y está casada con el Príncipe Harry.

King afirma que Booth comentó repetidamente que ella no estaba calificada para su trabajo y que solo la contrataron porque era una mujer afroamericana, según la demanda que se presentó el mes pasado.

Doe también afirma que Booth, un exagente del Servicio Secreto, repetidamente hizo comentarios sobre su orientación sexual y dio una palmada en su ingle en un restaurante en 2018.

La demanda afirma que otros empleados habían sido testigos de que Booth supuestamente toqueteaba a Doe en la finca de Zuckerberg en Montana y también imitaba "actos sexuales lascivos" frente a él.

Booth renunció en 2019 luego de una investigación sobre las quejas, según Business Insider.

Leer más: Dramática caída de las acciones de Facebook le cuesta a Zuckerberg seis mil millones de dólares

Zuckerberg y su esposa son nombrados en la demanda en su calidad de empleadores que supuestamente permitieron que ocurriera la discriminación.

Su portavoz personal aseguró que la investigación no había encontrado evidencia de ningún delito.

“La oficina de la familia se toma muy en serio las quejas por mala conducta en el lugar de trabajo e investiga rápidamente todos estos asuntos. En este caso, casi todas las acusaciones en estas quejas se plantearon primero a través de un abogado, después de que ambos empleados dejaron la empresa, y en relación con importantes demandas monetarias”, declaró Ben LaBolt a The Independent en un comunicado.

“Sin embargo, cuando sus abogados compartieron estas preocupaciones, tanto nuestro Departamento de Recursos Humanos como los abogados externos llevaron a cabo investigaciones separadas de varias semanas sobre las acusaciones, incluso realizando numerosas entrevistas a sus colegas y revisando otros documentos e información relevantes.

“Tras estas exhaustivas investigaciones, estas acusaciones simplemente no pudieron fundamentarse. Creemos firmemente que estos empleados fueron tratados de manera justa y respetuosa y la oficina de la familia confía en que derrotará estas afirmaciones ".

Y agregó: “como dijimos anteriormente cuando estas afirmaciones se filtraron, de forma anónima a los medios de comunicación hace más de dos años, nuestra oficina familiar sigue un estricto código de conducta que requiere un comportamiento apropiado de todos los miembros de nuestros equipos.

“Es nuestra expectativa que cada uno de nuestros empleados se adhiera a este código de conducta. Cualquier queja presentada a nuestro personal de RR.HH. se toma en serio, se investiga y se aborda.

“Estamos orgullosos del equipo de profesionales que trabajan en la oficina familiar y confiamos en que estas afirmaciones, que buscan menospreciar injustamente a nuestros colegas, fracasarán”.

También se nombran en la demanda al jefe de Doe, Brian Mosteller, y Monica Moorhouse, una ex empleada de recursos humanos de la oficina familiar.