Alexandria Ocasio-Cortez accuses Republicans of valuing 'whiteness' over 'democracy'

Demócratas advierten que asaltantes del Capitolio tuvieron “asistencia interna”

Alex Woodward
miércoles 13 enero 2021 21:53
Read in English

Los legisladores demócratas están investigando si los miembros del Congreso dieron recorridos por el Capitolio a los manifestantes pro Trump antes de la insurrección del pasado 6 de enero.

La investigación señala que los miembros republicanos del Congreso y la Policía del Capitolio habrían desempeñado un papel en la organización o habilitación de una turba mortal en apoyo de los intentos de Donald Trump de anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020 que insiste en que le "robaron".

El congresista demócrata, Tim Ryan de Ohio, que preside un comité de supervisión de la policía del Capitolio, dijo que la investigación se centra en más de un legislador que realizó visitas guiadas a “un puñado” de personas en el Capitolio el día antes del asalto.

En un discurso condenatorio desde la Cámara de Representantes el miércoles cuando los legisladores se reunieron para acusar al presidente por incitar a una insurrección dentro del Capitolio, el congresista demócrata de Luisiana, Cedric Richmond condenó a “algunos de mis colegas, algunos de los cuales bien pueden ser co-conspiradores” en el ataque.

Imágenes del caos y las secuelas de la insurrección muestran a los asaltantes que planean irrumpir en las oficinas del Congreso. Los legisladores demócratas de la Cámara también han comenzado a revelar detalles inquietantes del caos, que ilustran la escala del ataque.

El fiscal federal de Washington DC, Michael Sherwin, dijo a los reporteros el pasado martes que “la gente quedará conmocionada por la conducta atroz que ocurrió dentro del Capitolio” a medida que surja la información de la investigación.

Al menos cinco personas han muerto, incluido un oficial de policía del Capitolio que murió a manos de los manifestantes, una mujer a la que disparó un oficial y tres protestantes que murieron por emergencias médicas.

La congresista de Nueva Jersey, Mikie Sherill, dijo que cree que los miembros en funciones llevaron grupos al Capitolio el 5 de enero como "reconocimiento para el día siguiente".

"No podemos tener una democracia si los miembros del Congreso están ayudando activamente al presidente a anular los resultados de las elecciones", dijo durante una entrevista en Facebook Live donde habló sobre su apoyo al juicio político del presidente.

“Y no sólo pretendo ver que el presidente sea destituido y nunca más se postule para un cargo y no tenga acceso a material clasificado, también pretendo ver a los miembros del Congreso que lo instigaron”, afirmó.

“Aquellos miembros del Congreso que tenían grupos pasando por el Capitolio que vi el 5 de enero, un reconocimiento para el día siguiente. Los miembros del Congreso que incitaron a esta multitud violenta. Los miembros del Congreso que intentaron ayudar a nuestro presidente a socavar nuestra democracia”.

La congresista no especificó qué grupos recibieron un recorrido por el Capitolio ni nombró a los legisladores que los guiaron.

El congresista demócrata, Tim Ryan de Ohio ha informado que al menos dos agentes de la Policía del Capitolio han sido suspendidos y más de una docena más están bajo investigación.

El congresista Ryan, que preside un subcomité de supervisión de la Policía del Capitolio, dijo que uno de los oficiales se tomó una selfie con uno de los asaltantes y otro llevaba un sombrero de "Make America Great Again" (Que América Vuelva a Ser Grande). El congresista dijo que el “jefe interino determinó que calificaban para suspensión inmediata".

Val Demings, una de los varios gerentes de juicio político de la Cámara durante el primer juicio político del presidente en 2019, dijo que la insurrección fue una "violación bien coordinada de un ataque de seguridad en nuestro Capitolio", posiblemente ayudado en parte por agentes de la Policía del Capitolio.

"Creo que, cuando miramos cómo pudieron hacerlo los atacantes, sabían a dónde iban", dijo a CNN el miércoles. "Creo que hubo alguna ayuda interna".

Cuando se le preguntó si cree que los miembros del Congreso en funciones desempeñaron un papel, dijo que está "muy, muy preocupada" por la vacilación y la indignación de los legisladores republicanos para incluso pasar por un detector de metales antes de entrar al edificio.

"Vamos a llegar al fondo", dijo. "Si algún miembro del Congreso participó, ayudó a organizar el ataque a la capital de Estados Unidos y, francamente, el ataque contra nosotros y el pueblo estadounidense el miércoles pasado, deben rendir cuentas".

El reponsable disciplinario de la mayoría demócrata de la Cámara, James Clyburn, hizo comentarios similares el viernes y le dijo a CBS News que los manifestantes "sabían a dónde ir". Dijo que los miembros del personal del Congreso informaron haber visto a los alborotadores "entrar al edificio por las puertas laterales".

“¿Quién abrió esas puertas laterales para que estos manifestantes, o los llamo ”muchedumbre", entraron al edificio, no por la entrada principal donde están los magnetómetros, sino por las puertas laterales", dijo. "Sí, alguien en el interior de esos edificios fue cómplice de esto ".

La jefa de personal de la oficina de la congresista Ayanna Pressley le dijo a The Boston Globe que los botones de pánico en su oficina "habían sido arrancados, toda la unidad".

La congresista de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, dijo que evitó refugiarse con "QAnon y simpatizantes de la supremacía blanca y, francamente, miembros del Congreso supremacistas blancos ... a quienes conozco y que he sentido que revelarían mi ubicación" por temor a que los legisladores pudieran "Crear oportunidades para permitirme ser lastimada, secuestrada, etc."

Dijo que "no se sentía segura con otros miembros del Congreso".

"Les puedo decir que tuve un encuentro muy cercano en el que pensé que iba a morir", dijo durante una transmisión de Instagram Live el martes por la noche. "No sabía si llegaría al final de ese día".

En ataques racistas en sus mítines y en las redes sociales, el presidente ha criticado repetidamente a los legisladores progresistas, así como a las congresistas musulmanas, Ilhan Omar y Rashida Tlaib, mientras ignora las solicitudes urgentes de los miembros del Congreso para abordar las "amenazas intensificadas" contra ellos.

Los relatos del ataque también revelaron otra amenaza a la seguridad: los legisladores republicanos que no sólo se unieron a los esfuerzos para socavar los resultados de las elecciones que provocaron los disturbios, sino que también se negaron a cubrirse la cara mientras se refugiaban con otros miembros del Congreso. Desde entonces, al menos tres legisladores demócratas han dado positivo por covid-19.

“En el segundo en que me di cuenta de que nuestra 'habitación segura' de la violenta turba supremacista blanca incluía miembros del Congreso traidores, supremacistas blancos y anti enmascaradores que incitaron a la multitud en primer lugar, salí”, escribió en Twitter el martes.

Antes del motín, la congresista republicana pro-Trump Marjorie Taylor Greene, que se había negado a usar una máscara en el Capitolio, se refirió a la sesión conjunta del Congreso para certificar los votos del colegio electoral como "nuestro momento de 1776".

En Twitter durante los ataques, la congresista republicana recién elegida, Lauren Boebert publicó los movimientos de la presidenta de la Cámara de Representantes, Pelosi a sus más de 300.000 seguidores. Esa mañana, escribió: "Hoy es 1776".

La congresista también se ha comprometido a llevar su pistola Glock al Capitolio.

Al menos una persona directamente involucrada en los eventos que rodearon el motín afirmó haber recibido ayuda de funcionarios electos.

El activista de extrema derecha, Ali Alexander, entre los líderes en el esfuerzo de "detener el robo" y la manifestación que precedió al ataque, dijo en un video de Periscope, ahora eliminado, que coordinó planes con tres republicanos de la Cámara de Representantes que se habían comprometido a revocar los resultados de las elecciones.

Alexander señaló a los congresistas Andy Biggs y Paul Gosar de Arizona y Mo Brooks de Alabama, entre los republicanos de la Cámara de Representantes que objetaron los resultados del Colegio Electoral luego de la campaña del presidente para socavar a los votantes estadounidenses con acusaciones de fraude y conspiraciones infundadas.

“Los cuatro planeamos poner la máxima presión sobre el Congreso mientras votaban”, dijo Alexander en el video. "A quienes no pudimos unir, podríamos cambiar los corazones y las mentes de los republicanos que estaban escuchando nuestro fuerte rugido desde afuera".

El teórico de la conspiración y fundador de InfoWars, Alex Jones, también afirmó que su compañía pagó el mitin y que la Casa Blanca lo instó a encabezar una marcha hacia el Capitolio.

Una declaración de la oficina del congresista Brooks a The Washington Post dijo que el congresista "no tiene conocimiento de haber hablado o reunido con el señor Alexander en ningún momento, y mucho menos de haber trabajado con él para organizar una protesta planificada".

En una extensa declaración, el congresista Brooks dijo que no tenía ninguna responsabilidad por el asalto al Capitolio, aunque no abordó sus esfuerzos de tiempo atrás para anular los resultados electorales, donde afirmaba que la elección fue “robada”.