Condado de Los Ángeles reflexiona sobre la prohibición de los pavos reales: “Es la cosa más polarizante”

“Me despiertan al amanecer. Suenan como bebés torturados en micrófono”

Louise Hall
jueves 10 junio 2021 13:52
El rescate de 101 osos de una granja de extracción de bilis
Read in English

El sur de California está estudiando la posibilidad de imponer una estricta medida a su floreciente población de pavo reales, ya que cientos de estas decadentes aves siguen vagando por las calles y molestando a los residentes.

Estas aves se han vuelto prolíficas en la zona en medio de la pandemia, y se han dejado criar sin control, por lo que sus poblaciones se han descontrolado, informó The Washington Post.

Mientras que algunos residentes de Los Ángeles adoran la presencia del ave en sus comunidades, otros detestan sus constantes gritos de apareamiento y sus continuas travesuras.

“Me despiertan al amanecer. Suenan como bebés siendo torturados en micrófono, un micrófono muy grande”, dijo Kathleen Tuttle, de 68 años, residente de East Pasadena, al Washington Post.

Los residentes informan de que los pájaros viajan en manada y habitan con confianza en los barrios construidos, destruyendo a menudo los jardines y dañando las propiedades.

Ahora, la Junta de Supervisores del Condado de Los Ángeles se prepara para votar una ordenanza pública que prohíba alimentar intencionadamente a las aves de corral en un intento de controlar su número, señala el medio.

Leer más: Una manada de elefantes se escapa de su reserva natural en China y deja un “rastro de destrucción”

La nueva normativa significaría que cualquiera que sea sorprendido alimentando a las aves podría recibir una multa de $1.000 o seis meses de cárcel.

“La gente no debería alimentar a estos pavos reales, simple y llanamente”, indicó la supervisora del condado de Los Ángeles, Kathryn Barger, al periódico.

“Hay personas que tienen buenas intenciones. Pero no es bueno para esa población. Y se está sumando a las cifras que estamos viendo”.

Sin embargo, la cuestión está muy polarizada en varias zonas, ya que algunos residentes defienden apasionadamente las extravagantes aves diciendo que forman parte del “tejido” de la comunidad.

“Me encantan”, dijo Nancy Adams, de 67 años, que también vive en Pasadena Este, en relación con las aves de corral. “Sé que hay gente aquí a la que no le gustan. Yo les digo: ¿Por qué no se mudan?”.

Mike Maxcy, experto en fauna salvaje, dirige una empresa que atrapa y traslada a las aves fuera de los barrios residenciales y a reservas naturales o ranchos.

“El problema es que cuando tienes 13 o 14 pájaros viviendo en tu patio trasero, se cagan en tu terraza, destruyen tus jardines de flores, rompen tus tejas y en esta época del año, la de la cría, los machos llaman la mayor parte de la noche y todo el día”, mencionó a NBC4.

El intento de reubicar a la creciente población se detuvo antes de la pandemia debido a los brotes de la enfermedad de Newcastle, una gripe aviar mortal que puso en jaque a toda la industria avícola del sur de California.

En la ciudad de Rancho Palos Verdes, una ciudad costera situada en el condado de Los Ángeles, el número de aves aumentó de 121 el año pasado a 181 este año, informó NBC4.

Algunos residentes han llegado a tomarse la justicia por su mano, intentando matarlas atropellando a las aves con los coches, o utilizando veneno o disparándoles con pistolas de perdigones.

“Es lo más polarizante en lo que he estado involucrado”, dijo Maxcy. “El setenta por ciento de la población las odia y las quiere eliminar. El treinta por ciento las ama y las aprecia”.