Asesores de Trump consideraron intentar culpar a Antifa por los disturbios en el Capitolio

El entonces presidente estaba convencido de que los medios de comunicación estaban exagerando los disturbios para intentar hacerle quedar mal

Graig Graziosi
lunes 28 junio 2021 19:19
Líderes mundiales reaccionan al asalto contra el Capitolio de los Estados Unidos por parte
Read in English

Mientras los insurrectos atacaban a los agentes de policía y rompían ventanas en el Capitolio de Estados Unidos en un intento desesperado por hacer descarrilar la democracia estadounidense, los ayudantes del expresidente Donald Trump intentaban que éste culpara de todo el suceso a Antifa, según un nuevo libro. Finalmente Trump publicó otro tuit, éste escrito por Dan Scavino, en el que pedía la paz entre los alborotadores.

El periodista Michael Wolff describe la escena en su nuevo libro, Landslide, que documenta los últimos días de la presidencia de Trump, incluyendo los disturbios en el Capitolio.

Según el reportaje de Wolff, publicado en New York Magazine, Trump estaba más preocupado por continuar su cruzada para demostrar que le habían robado las elecciones, y estaba tan concentrado en su objetivo que casi parecía ajeno a la gravedad de la insurrección.

"El presidente, sin embargo, se atrincheró. Permaneció singularmente centrado en el desafío electoral y tenía anteojeras para todo lo demás; al menos, así era como todo el mundo racionalizaba algo cercano a su fracaso total, intencionado o no, para entender lo que estaba pasando", escribió Wolff.

El autor explicó que incluso entre el círculo íntimo de Trump, aliados como su hija Ivanka veían los disturbios más como una "cuestión óptica" que como un ataque violento a la democracia.

Con el tiempo, esa perspectiva se transformó. A las 3 de la tarde, aproximadamente una hora después de que los primeros partidarios de Trump irrumpieran en el Capitolio, el entonces presidente y sus aliados intentaban distanciarse de los ataques.

Leer más: Trump niega haber intentado cerrar Saturday Night Live; contribuyeron de forma ilegal a la campaña demócrata

Ivanka Trump escribió un tuit alrededor de las 3.15, llamando a los alborotadores "patriotas americanos", y pidiéndoles que no atacaran a los agentes de la ley. Pero incluso llamarlos patriotas mostraba cierto nivel de apoyo a los insurrectos, así que borró el tuit.

El personal de Trump debatió durante más de una hora si debía dirigirse al público. Todo el tiempo, la policía luchaba contra los alborotadores mientras los legisladores del país eran evacuados y llevados a un refugio.

Según Wolff, había tres opiniones predominantes entre el personal de Trump: que el presidente no debía decir nada, que debía hacer algo y que decir algo podría empeorar las cosas.

Finalmente, los ayudantes del ex presidente le presentaron un par de tuits escritos con su voz que podía utilizar para abordar los disturbios y distanciarse de ellos.

"Manzanas podridas, como ANTIFA y otros izquierdistas enloquecidos, se infiltraron en la protesta pacífica de hoy por el recuento fraudulento de votos. ¡La violencia nunca es aceptable! Los partidarios de MAGA abrazan a nuestra policía y al estado de derecho y deberían abandonar el Capitolio ahora!", decía el primer tuit.

"Los medios de noticias falsas que alentaron los violentos disturbios radicales de este verano ahora están tratando de culpar a los pacíficos e inocentes partidarios de MAGA por las acciones violentas. ¡Esto no es lo que somos! Nuestra gente debería dirigirse a casa y dejar que los criminales sufran las consecuencias!", decía el otro.

Ambos tuits tenían el sello de la administración: mentir, buscar chivos expiatorios y negarse a reconocer sus fracasos.

Sin embargo, ninguno de los dos impresionó a Trump, que al parecer prefiere escribir él mismo sus tuits.

Al parecer, el entonces presidente no creía que los disturbios fueran tan graves como informaban las noticias. Mientras algunos de sus partidarios, como Ashli Babbit y Rosanne Boyland, daban sus últimos suspiros, Trump insistía en que los disturbios no eran más que una exageración mediática.

Finalmente, Trump publicó otro tuit, este escrito por Dan Scavino, en el que pedía la paz entre los alborotadores.

"Los medios de comunicación falsos que alentaron los violentos disturbios radicales de este verano están ahora tratando de culpar a los pacíficos e inocentes partidarios de MAGA por las acciones violentas. ¡Esto no es lo que somos! Nuestra gente debería dirigirse a casa y dejar que los criminales sufran las consecuencias!", indicaba el otro.

Ambos tuits tenían el sello de la administración: mentir, buscar chivos expiatorios y negarse a reconocer sus fracasos.

Sin embargo, ninguno de los dos impresionó a Trump, que al parecer prefiere escribir él mismo sus tuits.

Al parecer, el entonces presidente no creía que los disturbios fueran tan graves como informaban las noticias. Mientras algunos de sus partidarios, como Ashli Babbit y Rosanne Boyland, daban sus últimos suspiros, Trump insistía en que los disturbios no eran más que una exageración mediática.