Superintendente escolar retirado de Iowa con sepsis muere tras esperar 15 días por una cama de hospital debido al aumento de covid

“Es indignante que las personas que no están vacunadas atiborren los hospitales”, dice la hija del hombre

Graig Graziosi
miércoles 29 diciembre 2021 20:36
Search for COVID tests causes frustration, traffic
Read in English

Un superintendente escolar retirado de Iowa murió de sepsis después de que no pudo encontrar una cama en un hospital más grande debido a la pandemia del covid-19.

A Dale Weeks, de 78 años, le diagnosticaron sepsis, que es una peligrosa infección transmitida por la sangre, a fines de noviembre. Según el Des Moines Register, Weeks no pudo encontrar una cama de hospital en una instalación hospitalaria más grande, por lo que fue admitido en un hospital más pequeño.

Comenzó a sentirse enfermo a principios de noviembre, pero pensó que solo pasaba por los efectos secundarios de una vacuna de refuerzo contra el coronavirus o la gripe. Sin embargo, al buscar ayuda médica, le diagnosticaron sepsis y al final lo ingresaron en un hospital más pequeño.

El personal del pequeño hospital llamó a instalaciones más grandes durante horas con la esperanza de encontrar una cama para el señor Weeks, pero la cama disponible más cercana estaba en Illinois. Al día siguiente, lo llevaron al hospital MercyOne en Newton, a unas 80 millas al norte del hospital de Centerville, donde había sido diagnosticado en primera instancia.

Jennifer Owenson, una de los cuatro hijos de Week, dijo que el hospital de Newton hizo todo lo posible para ayudar a su padre, pero que la infección se mantuvo fuerte. Preocupada, su familia pidió que lo trasladaran a un hospital mejor equipado para ayudarlo, pero les dijeron que estaba en una “lista de grados de gravedad” y que su número “no había subido”, según Owenson.

“Estaba demasiado frustrado. Él estaba como, ‘¿Por qué no se puede hacer algo?’”, dijo Owenson.

Después de 15 días en Newton, fue trasladado en ambulancia a los hospitales de la Universidad de Iowa. Los médicos determinaron que necesitaría una cirugía para eliminar una infección grave en una arteria cerca de su estómago. Los médicos le dijeron a Weeks y a su familia que sin la cirugía, moriría en unos pocos días.

Los médicos que llevaron a cabo la cirugía le dijeron a la familia que era una de las peores infecciones que habían visto en su vida, sin duda agravada por el casi medio mes que Weeks tuvo que esperar para recibir un tratamiento avanzado.

Weeks luchó después de la cirugía y sus riñones e intestinos comenzaron a fallar. Al final murió el 28 de noviembre.

Owenson culpó de la incapacidad de encontrar ayuda avanzada de su padre a los muchos estadounidenses no vacunados que atiborran los hospitales de Estados Unidos debido a la pandemia de coronavirus en curso.

“Es indignante que las personas que no están vacunadas atiborren los hospitales”, dijo.

Los representantes del hospital se negaron a comentar acerca de la situación de Weeks, pero reprodujeron la frustración que sintió Owenson porque las camas no estaban disponibles debido a que los pacientes por covid-19 que no estaban vacunados.

“Además de un mayor número de casos de covid-19 y la propagación de las variantes delta y ómicron, los hospitales de todo el país lidian con traumas y experimentan múltiples tipos de enfermedades”, escribió la portavoz de MercyOne, Marcy Peterson, en un correo electrónico al Des Moines Register. “Esta demanda se combina con una cantidad reducida de personal para atender a los pacientes. Estos desafíos pueden agotar los recursos disponibles y contribuir a retrasos en la atención u otras complicaciones para los pacientes”.

Peterson señaló en el correo electrónico al periódico que las personas no vacunadas constituyen un gran porcentaje de los pacientes hospitalizados por covid-19.

Los datos estatales de salud pública respaldan esa afirmación; casi el 82 por ciento de las personas hospitalizadas por covid-19 en Iowa no cuentan con un esquema completo de vacunación, incluido el 88 por ciento que están en cuidados intensivos.

Weeks, un ex profesor de matemáticas y ciencias que termino convirtiéndose en superintendente escolar, deja a una esposa y a sus hijos, nietos y bisnietos.

Aunque Weeks aún podría haber muerto a causa de la infección, incluso si hubiera recibido un tratamiento inmediato, su familia cree que habría tenido más posibilidades de sobrevivir si hubiera camas disponibles.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in