“No hay nada político en esto”, Biden visita Luisiana tras las afectaciones del huracán Ida

Al menos 49 personas han muerto, la mayoría de las cuales quedaron atrapadas en apartamentos o automóviles sumergidos.

Louise Boyle
sábado 04 septiembre 2021 14:38
Impactantes vídeos de las inundaciones de Nueva York este 2021
Read in English

El presidente Joe Biden regresó a un papel familiar como consolador en jefe el viernes cuando visitó Luisiana para presenciar los daños causados por el huracán Ida.

La tormenta de categoría cuatro tocó tierra el domingo cerca de Nueva Orleans con vientos de hasta 150 mph y varios pies de marejada ciclónica.

Luego, el huracán avanzó lentamente hacia el norte y sus restos azotaron Nueva York, Nueva Jersey, Pensilvania, Maryland y Connecticut el miércoles con una fuerza feroz que provocó inundaciones y tornados devastadores.

Las áreas metropolitanas densamente pobladas se vieron inundadas por las lluvias, en algunos lugares con tanta precipitación como la de en un mes típico. Los sistemas de drenaje de la ciudad de décadas de antigüedad fallaron bajo el diluvio.

Para el viernes, la policía estaba haciendo registros puerta a puerta con listas de los desaparecidos. En la ciudad de Nueva York, la policía de Nueva York estaba revisando las llamadas al 911 que alcanzaron un máximo de 12 veces el número habitual cuando golpeó la tormenta.

El jefe de la policía de Nueva York, Rodney Harrison, manifestó que se desconoce el número exacto de neoyorquinos desaparecidos, pero los agentes trabajarían para asegurarse de que todos estuvieran sean localizados.

Se estaba llevando a cabo una gran limpieza a medida que se remolcaban vehículos abandonados y se bombeaba agua desde carreteras sumergidas y sistemas de transporte público. Los residentes arrastraron el contenido en ruinas de sus casas a las calles y los dueños de negocios se pusieron a trabajar eliminando la suciedad y los escombros.

Al menos 49 personas han muerto. Cuatro pacientes de hogares de ancianos murieron en Independence, Luisiana, y el Departamento de Salud del estado confirmó que tres de las muertes estaban relacionadas con la tormenta.

Leer más: Gobernadora de Nueva York culpa a crisis climática de las inundaciones mortales de Ida, advierte que será una amenaza regular

Unas 15 personas murieron en la ciudad de Nueva York, la mayoría después de quedar atrapadas en apartamentos en sótanos sumergidos.

En Woodside, Queens, un vecino escuchó a una familia pidiendo ayuda desde su apartamento cuando un diluvio de agua inundó el edificio. Nadie podía alcanzarlos a través del torrente. Los tres murieron, incluido un niño de dos años.

Fue una historia similar en Cypress Hill, Brooklyn. Roberto Bravo, de 66 años, intentó desesperadamente escapar mientras el agua entraba por las ventanas, pero nadie pudo alcanzarlo a tiempo.

Los apartamentos en el sótano son relativamente baratos en una ciudad con alquileres altísimos y, a veces, no cumplen con los códigos de construcción. El número de muertos sirvió como otro recordatorio brutal de que la crisis climática afectará de manera desproporcionada a las comunidades pobres y marginadas.

En Nueva Jersey, al menos 25 personas murieron, muchas de las cuales se ahogaron en automóviles que quedaron atrapados en las rápidas inundaciones. Un hombre de 70 años murió cuando su vehículo fue arrastrado por las aguas de la de las lluvias en Passaic después de que los bomberos con equipo de buceo lograron llevar a su esposa e hijo a un lugar seguro.

En Elizabeth, Nueva Jersey, cinco personas fueron encontradas muertas después de que un complejo de apartamentos se inundó. Al menos seis personas siguen desaparecidas, expresó el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy.

Un oficial de policía falleció a causa de las inundaciones en Connecticut. Se ha informado del deceso de otras cuatro personas en Pensilvania.

“Al huracán Ida no le importaba si eras demócrata o republicano, rural o urbano. Esta destrucción está en todas partes. Y es una cuestión de vida o muerte, y estamos todos juntos en esto”, declaró el presidente Biden.

El dirigente viajó a la parroquia de San Juan Bautista el viernes para reunirse con funcionarios locales y observar más de cerca los daños causados por Ida en una de las áreas más afectadas de Luisiana.

“No hay nada político en esto, se trata de salvar vidas”, sostuvo Biden. “Estoy aquí principalmente para escuchar”.

A él se unieron el asesor de la Casa Blanca, Cedric Richmond, un excongresista de Luisiana, así como el gobernador John Bel Edwards.

“Esta fue una tormenta tremendamente devastadora”, le mencionó el gobernador al presidente. Pidió que la Casa Blanca se comprometiera con el “largo camino” de los esfuerzos de recuperación.

Los gobernadores de los estados afectados subrayaron el papel que ha jugado la crisis climática en la agudización del evento extremo.

“Lo que he visto en mis últimos siete años son estas tormentas localizadas, tormentas que en algunos casos ocurren fuera de las llanuras aluviales y que causan muchos daños”, expuso el viernes a CNN el gobernador de Pensilvania, Tom Wolf:“Ya sabes, es el cambio climático”.

La nueva gobernadora de Nueva York, Kathy Hochul, hizo comentarios similares mientras recorría los vecindarios afectados en Queens el jueves. Hochul afirmó que la región necesitaba prepararse mejor para manejar un futuro de inundaciones repentinas más frecuentes.

“Una cosa que quiero dejar en claro: no estamos tratando esto como si no fuera a suceder de nuevo en 500 años”, dijo.

Murphy tuiteó: “A medida que continuamos lidiando con la realidad del cambio climático, no es de extrañar que tormentas como Ida estén ocurriendo con mayor frecuencia e intensidad”.

“La desafortunada realidad es que las lluvias repentinas e intensas son exactamente una de las circunstancias que los científicos del clima de Nueva Jersey han predicho”.

La crisis climática está creando condiciones que están impulsando tormentas más poderosas como Ida.

Si bien aún no está claro si la crisis climática significará más huracanes, los científicos han advertido durante mucho tiempo que el aumento del calentamiento global probablemente hará que las tormentas que experimentamos sean más destructivas.

El océano absorbe más del 90 por ciento del exceso de calor causado por las emisiones de gases de efecto invernadero, en gran parte causadas por la quema de combustibles fósiles, y esa agua caliente alimenta a los huracanes.

“Hay más energía disponible, por lo que se espera la intensificación de estos huracanes”, dijo a The Independent a principios de esta semana la Dra. Susan Lozier, presidenta de la Unión Geofísica Estadounidense y experta en la interacción de los océanos, los huracanes y el cambio climático. “Y la intensificación trae más vientos”.

Cuando Ida tocó tierra en Luisiana el domingo, más de un millón de personas se quedaron sin electricidad después de que vientos de hasta 150 mph derribaran miles de líneas de transmisión y dejaran fuera de servicio 216 subestaciones.

Se espera que miles de residentes permanezcan en la oscuridad y sin aire acondicionado ni agua corriente durante al menos otra semana en medio de un calor y una humedad sofocantes.

Otro motivo de preocupación es que a medida que el planeta se calienta, se retiene más humedad en la atmósfera, lo que significa que las tormentas tienen el potencial de una mayor cantidad de lluvia.

“Dentro de unos 150 km del centro de la tormenta, esperamos que la tasa de flujo de lluvia promedio aumente alrededor del 7 por ciento por cada grado Celsius de calentamiento global”, manifestó el Dr. Tom Knutson, científico principal del laboratorio de dinámica de fluidos geofísicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica a The Independent.

El aumento global del nivel del mar está agravando el peligro de marejada ciclónica. El nivel del mar frente a la costa de Nueva York es hasta nueve pulgadas más alto que en 1950.

Después de la supertormenta Sandy hace casi una década, Nueva Jersey y Nueva York han gastado miles de millones de dólares en mejorar las defensas contra inundaciones. Sin embargo, mucho se ha centrado en proteger a las comunidades de las marejadas costeras, no de las lluvias.

El viernes, el alcalde Bill de Blasio anunció nuevas iniciativas para proteger a la ciudad de Nueva York del clima extremo, denominadas colectivamente “Respuesta a la lluvia impulsada por el clima de la ciudad de Nueva York”.

“Tenemos que cambiar lo que hacemos en todos los ámbitos”, anunció el alcalde. “Necesitamos cambiar toda nuestra forma de pensar, porque ahora nos están repartiendo una mano de cartas muy diferente”.

De Blasio sostuvo que el nuevo sistema se enfocará en prohibiciones de viaje, advertencias de tormentas “más severas” y evacuaciones, particularmente para las personas en los apartamentos del sótano.

Ida es el quinto huracán más fuerte en tocar tierra y el más mortífero en los Estados Unidos en cuatro años, y en algunas áreas, el peligro aún no había pasado. No se esperaba que parte del crecido río Passaic en Nueva Jersey creciera hasta el viernes por la noche.

Y la temporada de huracanes en el Atlántico está lejos de terminar. El huracán Larry está ganando fuerza en alta mar y parece que se convertirá en una poderosa tormenta de categoría 4 para el domingo con vientos de hasta 140 mph.

El Centro Nacional de Huracanes pronostica que el oleaje causado por el huracán llegará a las islas de las Antillas Menores en el Caribe este fin de semana.