Huracán Ian: dos millones de personas se quedan sin electricidad tras el paso por Florida

El huracán es una de las tormentas más potentes que han afectado a EE.UU. en décadas

Louise Boyle
jueves 29 septiembre 2022 16:08

Un hombre de Florida se baña dentro de su casa tras las devastadoras inundaciones provocadas por el huracán Ian

Read in English

Más de dos millones de personas quedaron sin energía eléctrica tras el paso del huracán Ian por la costa suroeste de Florida.

Impulsado por las cálidas aguas del Golfo, Ian se intensificó hasta convertirse en una tormenta “extremadamente peligrosa” de categoría 4 a su paso por Cuba, donde dejó dos muertos y todo el país sumido en un apagón al colapsar la red eléctrica.

Ian entró en Florida con vientos de 155 mph (250 km/h) poco después de las 3:00 pm cerca de Cayo Costa, a unas 30 millas (48 kilómetros) al oeste de Fort Myers, reportó el NHC (Centro Nacional de Huracanes) de EE.UU. Se trata de una de las tormentas más potentes que han azotado Estados Unidos en décadas, y está a punto de convertirse en un raro huracán de categoría 5.

La verdadera magnitud de la tormenta podría no conocerse hasta la mañana.

Los vientos arrojaron pesados escombros, arrancaron los laterales y los tejados de los edificios y doblaron las gigantescas palmeras de Florida. Pero fue el volumen de agua arrastrado por la tormenta lo que hizo que los funcionarios públicos de todo el estado advirtieran de “condiciones catastróficas”.

Las poderosas olas se extendieron por cientos de kilómetros de comunidades de playa bajas e islas de barrera, y se pronosticaron marejadas de hasta 18 pies (5 metros) en los alrededores de Fort Myers, desde Englewood hasta Bonita Beach, incluyendo Charlotte Harbor.

A medida que la tormenta se acercaba a Tampa, la fuerza del huracán succionó el agua de la bahía, dejando al descubierto el lecho marino, antes de enviar las olas a la costa con fuerza.

El huracán Ian hizo que los floridanos lo compararan con el huracán Charley, que azotó la región del suroeste como una tormenta de categoría 4 hace casi dos décadas. Sin embargo, Ian se movía a la mitad de velocidad que Charley, lo que aumentaba su poder destructivo. Se espera que Ian atraviese Florida en las próximas 24 horas y que deje caer entre 12 y 18 pulgadas (30 y 46 centímetros) de lluvia, además de las marejadas costeras.

Aunque no es ajeno a los huracanes, Florida es uno de los estados de EE.UU. que más riesgo corre de sufrir inundaciones relacionadas con la crisis climática en las próximas décadas, según informa la organización sin ánimo de lucro First Street Foundation.

El huracán Ian visto desde la Estación Espacial Internacional el 26 de septiembre de 2022

La crisis climática no implica necesariamente más huracanes. Pero las emisiones causadas por el hombre, en gran parte por la quema de combustibles fósiles, están provocando un aumento de las temperaturas del aire y de los océanos que sobrealimentan las tormentas haciéndolas más potentes y húmedas.

Debido a la gravedad del huracán, más de 2,5 millones de personas recibieron órdenes de evacuación obligatoria. Los residentes se apresuraron a abordar las ventanas y llenar los sacos de arena antes de salir a las carreteras para buscar lugares más seguros.

Cuando la pared ocular de la tormenta llegó a la costa el miércoles, las autoridades advirtieron que el tiempo para la evacuación había terminado e instaron a los que no habían evacuado a refugiarse en el lugar. Los servicios de emergencia se interrumpieron por la seguridad de los primeros intervinientes, y se pidió a los residentes que se quedaron que rellenaran formularios en línea con los datos de sus familiares. Una oficina del sheriff de la costa reportó que estaba recibiendo muchas llamadas de personas atrapadas en sus casas.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, instó a los floridanos a atrincherarse para un par de días “desagradables” y dijo que flotas de vehículos de altura, aviones y 7.000 guardias nacionales estaban listos para responder después de la tormenta, junto con 42.000 linieros para las líneas eléctricas caídas. Más de 1,8 millones de personas estaban sin electricidad en la noche del miércoles.

El gobierno federal envió 300 ambulancias con equipos médicos y estaba preparado para enviar 3,7 millones de comidas y 770.000 galones (3,5 millones de litros) de agua una vez que pasara la tormenta.

“Estaremos allí para ayudar a limpiar y reconstruir, para ayudar a Florida a ponerse en marcha de nuevo”, afirmó el miércoles el presidente Joe Biden. “Y estaremos allí en cada paso del camino. Ese es mi compromiso absoluto con la gente del estado de Florida”.

Algunas ciudades instituyeron toques de queda, incluyendo Naples, que experimentó una marea de tormenta récord de 4,8 pies (1,5 metros), varias pulgadas más que durante el huracán Irma en 2017.

La Guardia Costera de EE.UU. seguía buscando a 23 migrantes que estaban a bordo de un barco que se había hundido frente a la costa el miércoles.

En Bradenton, una ciudad al sur de Tampa, se pidió a los residentes que conservaran el agua ya que la planta de tratamiento de aguas residuales estaba en peligro de desbordarse.

Se cancelaron más de 2.000 vuelos y los principales aeropuertos, como los de Orlando y Tampa, cerraron sus operaciones. Los populares destinos turísticos de Florida, como los parques temáticos de Disney World, SeaWorld y Universal, también cerraron.

Los estados vecinos de Georgia y Carolina del Sur también se encuentran en alerta por mareas de tempestad y tormentas tropicales.

Después del huracán, es probable que las pérdidas económicas sean importantes. Bloomber calculó que podría costar más de US$45.000 millones en daños en Florida.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in