Oficial de la policía se enfrenta contra los simpatizantes de Trump en el Congreso

Guardia Nacional desplegará más de 10 mil elementos a la toma de protesta de Joe Biden

Al menos 6,200 soldados de la Guardia Nacional ya se encuentran en Washington, DC tras el ataque al Capitolio

Chris Riotta@chrisriotta
martes 12 enero 2021 00:08
Read in English

La Guardia Nacional de Estados Unidos desplegará más de 10,000 soldados en la capital de la nación antes del Día de la Toma de Protesta de Joe Biden, mientras los funcionarios de seguridad advierten sobre los planes para continuar las con manifestaciones tras el ataque de los simpatizantes de Donald Trump contra el Capitolio.

Al menos 6,200 soldados de la Guardia Nacional ya se encuentran en Washington, DC después de que los revoltosos que apoyan al presidente Trump violaron las medidas de seguridad y se enfrentaron con la policía de la ciudad, lo que arrojó 14 oficiales lesionados y la muerte del policía Brian Sicknick, informó el departamento.

El jefe de la Guardia Nacional dijo en un comunicado que, si bien las cifras exactas cambiaban por hora, ya estaba autorizado para movilizar hasta 15,000 guardias.

Eso incluiría unos 5,000 miembros de la Guardia Nacional de estados adicionales, que pueden ser llamados a la capital de la nación durante eventos especiales y emergencias.

El presidente electo Joe Biden ha asegurado a los estadounidenses que confiaba en las medidas de seguridad que le permitirían seguir adelante con la ceremonia de juramentación en el Capitolio, donde cientos de extremistas se enfrentaron con agentes de policía la semana pasada, resultando en la muerte de un oficial de la Policía del Capitolio de los Estados Unidos.

En medio de preguntas sobre por qué la Guardia Nacional no se desplegó más rápidamente el miércoles para disolver los violentos disturbios, la alcaldesa de DC, Muriel Bowser, pidió a los estadounidenses que eviten asistir a las celebraciones en toda la ciudad.

“El trumpismo no morirá el 20 de enero”, declaró. "Nuestras metas en este momento son alentar a los estadounidenses a participar virtualmente y proteger al Distrito de Columbia de una repetición de la violenta insurrección experimentada en el Capitolio y sus terrenos el 6 de enero".

La ciudad ha pedido a la administración Trump que cancele todos los permisos de reuniones públicas hasta cuatro días después de la toma de protesta, ya que los informes dicen que los manifestantes estaban planeando más eventos de "Stop the Steal" (Paren el Robo) en todo el país mientras promueven falsas acusaciones de fraude electoral generalizado.

Aún así, Bowser sugirió que confiaba en que la ceremonia de juramento se desarrollaría según lo planeado, y agregó: "Si tengo miedo de algo, es por nuestra democracia, porque tenemos facciones muy extremas en nuestro país que están armadas y son peligrosas".

El Día de la Inauguración ha sido declarado un evento especial de seguridad nacional, que permite a la ciudad desbloquear fondos adicionales para medidas de seguridad, mientras se coordina con agencias federales como el FBI para garantizar que los eventos se desarrollen según lo previsto.

El Servicio Secreto también asume un papel de liderazgo en el fortalecimiento de las ceremonias del Día de la Inauguración, con la ayuda de los departamentos de policía del Capitolio.

La noticia se produce después de que el jefe de policía del Capitolio dijera que el departamento solicitó seis veces la cantidad de refuerzos que finalmente recibió, durante los ataques de la turba al edificio del Capitolio.