Soldados de la Guardia Nacional que transfieren vacunas de COVID fueron “retenidos a punta de pistola”

Si es declarado culpable, Larry Harris de Arizona podría pasar hasta 20 años en prisión

Gustaf Kilander
martes 23 marzo 2021 21:21

Larry Harris, de 66 años, de Arizona, está acusado de seguir a tres camionetas de la Guardia Nacional e intentar varias veces sacar los vehículos de la carretera mientras los seguía durante unas dos millas.

Read in English

Once miembros de la Guardia Nacional que transfirieron vacunas contra el coronavirus han sido detenidos a punta de pistola en el oeste de Texas.

Larry Harris, de 66 años, de Arizona, está acusado de seguir a tres camionetas de la Guardia Nacional e intentar varias veces sacar los vehículos de la carretera mientras los seguía durante unas dos millas.

Según los informes, Harris giró su vehículo hacia el tráfico que se aproximaba, logrando que las camionetas se detuvieran. Apuntando con su arma a un guardia desarmado, Harris supuestamente afirmó que era un detective, dijo que necesitaba registrar los vehículos y ordenó a los otros guardias que dejaran sus camionetas, informó KCBD.

El jefe de policía de Idalou, Eric Williams, dijo: “Están desarmados, cumplen. Salen de la camioneta. Este tipo los sostiene a punta de pistola y comienza a registrar su camioneta".

Harris le dijo a la policía que pensaba que los guardias uniformados habían secuestrado a una mujer y un niño. Cuando llegó la policía, tenía una pistola Colt 1911 calibre 45 con un segundo cargador y otro cargador en su automóvil, según autoridades.

Harris fue arrestado por cargos que incluyen asalto agravado con un arma mortal, inmovilización ilegal de 11 soldados de la Guardia Nacional, porte ilegal de un arma, hacerse pasar por un servidor público e interferencia con las Fuerzas Militares de Texas, según KCBD.

Leer más: Hombre de Arizona “fingió su secuestro” para no ir a trabajar

La policía dijo: "Harris parecía tener un trastorno mental".

El Jefe Williams agregó: “Me sorprende que esto no se haya convertido en una situación muy mala porque estaba parado en medio de estos guardias, con una pistola cargada. Un montón de municiones para causar muchos estragos y, por la razón que sea, se puso el arma en la parte delantera de los pantalones cuando vio a los oficiales llegar y los oficiales pudieron detenerlo sin incidentes".

Si es declarado culpable, Harris podría pasar hasta 20 años en prisión.

Según The Forth Worth Star-Telegram, las autoridades dijeron que Seguridad Nacional también participa en la investigación.