Problemas cardíacos mataron a George Floyd, testifica patólogo en juicio de Derek Chauvin

La mayoría de los expertos médicos que han testificado hasta ahora culparon a la policía de la muerte de Floyd, no a ninguna condición subyacente.

Josh Marcus
jueves 15 abril 2021 13:00
La muerte de George Floyd fue por falta de oxígeno no por consumo de drogas, afirma un médico
Read in English

La causa de la muerte de George Floyd debe considerarse "indeterminada", en lugar de un asesinato por parte de la policía, testificó un patólogo forense el miércoles durante el juicio por asesinato de Derek Chauvin.

Una mezcla de diferentes factores (intoxicación por fentanilo, enfermedad cardíaca preexistente, exposición potencial al monóxido de carbono del tubo de escape de un vehículo de la policía y restricciones de los oficiales) tuvieron un impacto en la muerte de Floyd, argumentó el Dr. David Fowler, ex médico forense jefe de Maryland y un perito de la defensa.

“Cuando se juntan todos, es muy difícil decir cuál de ellos es más preciso”, dijo Fowler, como parte de su turno de un día en el estrado de los testigos. "Volvería indeterminado este caso particular".

Evaluar la causa exacta de la muerte es fundamental para el juicio de Chauvin, un ex oficial de policía de Minneapolis acusado de asesinato y homicidio después de arrodillarse sobre el cuello de Floyd, un hombre negro desarmado, por más de nueve minutos durante un arresto por billete de $20 falsificado en mayo pasado.

El argumento de Fowler va en contra de las conclusiones del médico forense del condado de Hennepin, Andrew Baker. El experto, el año pasado en una autopsia, concluyó que la muerte fue un homicidio, y reiteró esta afirmación en un testimonio reciente, indicando que las restricciones policiales fueron la causa principal de muerte, mientras que otros factores como problemas cardíacos e intoxicación también contribuyeron.

“El uso de fentanilo por parte del Sr. Floyd no causó el sometimiento o restricción del cuello”, testificó el Baker la semana pasada. "Su enfermedad cardíaca no causó el sometimiento o restricción del cuello".

Leer: Oficial de policía despedida por detener el estrangulamiento perpetuado por un colega blanco gana demanda

El miércoles, Fowler, el patólogo de Maryland, dijo que la prolongada lucha entre los oficiales y Floyd no descarta un paro cardíaco repentino, como otros expertos médicos han testificado en este caso anteriormente”. El paro cardíaco no es absolutamente irreversible y no es sinónimo de una persona que siempre está falleciendo”, mencionó. “Por ejemplo, en este caso, el pronunciamiento oficial de la muerte se hizo en el hospital. Francamente, murió mucho antes de eso, pero el momento de la muerte no es algo que se pueda documentar fácilmente".

Él y un panel de patólogos forenses y otros expertos médicos trabajaron para llegar a esta opinión, agregó, mientras precisaba que la falta de hematomas en el cuello o la espalda fortaleció su análisis de que los problemas cardíacos eran los principales culpables. El estado rechazó este punto.

“La mayoría de los casos en los que alguien muere de asfixia son muy sutiles y, de hecho, no se ven manifestaciones traumáticas en absoluto”, dijo el fiscal Jerry Blackwell, haciendo eco de testimonios anteriores de expertos médicos. El Dr. Fowler estuvo de acuerdo, aunque afirmó que cada caso es diferente.

El estado también discrepó con el argumento de Fowler, de que varios estudios de laboratorio y del mundo real, sobre las restricciones policiales sugirieron que los riesgos para la salud de los sujetos empujados contra el suelo con el pecho oprimido no eran "un problema importante".

Blackwell señaló que ninguno de estos estudios replicaba las condiciones exactas a las que se sometió a Floyd: varios oficiales encima de alguien con una enfermedad cardíaca y opioides en su sistema, presionados contra el asfalto duro.

La mayoría de los expertos médicos en el ensayo han mencionado que la causa final de muerte fue la asfixia, y que los otros factores que mencionó Fowler juegan un papel secundario.

"Floyd murió por un nivel bajo de oxígeno", testificó el Dr. Martin Tobin , un experto en pulmones, la semana pasada. “Es como si el lado izquierdo estuviera en un tornillo de banco. Está siendo totalmente empujado hacia adentro, apretado desde cada lado”, agregó.

Añadió que el fentanilo es un poderoso opioide que hace que las personas respiren más lentamente y parezcan mareadas justo antes de una sobredosis. Floyd, sin embargo, continuó respirando a un ritmo normal durante minutos antes de finalmente desmayarse.

"No hay fentanilo abordo que esté afectando sus centros respiratorios", dijo el Dr. Tobin.

Otros señalaron la prolongada lucha entre Floyd y los oficiales como evidencia de que no murió de un problema cardíaco repentino, sino que fue asesinado por la policía.

"Floyd murió de asfixia posicional, que es una forma elegante de decir que murió porque no tenía oxígeno en su cuerpo", dijo el Dr. Bill Smock, forense y médico en formación policial llamado por el estado. "Cuando el cuerpo se ve privado de oxígeno, en este caso por la presión en el pecho y la espalda, gradualmente sucumbió a niveles cada vez más bajos de oxígeno hasta que desapareció y murió".

“No hubo absolutamente ninguna evidencia en la autopsia que sugiera que George Floyd tuvo un ataque cardíaco”, agregó el Dr. Smock, comentando que una autopsia no arrojó sugerencias de un coágulo de sangre o hemorragia en su corazón. "Una persona sana sometida a lo que sufrió Floyd habría muerto como resultado", añadió.

Decidir la causa final es solo una de las principales preguntas que enfrentan los miembros del jurado en el juicio de Chauvin. También serán llamados para decidir si el ex oficial usó fuerza excesiva sobre Floyd dada la situación, y si los oficiales hicieron lo suficiente para ofrecerle ayuda médica una vez que quedó claro que estaba en peligro médico.

Varios altos oficiales de policía de Minneapolis , así como un experto externo en uso de la fuerza llamados por el estado, concluyeron que Chauvin no estaba siguiendo el entrenamiento adecuado y se excedió con su uso de la fuerza, y que Chauvin no hizo lo suficiente para intervenir mientras Floyd comenzaba a morir.

“Esa persona es suya”, dijo el teniente Richard Zimmerman, un oficial veterano de la policía de Minneapolis, al comienzo del juicio. “Él es tu responsabilidad. Su seguridad es tu responsabilidad. Su bienestar es tu responsabilidad".

Es probable que el testimonio de los testigos concluya esta semana, y las deliberaciones del jurado comenzarán a principios de la próxima.

Aún así, la conversación sobre la reforma policial y el enjuiciamiento apenas comienza en Minneapolis, mientras la ciudad se tambalea por la noticia de la muerte de otro hombre negro bajo custodia policial: el tiroteo del domingo de Daunte Wright, un joven de 20 años, durante una parada de tráfico en el suburbio de Minneapolis del Brooklyn Center.

El miércoles, las autoridades presentaron cargos de homicidio en segundo grado contra Kim Potter, la oficial que le disparó a Wright mientras, según los funcionarios, ella creía que estaba buscando su Taser.

Tanto Potter como el jefe de policía del Brooklyn Center renunciaron el martes y las protestas continúan en las Ciudades Gemelas, donde la policía y las tropas de la Guardia Nacional han sido acusadas de usar fuerza excesiva y armas químicas contra manifestantes y periodistas.