Estatua de niño orinando se convirtió en una oportunidad de foto en Las Vegas. Luego juerguistas la derribaron

La escultura de 500 libras es una reproducción algo más grande del Manneken-Pis, mucho más antiguo, de Bruselas, de donde es originaria la familia de Stevens

Hannah Sampson
martes 28 septiembre 2021 16:42
Retirada la estatua del general Lee en Richmond, EEUU, por ser un símbolo esclavista
Read in English

La estatua del niño que orina, conocida como Manneken Pis LV, participa en muchas celebraciones de Las Vegas: se pone el traje de hockey para los partidos, se viste para los festivales de música y se pone el esmoquin para la Vispera de Año Nuevo.

Sin embargo, el pasado fin de semana un grupo se pasó de la raya con la escultura y la derribó de su posición frente a un hotel y casino del centro de la ciudad.

Derek Stevens, propietario del D Las Vegas -y de la escultura- lamentó su destino en Twitter esta semana, publicando un vídeo de la caída.

“¡Nunca le hizo nada a nadie!” escribió Stevens. “Sólo sonreía y pretendía agradar día y noche”.

La escultura de 500 libras ha existido desde 2015; es una reproducción algo más grande del Manneken-Pis mucho más antiguo de Bruselas, de donde es la familia de Stevens. Según Visit Brussels, la estatua se ha convertido en “una imagen y un símbolo del folclore bruselense, de la alegría de los habitantes y de su capacidad de autoburla”.

Stevens declaró el viernes a The Washington Post que tiene fotos suyas con el original cuando era un niño. Y como adulto, dijo que la estatua -su sonrisa, su ambiente de buen rollo- encarnaba el sentimiento de su casino.

“Pensé que si lo poníamos fuera del D, todo el mundo vendría y querría hacerse fotos”, comentó. “Se ha convertido en una especie de mascota nuestra”.

Stevens detalló que tardó nueve meses en hacer la copia de cobre y latón. Y no se tardaron nada en derribarlo.

Leer más: FedEx “consternado” después de que extrabajador dijera que retenía paquetes de hogares que apoyaban a Biden

En el vídeo de vigilancia, aproximadamente una docena de personas rodean la fuente donde se hacen fotos y bailan. Una mujer se sube a la fuente y baila muy cerca de la estatua, agarrándose a su frente. Tras menos de 30 segundos, tanto ella como el Manneken Pis LV caen hacia atrás. La multitud se aleja a toda velocidad.

“Lo que es una locura es que, en realidad, estamos muy agradecidos y somos afortunados de que no haya herido a nadie”, asegura Stevens.

“Si el Manneken Pis LV hubiera caído sobre ellos, podría haber matado a alguien”.

La fuente y su base están rotas, al igual que dos de los dedos de la estatua. La estatua se encuentra ahora en la fundición donde se formó para que las pruebas puedan determinar el alcance de los daños. Stevens espera que el coste de la resurrección de la escultura sea de al menos 200 mil dólares.

“No hay duda de que vamos a recuperar el Manneken Pis LV”, indicó. “La pregunta es si será la estatua original, o si voy a tener un reemplazo de la réplica”.

Stevens señaló que el equipo de seguridad del casino, así como otros casinos del centro de Las Vegas, los bloggers y la policía están investigando el incidente. Dijo que no parece que el acto fuera malicioso.

“Pero el jolgorio del grupo causó mucho daño y mucho dolor y pena”, reiteró. “Ciertamente, nos gustaría conseguir un control de estos chicos y entender cuál fue su proceso de pensamiento”.

Mientras tanto, Stevens mencionó que su “teléfono está estallando” con mensajes sobre el pequeño orinador.

“Les damos mucha pena”, comentó. “Lo cual es bastante sorprendente. Somos dueños de un casino; no recibes muchas llamadas de gente diciendo que lo sentimos por el casino”.

The Washington Post