Ernest Johnson: Misuri ejecuta a preso a pesar de las súplicas de los legisladores y del Papa Francisco

Miembros del Congreso, líderes religiosos y defensores instaron al gobernador a detener la ejecución de un hombre afroamericano de 61 años con discapacidad intelectual

Alex Woodward
jueves 07 octubre 2021 00:24
Virginia, primer estado exconfederado de EE. UU. en abolir la pena de muerte
Read in English

A pesar de las intervenciones de los miembros del Congreso y del Papa Francisco así como de una apelación de última hora ante la Corte Suprema de Estados Unidos, Ernest Johnson, de 61 años, fue ejecutado en Misuri el 5 de octubre.

Un defensor público de Johnson, quien fue condenado por el asesinato de tres personas hace casi tres décadas, argumentó que el asesinato por parte del estado de un hombre con discapacidad intelectual es inconstitucional.

El gobernador republicano Mike Parson, que defendió a Misuri como el "estado más pro-vida" mientras promovía la legislación contra el aborto, negó el indulto a Johnson.

"El estado está preparado para hacer justicia y ejecutar la sentencia legal que recibió Johnson de acuerdo con la orden de la Corte Suprema de Misuri", anunció el gobernador Parson.

El martes, el tribunal superior de la nación rechazó la apelación de Johnson.

El equipo legal de Johnson argumentó ante la Corte Suprema que no existe "ningún daño tangible" para retrasar su ejecución, mientras que los tribunales "consideraron constitucionalmente" su discapacidad, señalando un fallo crítico de la Corte Suprema de 2002 de que el gobierno no podía ejecutar a personas con discapacidad intelectual, en violación de la Octava Enmienda.

El abogado Jeremy Weis argumentó que varios exámenes han demostrado la discapacidad intelectual y el diagnóstico de síndrome de alcoholismo fetal de Johnson. En 2008, Johnson también sufrió la pérdida del 20 por ciento de su tejido cerebral debido a la extirpación de un tumor benigno, según Weis.

Johnson fue asesinado por inyección letal en una prisión estatal en Bonne Terre el 5 de octubre. Murió a las 18:11 horas.

En una declaración final emitida por el Departamento de Correccionales y fechada el 4 de octubre, Johnson expresó remordimiento y agradeció a su abogado y a quienes oraron por él. La declaración contiene varias oraciones incompletas.

“Me hicieron sentir amor como si fuera una familia para ellos”, escribió. “Por todas las personas que han orado por mí les agradezco desde el fondo de mí. Amo al Señor con todo mi corazón y mi alma”.

Fue la primera persona en ser ejecutada en el estado desde mayo de 2020, y es la séptima persona en ser ejecutada en Estados Unidos en 2021.

Johnson fue condenado a muerte en 1999 tras el asesinato de tres personas durante un robo en Casey’s General Store en Columbia en 1994.

Su ejecución siguió a los llamados generalizados entre los líderes religiosos, funcionarios electos y defensores de Misuri, así como los representantes estadounidenses Emanuel Cleaver y Cori Bush instando al gobernador a detener la ejecución, misma que los legisladores calificaron de “un grave acto de injusticia”.

“El caso es que estas sentencias de muerte no tienen que ver con la justicia”, escribieron en una carta al gobernador. “Se trata de quién tiene poder institucional y quién no”.

Bush también señaló las disparidades raciales entre los condenados a muerte y dentro de un sistema de justicia penal que concluye que los asesinos de víctimas caucásicas tienen siete veces "más probabilidades de recibir la pena de muerte que los asesinos de víctimas afroamericanas".

“La pena de muerte es una herramienta que perpetúa la violencia racial”, dijo. “Necesita ser abolido. Ernest Johnson no debe ser ejecutado".

En una carta al gobernador del arzobispo Christophe Pierre, embajador del Vaticano en los Estados Unidos, el Papa Francisco lo instó a conceder al señor Johnson “alguna forma apropiada de clemencia”.

“Su Santidad desea presentarles el simple hecho de la humanidad de Johnson y el carácter sagrado de toda la vida humana”, escribió el arzobispo Pierre.

En respuesta a la solicitud de suspensión de ejecución de Johnson, el fiscal general republicano de Misuri, Eric Schmitt, dijo el lunes que los asesinatos por los que Johnson fue condenado "reflejan claramente la capacidad del delincuente para planificar, elaborar estrategias, calcular y planear con eficacia".

Escribiendo en The Kansas City Star, el exgobernador Bob Holden, cuya oficina presenció los asesinatos de 20 personas en el corredor de la muerte, dijo que “si nuestro estado debe guiarse por el estado de derecho, debemos moderar nuestra comprensible ira con razón y compasión para los más vulnerables entre nosotros, incluido Ernest Johnson”.

Leer más: Pena de muerte, ¿por escuadrón de fusilamiento en Carolina del Sur?

La activista contra la pena de muerte, Helen Prejean, dijo que la ejecución de Johnson es "inconstitucional bajo todos los precedentes legales existentes".

"Tiene la capacidad mental de un niño de 9 años y le falta [20 por ciento] de su masa cerebral”, dijo. "El hecho de que la Corte Suprema no haya hecho nada para detener esto es una falla moral del más alto nivel".