“Adicto al sexo” enfrenta pena de muerte después de declararse culpable de tiroteos masivos en spa de Atlanta

Robert Long espera la cadena perpetua sin libertad condicional, tras firmar un acuerdo de culpabilidad

Helen Elfer
martes 27 julio 2021 17:52

Tiroteo en las Vegas

Read in English

El hombre acusado de matar a ocho personas en tiroteos masivos en el área de Atlanta se ha declarado culpable de las cuatro primeras muertes ante el tribunal.

Robert Aaron Long, de 22 años, está acusado de una matanza en tres salones de masaje de Georgia, donde supuestamente disparó y mató a ocho víctimas, seis de las cuales eran mujeres de ascendencia asiática.

Long asumió la responsabilidad de los cuatro primeros asesinatos en el condado de Cherokee, informa Bloomberg.

El fiscal dijo que el acusado había firmado un acuerdo de declaración de culpabilidad en el que admitía todos los cargos en el condado de Cherokee, incluidos los de asesinato con alevosía, tentativa de asesinato y agresión con agravantes.

La declaración de culpabilidad le permite negociar la cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

Long aún se enfrenta a la pena de muerte si es declarado culpable de las otras cuatro muertes por tiroteo en Atlanta. Está previsto que comparezca el mes que viene en el condado de Fulton, donde enfrenta cargos de asesinato y terrorismo doméstico con un aumento de crimen de odio, basado en la raza, origen nacional, sexo y género reales o percibidos de las cuatro mujeres asesinadas.

A primera hora de la noche del 16 de marzo de 2020, Long está acusado de embarcarse en un tiroteo que comenzó en Youngs Asian Massage, cerca de Woodstock, según los informes policiales. Allí presuntamente disparó mortalmente a cuatro personas, tres de ellas mujeres y dos de origen asiático. También disparó e hirió a una quinta persona.

A continuación, Long se dirigió a Atlanta, donde se le acusa de disparar y matar a otras tres mujeres en el Gold Spa, antes de cruzar la carretera hasta el Aromatherapy Spa y disparar mortalmente a otra. Todas las víctimas de Atlanta eran mujeres de origen asiático.

Leer más: Niña de ocho años dice que Nationals Park fue su “segundo tiroteo” en un video desgarrador

La nueva ley de delitos de odio de Georgia, promulgada el verano pasado, no contempla un delito de odio autónomo. Una vez que alguien ha sido condenado por un delito, el jurado debe decidir si fue motivado por la raza, el color, la religión, el origen nacional, el sexo, la orientación sexual, el género o la discapacidad mental o física de la víctima. De ser así, el delito conlleva una pena adicional.

Long aseguró a la policía en ese momento que su ataque no estaba motivado por la raza y un portavoz del sheriff de Cherokee comentó que no parecía ser un crimen de odio.

“Al parecer, tiene un problema, lo que él considera una adicción al sexo, y ve estos lugares como algo que le permite ir, y es una tentación para él que quería eliminar”, indicó el capitán del sheriff de Cherokee Jay Baker a los periodistas en ese momento. También afirmó que Long estaba teniendo un “muy mal día”.

Los comentarios de Baker fueron recibidos con conmoción e indignación, y fueron ampliamente condenados por minimizar el crimen. Fue apartado del caso.

Las personas asesinadas en el balneario del condado de Cherokee fueron Xiaojie “Emily” Tan, de 49 años; Daoyou Feng, de 44; Delaina Yaun, de 33; y Paul Michels, de 54. Las víctimas de Atlanta fueron Suncha Kim, de 69 años; Soon Chung Park, de 74; Hyun Jung Grant, de 51; y Yong Ae Yue, de 63.

La representante del estado de Georgia, Bee Nguyen, declaró que los tiroteos parecían estar en la “intersección de la violencia de género, la misoginia y la xenofobia”.