Planes demócratas para aprobar derechos al voto se quedan cortos tras anuncio de Sinema de oponerse a cambios al filibusterismo

El presidente Biden presionó con fuerza para que los demócratas actuaran por los derechos al voto a pesar de la oposición de dos miembros conservadores del partido

Eric Garcia
viernes 14 enero 2022 00:05
Joe Biden seems to indicate Democrats won't change the filibuster rule
Read in English

Las posibilidades de los demócratas de aprobar la legislación por el derecho al voto se redujeron después de que la senadora demócrata conservadora Kyrsten Sinema de Arizona anunció el jueves su oposición a cambiar el filibusterismo para aprobar la legislación.

Sinema pronunció su discurso en el Senado antes de la reunión del presidente Joe Biden con los senadores demócratas y expresó que si bien se oponía a los intentos de los demócratas de frenar la supresión de votantes a nivel estatal, cambiar el filibusterismo empeoraría la división política en los Estados Unidos.

“Eliminar el umbral de 60 votos de lista con la mayoría más pequeña posible para aprobar estos proyectos de ley, los cuales apoyo, no garantizará que evitemos que los demagogos ganen cargos”, dijo.

El senador demócrata conservador Joe Manchin de Virginia Occidental, quien también se ha opuesto a los cambios en el filibusterismo, le dijo a The Independent que pensaba que su discurso fue “excelente”.

El rehalero de la mayoría del Senado, Dick Durbin, de Illinois, dijo que estaba presente cuando Sinema hizo su declaración y expresó su decepción por sus comentarios.

“Estuve a su lado en la cámara y esperaba que dijera lo que dijo”, le dijo a The Independent. “Si esa es su posición, estoy decepcionado, pero no sorprendido”.

Aun así, Durbin tenía la esperanza de que los demócratas pudieran aprobar una legislación por el derecho al voto.

“Creo que todavía está disponible, no tengo ninguna razón para creer que no lo estará”, dijo.

Más temprano en el día, la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de ley general de derechos de voto que combinó la Ley de Libertad al Voto propuesta por los demócratas y la Ley de Avance de los Derechos al Voto de John Lewis en una votación lista.

Biden, quien a principios de semana pronunció un discurso en Atlanta donde respaldó el cambio de las reglas del Senado para aprobar los derechos al voto, ya tenía planeado ir al Senado para instar a los demócratas a actuar por la legislación. Después de su reunión con los demócratas en el edificio de oficinas del Senado de Russell, llamado así por el difunto senador Richard Russell, quien se opuso a la Ley de Derechos al Voto de 1965, el presidente se mostró abatido y al mismo tiempo contundente.

“Todos ustedes hacen preguntas sobre temas complicados como ‘¿pueden hacer esto?’ Espero que podamos hacer esto”, dijo Biden a los periodistas. “La respuesta honesta es que no sé si podamos hacer esto”.

Biden citó el hecho de que las leyes de derechos civiles anteriores fracasaron antes de que se aprobaran en última instancia y que los demócratas pueden intentarlo en otro momento.

“Nos perdimos esta vez”, dijo, y citó el hecho de que las legislaturas estatales de todo el país han cambiado las leyes sobre quién puede votar, pero también quién puede contar los votos, y repitió las palabras “contar los votos” tres veces.

“Se trata de la subversión electoral, no solo de si la gente puede votar o no”, dijo Biden en voz alta. “Eso es lo que hace que esto sea tan diferente a cualquier otra cosa que hayamos hecho”.

Manchin ha hecho varias propuestas a los republicanos para que elaboren una legislación de compromiso por los derechos al voto después de que la Suprema Corte anulara de manera efectiva la sección de la ley de 1965 que creó la fórmula para determinar qué jurisdicciones en todo el país requerían autorización previa antes de cambiar las reglas centradas en el voto.

Pero los esfuerzos de Manchin no lograron reunir suficiente apoyo republicano para romper una maniobra obstaculizadora.

El senador Jon Tester, un compañero demócrata centrista de Montana, dijo que los republicanos han demostrado ser intransigentes con respecto al derecho al voto.

“Es por eso que, hace 15 años, podías lograr que los republicanos votaran por John Lewis, pero hoy no puedes obtener ningún voto porque alguien ha establecido una línea roja y dijo que no la cruces”, expresó. Cuando se le preguntó si Manchin y Sinema podrían cambiar el filibusterismo, dijo: “No lo sé, creo que solo debemos continuar”.

Los miembros del Caucus Negro del Congreso expresaron el miércoles su frustración con el énfasis de Manchin en el bipartidismo, y el rehalero de la mayoría de la Cámara de Representantes, James Clyburn, enfatizó en específico cómo la 15.ª Enmienda a la Constitución, que otorgó el derecho al voto a los estadounidenses negros que antes habían sido esclavizados, fue aprobada en una votación de lista directa.

“Entonces tomamos una objeción, una grave objeción, cuando alguien nos dice que la legislación no puede tener credibilidad a menos que sea bipartidista”, dijo. “Nos dicen que la Enmienda 15 no tiene credibilidad”.

El senador demócrata Raphael Warnock de Georgia, quien ha sido un defensor a voz alta de cambiar las reglas en torno al filibusterismo para aprobar los derechos al voto, repitió el sentir y dijo que la única forma de aprobar los derechos de voto era cambiar las reglas.

“Creo que cuando miras la historia de nuestro país, el bipartidismo es un ideal importante, pero no puede ser lo único importante”, dijo. “Después de todo, la esclavitud era bipartidista, la segregación racial era bipartidista, la negación del sufragio femenino era bipartidista. ¿Sabes lo que no era bipartidista? La enmienda 13, que nos dio la Cláusula sobre protección igualitaria. La 15ª enmienda fue aprobada en una votación de lista. Llega el momento en que tienes que hacer lo correcto”.

La decepción para los demócratas llega en el momento en que se enfrentan a las elecciones de mitad de periodo de noviembre y podrían perder sus mayorías mínimas en la Cámara de Representantes y el Senado. De manera similar, Biden, quien fue elegido en gran parte debido al amplio apoyo de los votantes negros, ha visto sus números caer en las encuestas.

Una encuesta de la Universidad de Quinnipiac publicada el miércoles mostró que el índice de aprobación de Biden entre los votantes negros cayó al 57 por ciento, frente al 63 por ciento de noviembre.

Mientras Biden terminaba sus comentarios, reiteró su compromiso de aprobar los derechos al voto.

“No sé si lo lograremos, pero sé una cosa”, dijo. “Mientras tenga un respiro dentro de mí, mientras esté en la Casa Blanca, mientras esté comprometido, voy a luchar para cambiar la forma en que se mueven estas legislaturas”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in