La vacuna AstraZeneca parece reducir la transmisión de COVID-19

Variante del COVID-19 del Reino Unido se propaga rápidamente por Estados Unidos

De acuerdo a una investigación, esta cepa es hasta 40% más transmisible

Danielle Zoellner@dani__zoellner
lunes 08 febrero 2021 17:49
Read in English

Una variante del COVID-19 altamente transmisible que se detectó por primera vez en el Reino Unido ahora se ha extendido rápidamente por los Estados Unidos y se duplica aproximadamente cada 10 días, según un nuevo estudio.

El informe publicado el domingo, que no ha sido revisado por pares ni publicado en una revista, provino del servidor de prepublicación MedRxiv y predijo que la variante del Reino Unido, oficialmente conocida como B.1.1.7, podría convertirse en la variante COVID-19 más dominante en el país el próximo mes.

Esta variante probablemente ingresó al país en noviembre, según el grupo, dirigido por científicos del Instituto de Investigación Scripps en La Jolla, California.

Además de que la variante se duplica cada semana y media en el país, los investigadores también estimaron en el informe que era entre un 35 y un 40% más transmisible que cualquier otra cepa que apareció anteriormente en los Estados Unidos.

El mes pasado, el modelo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) predijo que la cepa del Reino Unido podría superar a todas las demás cepas en los Estados Unidos en marzo y que era un 50% más transmisible. Este último estudio ha reafirmado esa predicción.

"Nuestro estudio muestra que Estados Unidos está en una trayectoria similar a la de otros países donde B.1.1.7 se convirtió rápidamente en la variante dominante del SARS-CoV-2, lo que requiere una acción inmediata y decisiva para minimizar la morbilidad y la mortalidad por COVID-19", escribieron los investigadores en el estudio.

Los investigadores se han basado en la secuenciación del genoma para identificar las diferentes variantes en todo el país, en las que Estados Unidos ha tenido una menos cantidad a lo largo de la pandemia.

Florida se mencionó en el estudio porque el estado tiene la prevalencia más alta de la nueva variante según los datos actuales, ya que se ha duplicado cada 9.1 días y representa aproximadamente el 4% de los casos.

En Estados Unidos, la variante representa alrededor del 1 al 2% de los casos actualmente, señalaron los investigadores.

Ellos imploraron una acción inmediata del país, debido a que la nueva variante probablemente conduzca a un aumento en los casos y hospitalizaciones si se vuelve más dominante en el país.

"Estos hallazgos muestran que B.1.1.7 probablemente se convertirá en la variante dominante en muchos estados del país para marzo de 2021, lo que provocará nuevos aumentos repentinos de COVID-19 en el país", dijeron los investigadores.

El CDC ha confirmado 611 casos de la variante en 33 estados de todo el país, pero se estimó que el número real es significativamente mayor.

Los casos y las hospitalizaciones han disminuido en los Estados Unidos después de haber experimentado un aumento mortal debido a los meses de invierno y el incremento de los viajes por vacaciones. Pero el número de muertos seguía al alza y aumentó en un 2.4% en un promedio de siete días, detalló el lunes la directora de los CDC, ladoctora Rochelle Walensky, durante la sesión informativa de COVID en la Casa Blanca.

Los expertos han advertido que esta nueva variante podría causar otro aumento, en un momento en que los estados han levantado algunas restricciones de COVID-19 para los residentes.

Se está llevando a cabo una campaña de vacunación masiva en todo el país para vacunar a la mayor cantidad de estadounidenses rápidamente y evitar que cualquier variante futura cause un daño en la población.

Las primeras investigaciones han indicado que la variante del Reino Unido no afecta la eficacia de la vacuna contra el coronavirus. Actualmente, las vacunas de Pfizer y Moderna tienen autorización de uso de emergencia por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos.

Pero las dosis fueron menos efectivos contra la variante sudafricana, lo que influyó en los expertos en salud para que impulsaran al público a vacunarse a una tasa más alta para evitar que otras mutaciones afecten la eficacia de la vacuna.