“Así es como matan a los negros”: doctora muere de COVID después de publicar video quejándose de trato racista

La Dra. Susan Moore dijo que la hicieron sentir como una adicta a las drogas por pedir analgésicos a un médico blanco.

Richard Hall
jueves 24 diciembre 2020 18:42
<p>Dra. Susan Moore</p>

Dra. Susan Moore

Read in English

Una mujer negra que se quejó del trato racista del médico a cargo de su cuidado ha fallecido por complicaciones provocadas por el coronavirus.

Susan Moore, también médica, publicó un video emotivo a principios de este mes desde el hospital, donde recibía tratamiento por Covid-19, en el que describió que el médico le negó los medicamentos para el dolor.

“Me dolía mucho el cuello. Me duele mucho el cuello. Estaba destrozada.Me hizo sentir como si fuera una adicta a las drogas y sabía que yo era médica. No tomo narcóticos. Me dolía”, dijo la mujer de 52 años desde su cama de hospital, mientras luchaba por contener las lágrimas.

“Si fuera blanca, no tendría que pasar por eso. Ese hombre nunca regresó a disculparse”, agregó.

La Dra. Moore compartió el video en Facebook el 4 de diciembre, cinco días después de que ingresara en el hospital Carmel en Indiana. Continuó publicando actualizaciones durante su estadía.

La enviaron a casa cuando su condición mejoró, pero se deterioró rápidamente y fue readmitida poco después en un hospital diferente cuando su temperatura volvió a subir.

“Esa gente estaba tratando de matarme”, escribió después de tener que regresar al hospital. "Claramente todos tienen que estar de acuerdo en que me den de alta demasiado pronto".

Moore murió a causa de las complicaciones causadas por el coronavirus el domingo, poco más de dos semanas después de la publicación del video.

Su historia ha provocado la ira de los profesionales de la salud y prendió los focos rojos sobre las desigualdades raciales en el sistema de salud de Estados Unidos en medio de una pandemia que ha afectado de manera desproporcionada a las personas de color.

Los afroamericanos tienen casi cuatro veces más probabilidades de ser hospitalizados debido al virus y tres veces más probabilidades de morir que los estadounidenses blancos. Lo mismo ocurre con los hispanos y latinos.

Numerosos estudios identificaron estas desigualdades al principio de la crisis y las atribuyeron a la injusticia racial tanto dentro como fuera de la atención sanitaria. Los expertos han notado que muchas personas de color trabajan en industrias esenciales donde es más probable que contraigan el virus. También es más probable que esos trabajos sean mal pagados, lo que afecta el acceso al seguro de salud y está relacionado con una mayor prevalencia de condiciones subyacentes.

Lo que hace que el tratamiento de Moore sea aún más atroz es que ella misma es médica: cuando habló sobre la atención que estaba recibiendo, lo estaba haciendo como paciente y como profesional médica. En ambos casos, fue ignorada.

En su video, dijo que se vio obligada a justificar repetidamente el dolor que sentía y que el médico blanco que la trataba la trató con sospecha.

“Dijo que no lo necesita. Ni siquiera te falta el aliento. Dije 'sí, lo necesito'. Luego continuó diciendo 'no calificas'. Luego dijo además 'deberías irte a casa ahora mismo, no me siento cómodo dándote más narcóticos'”, relató Moore.

“Hablé con un defensor de pacientes que me dejó con ganas. Entonces comencé a pedir que me enviaran a otro hospital donde pudieran atenderme”, agregó.

Poco después, dijo que los médicos le realizaron nuevas exploraciones de pecho que mostraron que se estaba deteriorando.

“Así es como mueren los negros cuando los envías a casa y no saben cómo luchar por sí mismos”, dijo Moore en el video.

IU North, el sistema de salud responsable de la atención de Moore, dijo en un comunicado que no podía comentar sobre un paciente específico, pero que está “comprometido con la equidad y la reducción de las disparidades raciales en la atención médica, nos tomamos muy en serio las acusaciones de discriminación e investigar todas las acusaciones".

"Las opciones de tratamiento a menudo son acordadas y revisadas por expertos médicos de una variedad de especialidades, y respaldamos el compromiso y la experiencia de nuestros cuidadores y la calidad de la atención brindada a nuestros pacientes todos los días", agregó.

La Dra. Moore deja un hijo de 19 años y dos padres ancianos que sufren de demencia. Tras su muerte, un médico local que estaba en contacto con ella creó una página de recaudación de fondos para apoyarlos.

“Susan fue una doctora fenomenal. Le encantaba practicar la medicina, le encantaba ser miembro de Delta Sigma Theta Sorority, Inc, le encantaba ayudar a la gente y no se disculpaba por ello”, decía.