Presentan polémica isla artificial valuada en 260 millones de dólares frente a Manhattan

El proyecto del magnate de los medios de comunicación tardó casi una década en hacerse realidad

Gustaf Kilander
lunes 24 mayo 2021 12:41
A J Balvin le niegan la entrada en una tienda de Nueva York
Read in English

Little Island, un nuevo parque público que flota en el río Hudson, en el lado oeste de la ciudad de Nueva York, se abrirá al público el 21 de mayo.

El magnate de los medios de comunicación Barry Diller concibió el parque y el lugar de actuación, y aportó 260 millones de dólares para su construcción.

Se necesitó casi una década de lanzamientos, empujones públicos, negociaciones y una intervención final del gobernador Andrew Cuomo en 2017 para resolver finalmente el destino del proyecto.

“Teniendo en cuenta la cantidad de revoluciones por las que ha pasado, de empezar a morir y volver a empezar, me quedé asombrado cuando pude mirar hacia arriba y verlo”, dijo Diller a WSJ. Magazine: “Seguí caminando y sentí una alegría pura y real, algo que no puedo decir que ocurra muy a menudo”.

Diller, de 79 años, se convirtió en presidente de Paramount Pictures a los 32 años, y más tarde fue presidente y consejero delegado de Fox Studios y ocupó los mismos cargos en QVC en la década de 1990. Actualmente es presidente del holding IAC y de Expedia Group.

Asimismo tiene una fundación junto con su esposa, la diseñadora de moda Diane von Furstenberg, de 74 años, que donó decenas de millones de dólares para restaurar el High Line, un parque público construido sobre un ferrocarril en desuso, que se inauguró en 2009.

Diller indicó que la fundación ha donado otros 260 millones de dólares para construir Little Island y ha prometido otros 120 millones de dólares durante la próxima década para el mantenimiento y las actuaciones. La ciudad de Nueva York aportó 17 millones de dólares y el Estado 4 millones para el proyecto.

Leer más: Rapero A$AP Rocky habla sobre la participación de Trump en su arresto

El parque se ha construido en el lugar que ocupaba el muelle 54 e incluye senderos, césped y muchos árboles. También cuenta con tres escenarios para actuaciones en directo, además de lo que el Diller llama “una discoteca al aire libre”.

Entre el 15 de junio y finales de septiembre se celebrarán unos 500 eventos.

“Esto es sólo para el placer de la gente. No tiene ningún otro propósito”, aseguró Diller a WSJ. Magazine. “Para mí, si subes por ese puente y dejas atrás Nueva York, y entras en nuestro pequeño Oz, y te produce placer, todo ha merecido la pena. No cura el cáncer, pero es muy bueno para el espíritu de la vida”.

La reunión para poner en marcha el proyecto en 2012 tuvo lugar el día en que la ciudad de Nueva York fue azotada por primera vez por el huracán Sandy. El proyecto se canceló posteriormente en 2017, pero más tarde volvió a cobrar vida.

“Pasamos años diciendo: “¿Podemos siquiera construir esta cosa?”. recordó Diller al medio.

Añadió que “se necesitó un año entero” para que un arquitecto “configurara la ingeniería para que un recipiente individual fuera lo suficientemente grande como para contener la tierra para albergar árboles de ese tamaño”. Así que sólo el proceso de diseño llevó mucho tiempo. Luego, nos demandaron”.

A partir de 2015, un grupo liderado por The City Club of New York reclamó en múltiples demandas que el Hudson River Park Trust y el Departamento de Conservación Ambiental del Estado no evaluaron adecuadamente el impacto ambiental del proyecto y no fueron lo suficientemente transparentes.

Estas reclamaciones fueron rechazadas y las demandas en los Tribunales Supremo y de Apelación del Estado de Nueva York han sido desestimadas. Pero en otra demanda de 2017, un juez del Tribunal de Distrito de Estados Unidos falló en cambio a favor del grupo y se ordenó la paralización del proyecto.

Diller señaló a WSJ. Magazine: “El día en que debíamos pedir cemento por valor de 80 millones de dólares, nuestros abogados dijeron que [el grupo opositor] podía conseguir una orden judicial. No sólo tendría todo ese cemento sin ningún lugar donde colocarlo, sino que también tendría que deshacer todo lo que había hecho hasta entonces. Ya habíamos invertido 45 millones de dólares. Pensé que era una locura. Diane y los niños dijeron: Deja esto. Ve donde te quieran”.

“Curiosamente, cuando dijimos que no lo íbamos a hacer, de repente más gente pensó que era una buena idea. Uno de ellos fue Cuomo”, continuó Diller, añadiendo que el gobernador de Nueva York le llamó y le dijo: “Sé que te sientes así ahora, pero no voy a olvidar esto. Guárdatelo en la cabeza y te lo volveré a preguntar más tarde”.

Diller añadió: “Le dije: No, no lo creo, y colgué. Un mes después, y se lo agradezco, me llamó y me dijo: ‘Creo que puedo resolver esto. Puedo conseguir que se retire la demanda y darte el apoyo moral... si no es demasiado tarde’. Habíamos dado a todos su indemnización, cancelamos todos los contratos. Tuve que volver y preguntar si podíamos volver a organizar esto. Le di al equipo 10 días y, al final, todos se mostraron muy dispuestos a volver”.

El City Club de Nueva York aceptó poner fin a su proceso judicial contra el proyecto en octubre de 2017.