Guantánamo: Dentro del centro de detención mientras guerra contra terrorismo se desvanece

Richard Hall viaja a la base estadounidense en Cuba para averiguar qué sigue para el campamento que simboliza la respuesta estadounidense al 11 de septiembre, quizás más que cualquier otra cosa

jueves 22 julio 2021 16:43
Las últimas tropas estadounidenses se retiran de la base aérea de Bagram en Afganistán
Read in English

El anciano preso entra arrastrando los pies en la sala, guiado a su asiento en la parte delantera por guardias uniformados. Nashwan al-Tamir, vestido con una túnica blanca y una larga barba, no se detiene a estudiar las filas de personas que llenan la sala, y aunque lo hiciera le costaría encontrar algo familiar.

En los casi 15 años transcurridos desde su captura, y en los siete en los que se ha enfrentado a los cargos formales de ser un operativo de alto nivel de Al Qaeda que supervisó planes para atacar a los estadounidenses en Afganistán, este iraquí de 60 años ha pasado por cuatro jueces, 20 abogados defensores y varios equipos de acusación. La sala del tribunal de la base naval de Guantánamo (Cuba) se ha trasladado y la base en la que se encuentra se ha ampliado. La única constante en estos procedimientos es el propio Tamir, pero ha envejecido y se mueve más lentamente ahora, debido a una enfermedad degenerativa.

El mundo exterior también ha cambiado drásticamente en ese tiempo. Cuatro presidentes diferentes han ocupado la Casa Blanca desde que fue detenido en 2006. Las tropas estadounidenses abandonarán Afganistán a finales de agosto y, con ellas, terminará la “guerra contra el terror”, que duró décadas y en la que Tamir está acusado de ser un combatiente.

En el ocaso de esta larga guerra, The Independent tuvo acceso a la Bahía de Guantánamo para asistir a la última audiencia de Tamir en este centro secreto y controvertido.

Susan Hensler, principal abogada defensora de Tamir desde 2017, dice que el sistema de tribunales militares a través del cual su cliente está siendo procesado aquí en Guantánamo todavía tiene que ponerse al día con la nueva realidad. “Guantánamo es el único lugar del mundo en el que se sigue librando la guerra de Afganistán”, explica a The Independent tras la última audiencia.

“Este proceso no funciona. El hecho de que el juicio del 11-S siga en marcha 20 años después es una buena prueba de que no funciona. El hecho de que el juicio de mi cliente lleve siete años y que hoy estemos discutiendo cómo empezar de nuevo desde el principio, de nuevo, es una prueba de que no funciona.”

En la primera audiencia pública en más de 500 días, un nuevo juez está jurando su cargo. Todo un equipo de fiscales, personal de la defensa y del tribunal -así como un pequeño número de periodistas- han volado a la isla para participar en el asunto, en gran parte procesal. Hay retrasos cuando la silla de ruedas del acusado no llega al tribunal, y también cuando los guardias olvidan su medicación. La audiencia dura dos días, momento en el que todos vuelan a casa nuevamente.

Estos retrasos no son en absoluto inusuales. En este caso se han redactado unas 40 mil páginas de informes y órdenes y 3 mil páginas de transcripciones, pero el juicio de Tamir aún no ha comenzado. Lo mismo ocurre con los presuntos autores intelectuales de los atentados del 11-S, que pusieron en marcha todo este asunto. La justicia, si es que la hay, avanza lentamente en Guantánamo.

Leer más: Joe Biden ha sido un crítico de la guerra en Afganistán. Su decisión de retirarse no debería ser una sorpresa

La extraordinaria estructura cuasi judicial que funciona aquí tras el 11 de septiembre, para procesar a los que el Pentágono describe como “lo peor de lo peor”, no se construyó pensando en la eficacia. Los procesos diseñados para eludir el sistema judicial estadounidense y sus protecciones han retrasado y prolongado los juicios de los detenidos aquí durante años.

Se dice que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está trabajando discretamente para cerrar el centro de detención, que se convirtió en sinónimo de los excesos de la guerra contra el terrorismo durante los años de George W. Bush. El lunes, trasladó al primer prisionero de la administración: un marroquí llamado Abdullatif Nasser que había sido capturado en Afganistán en 2002.

Desde la llegada de la primera tanda de 20 prisioneros en 2002, unos 780 detenidos han pasado por esta instalación insular. Cientos de ellos han sido liberados sin cargos, algunos trasladados a terceros países, y 39 permanecen.

Los que concibieron el uso de la base naval como centro de detención lo vieron como un lugar en el que se podía mantener a los detenidos fuera de los límites de la ley estadounidense. Se podía interrogar en secreto a un gran número de prisioneros para obtener información. Muchos de los encarcelados aquí fueron sometidos a torturas, como el waterboarding, la privación del sueño, el acoso sexual y los abusos físicos. Algunos también fueron torturados en “sitios negros” de la CIA antes de su llegada.

Las imágenes de los primeros detenidos que llegaron a Camp X-Ray, un centro de detención temporal rodeado de alambre de espino y torres de vigilancia, se convirtieron en sinónimo de la respuesta de Estados Unidos al 11-S, tanto como de las guerras de Irak y Afganistán. Para muchos, fueron un potente símbolo de cómo Estados Unidos comprometió sus valores en la búsqueda de la justicia.

Mirando desde una colina, todavía se pueden ver los contornos de un complejo que en su día atrajo las miradas del mundo. Las torres de vigilancia, los tejados ondulados de las celdas de detención y las salas de interrogatorio y el perímetro de alambre de espino en espiral permanecen. En esta vista, casi 20 años después, faltan los hombres con los ojos vendados, con sus característicos monos naranjas, arrodillados en el suelo.

Sólo se utilizó durante unos meses antes de que los presos fueran trasladados a un centro más permanente. La maleza se ha apoderado de él; las estructuras de madera están podridas y todo se ha vuelto de un marrón opaco y oxidado.

Desde que se inauguró el campo X-Ray, los grupos de derechos humanos han pedido su cierre, así como el de los centros de detención sucesores en Guantánamo. En un informe publicado a principios de este año, en el que se denunciaban “continuas violaciones de los derechos humanos” en la base, Amnistía Internacional volvió a pedir a Biden que cerrara la prisión.

“Se trata de detenciones que están ineludiblemente ligadas a múltiples estratos de conductas ilegales del gobierno a lo largo de los años: traslados secretos, interrogatorios en régimen de incomunicación, alimentación forzada de huelguistas de hambre, tortura, desaparición forzada y falta total de garantías procesales”, ha declarado Daphne Eviatar, directora de seguridad del programa de Derechos Humanos de Amnistía.

“Se trata de algo más que de las 40 personas que siguen recluidas en Guantánamo: se trata también de los delitos de derecho internacional cometidos en los últimos 19 años y de la continua falta de rendición de cuentas por ellos. Se trata también del futuro, a medida que nos acercamos al 20º aniversario de los atentados del 11-S y nos esforzamos por lograr una justicia duradera.”

Al impulsar el cierre del centro de detención de Guantánamo, Biden pretende triunfar donde su predecesor demócrata fracasó. Barack Obama hizo campaña por el cierre del complejo penitenciario, al considerarlo una afrenta a los valores estadounidenses.

“En los oscuros pasillos de Abu Ghraib y en las celdas de detención de Guantánamo, hemos comprometido nuestros valores más preciados”, aseguró el Presidente Obama en la campaña electoral de 2007.

Emitió una orden ejecutiva para cerrarla en su segundo día en la Casa Blanca en 2009. Pero aunque la población penitenciaria se redujo de 245 a 41 detenidos durante sus dos mandatos, Guantánamo siguió abierta. El Congreso se negó a permitir el traslado de los detenidos a Estados Unidos.

Casos complejos como el de Tamir demuestran las dificultades a las que se enfrentará Biden.

Tamir, acusado con el nombre de Abd al Hadi al Iraqi, fue detenido en Turquía en octubre de 2006. Las acusaciones del gobierno estadounidense alegan que intentaba viajar a Irak para “asesorar y ayudar” a Al Qaeda. También se le acusa de dirigir a combatientes que llevaron a cabo ataques contra tropas estadounidenses y civiles en Afganistán.

En el sistema de comisiones militares, los jueces que las presiden rotan cada pocos años, un proceso que garantiza la repetición y los retrasos. Para complicar aún más las cosas, se descubrió que uno de los anteriores jueces del caso de Tamir tenía un conflicto de intereses, lo que significa que es posible que haya que volver a dictar todas sus sentencias.

La celebración de los juicios en Guantánamo, fuera del sistema judicial estadounidense, significa que los equipos de la acusación y de la defensa tienen que ser trasladados en avión para cada audiencia con un coste enorme. Una investigación de The New York Times estimó el coste total de la detención y los juicios en la isla en 13 millones de dólares (9.5 millones de libras) por cada preso al año.

También hay una capa de secretismo en los procedimientos que, según Hensler, el abogado de Tamir, impide que su cliente tenga un juicio justo. “Todos los casos de comisiones militares tienen como protagonista a alguien que ha sido torturado y maltratado por el gobierno estadounidense”, afirma. “Con el sistema de comisiones militares, simplemente no podemos acceder a los documentos y a los testigos que necesitamos para averiguar más sobre ese maltrato que podemos presentar en el expediente”.

En cuanto a lo que debería hacerse con el centro de detención y la comisión militar, sostiene que: “la guerra ha terminado y ese debería ser el fin de esta comisión”.

Matthew C. Waxman, profesor de Derecho de la Universidad de Columbia y ex funcionario del Pentágono que supervisó los asuntos de los detenidos en la administración Bush, también se encuentra entre los que creen que el centro debe cerrarse.

Waxman trabajó a las órdenes de Condoleezza Rice en el Consejo de Seguridad Nacional de 2001 a 2003, y como primer subsecretario de Defensa para asuntos de detenidos en 2004 y 2005.

Waxman explica a The Independent que el gobierno de Estados Unidos “aceptó” la propuesta legal de poder detener a combatientes de Al Qaeda en la base mientras durara la guerra contra esa organización, “pero nunca se ha planteado del todo qué ocurriría si la guerra se prolongara indefinidamente, durante décadas”.

El proceso real de cierre de las instalaciones, dice, está plagado de dificultades.

“Es fácil criticar Guantánamo, pero es difícil poner en práctica alternativas. Ha sido políticamente imposible trasladar a los detenidos a Estados Unidos, y conseguir que los países extranjeros acepten a algunos de ellos ha sido difícil”, afirma.

“Algunos de los detenidos que permanecen incluyen a los principales líderes de Al Qaeda y a los conspiradores del 11-S que Estados Unidos no ha podido procesar pero que no está dispuesto a dejar ir o a trasladar”.

Cuando se le pregunta si hay lecciones que aprender del uso de la base como centro de detención, comenta: “Había una necesidad urgente de tratar las difíciles cuestiones de la detención después del 11-S, pero la política de Guantánamo se hizo inicialmente con una atención inadecuada a los costes a largo plazo.”

Los habitantes de la base naval de Guantánamo parecen en su mayoría inmunes al debate que se desarrolla en el exterior. Repartidos en 45 millas cuadradas de puerto natural, albergan a unos 6 mil militares, civiles, contratistas, familias y trabajadores inmigrantes.

La base se parece más a una ciudad estadounidense que a una instalación militar. Tiene un McDonald’s, una bolera, varios restaurantes, playas y carreteras pavimentadas. A pocos minutos del tristemente célebre Campamento X-Ray hay grandes casas familiares con jardines. Se están construyendo nuevos edificios en una de las calles principales.

Es un error común pensar que los esfuerzos por “cerrar Guantánamo” significarían el cierre de toda la base, que es en sí misma es objeto de controversia. Esas discusiones se refieren únicamente al centro de detención y a los tribunales que lo acompañan.

EE.UU. controla la bahía desde 1898, cuando se la arrebató a los españoles durante la Guerra Hispanoamericana. En 1903 firmó con el gobierno cubano un contrato de arrendamiento indefinido de la base que no tiene fecha de vencimiento. El gobierno cubano dice hoy que la base es ilegal y ha pedido repetidamente su retirada. Pero la importancia estratégica de la base para la presencia de Estados Unidos en el Caribe hace poco probable que la abandone a toda prisa.

El nuevo oficial al mando de la base, el capitán Samuel White, se empeña en hacer ver a los visitantes que la prisión es sólo una pequeña parte de lo que ocurre aquí. Mientras que él supervisa las operaciones de la base, hay un mando separado a cargo de la prisión y de la comisión militar.

“La exposición que recibió con base al centro de detención es comprensible, pero no es la única función de esta instalación”, menciona a The Independent en su oficina con vistas al océano.

“Esta instalación lleva aquí más de cien años, así que el hecho de que lleve aquí cien años demuestra que es más que una prisión, es más que un centro de detención”.

El capitán White compara su papel como comandante de la base con el de un propietario que supervisa a sus inquilinos, uno de los cuales resulta ser un centro de detención.

“No estoy haciendo un juicio sobre lo bueno, lo malo, lo que sea, si hay que dejar algo atrás. Un inquilino está aquí para hacer una misión específica y tenemos la obligación de velar por la seguridad de todo el personal de esta instalación”.