Joe Biden ha sido un crítico de la guerra en Afganistán. Su decisión de retirarse no debería ser una sorpresa

En 2009, cuando el entonces presidente Barack Obama sopesaba la posibilidad de aumentar el número de tropas en Afganistán, Biden se convirtió en una voz disidente contra la petición del entonces general Stanley McChrystal

Eric Garcia
viernes 09 julio 2021 19:27
Biden defiende la retirada de Afganistán
Read in English

En 2009, sólo unos días antes de jurar su cargo como vicepresidente, Joe Biden dio una visión sombría del estado de la guerra en Afganistán, declarando a The New York Times que la situación se había “deteriorado significativamente” y que “va a ser un trabajo duro”.

Ahora, como presidente, Biden lidera la retirada de Estados Unidos de Afganistán tras dos décadas de conflicto y más de dos mil vidas estadounidenses perdidas, además de innumerables civiles afganos. Por su parte, el Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ha hecho lo propio, anunciando la salida de las tropas británicas de Afganistán.

Sin embargo, quedan muchos interrogantes, sobre todo porque los talibanes han conseguido importantes avances en todo el país. Y Biden se ha mostrado cauteloso cuando los periodistas le han preguntado sobre la retirada.

Pero si Biden ha demostrado ser políticamente flexible en todo, desde el aborto hasta los derechos LGBT+ y la economía, su escepticismo sobre la construcción de la nación en Afganistán es un principio animador constante de su política durante más de una década, a menudo en contra de las voces más establecidas en materia de asuntos exteriores.

En 2009, cuando el entonces presidente Barack Obama sopesaba la posibilidad de aumentar el número de tropas en Afganistán, Biden se convirtió en una voz disidente contra la petición del entonces general Stanley McChrystal de aumentar las fuerzas.

En su lugar, Biden quería centrarse en el “CT Plus”, que hacía hincapié en la construcción de las fuerzas de seguridad de Afganistán, la lucha contra el terrorismo contra Al Qaeda y el intento de eliminar algunos combatientes talibanes.

Es posible que Biden también tuviera reservas sobre la construcción de la nación debido al hecho de que su hijo Beau sirvió en la Guardia Nacional de Delaware antes de entrar él mismo en la política. Durante un enfrentamiento con Richard Holbrooke, el enviado especial de Obama a Afganistán y Pakistán, Biden espetó: “¡No voy a enviar a mi hijo a arriesgar su vida en nombre de los derechos de las mujeres!”. Añadió que “simplemente no funcionará, no están allí para eso”. La muerte del menor de los Biden por un cáncer cerebral en 2015 fue una de las muchas razones por las que su padre renunció a presentarse a la presidencia en 2016.

La posición de Biden lo puso en desacuerdo con muchos funcionarios de la administración Obama, incluyendo a la entonces secretaria de Estado Hillary Clinton y al entonces secretario de Defensa Robert Gates, que apoyaban un aumento de las tropas.

Leer más: “Es una pregunta tonta”: Biden responde a periodista que le preguntó si confiaba en los talibanes

Las discrepancias de Biden también le valieron el escarnio de algunos en los círculos de seguridad nacional. En un infame perfil de 2010 de McChrystal en Rolling Stone, se citaba al entonces general bromeando con que había escuchado mal el nombre de Biden: “Bite Me”. Gates escribió en sus memorias de 2014 que, aunque creía que Biden era un “hombre íntegro”, pensaba que “se ha equivocado en casi todas las cuestiones importantes de política exterior y seguridad nacional de las últimas cuatro décadas”.

Del mismo modo, si Biden se hubiera enfrentado a Clinton en 2016 por la nominación presidencial demócrata, sus puntos de vista opuestos sobre Afganistán habrían sido una importante línea divisoria entre los dos candidatos. De hecho, Clinton, junto con la ex secretaria de Estado Condoleezza Rice, expresó su preocupación por la retirada de las tropas ante la Comisión de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes a principios de este año.

Pero las críticas de Biden persisten. Diez años después de su viaje previo a la toma de posesión, en medio de las revelaciones del Washington Post en su profunda inmersión en documentos sobre la guerra, Biden, entonces candidato a la nominación demócrata para la presidencia, dijo durante un debate que “reconstruir ese país en su totalidad está más allá de nuestra capacidad”.

Esto no significa que el presidente sea una paloma. Cuando era senador, fue presidente y demócrata de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado y apoyó la acción militar en Bosnia y Kosovo. Al igual que muchos demócratas, Biden apoyó la guerra de Irak antes de que se desvinculara de la empresa. En los días posteriores a los atentados del 11 de septiembre, Biden se unió a otros 97 senadores en la autorización del uso de la fuerza que puso en marcha la actual Guerra contra el Terrorismo.

Del mismo modo, en su discurso para anunciar la retirada de Afganistán en abril, Biden aseguró que Estados Unidos reorganizaría sus activos para evitar la aparición de terroristas y afirmó que la naturaleza metastásica del terror era la razón por la que la presencia militar en Afganistán no tenía sentido.

Al mismo tiempo, la decisión de Biden de retirarse de Afganistán demuestra que no considera que merezca la pena gastar recursos nacionales. Por supuesto, no es el primer presidente que mira la guerra con escepticismo. Su predecesor, Donald Trump, ya calificó la guerra de “desastre total” antes de aumentar el número de tropas.

Es probable que el plan de Biden siga recibiendo críticas, sobre todo si Afganistán se desmorona o cae en el caos una vez que las últimas tropas abandonen la región. Pero ahora, como comandante en jefe, después de que sus críticos hayan dominado gran parte de la discusión en Afganistán con Estados Unidos aún empantanado en el conflicto, Biden tiene la oportunidad de ver si su estrategia es mejor.