“Destripador de Hollywood” que mató a la novia de Ashton Kutcher condenado a muerte por dos asesinatos

Michael Gargiulo enfrenta más cargos en Illinois, ya que las autoridades creen que es posible que haya más víctimas

Oliver O'Connell
lunes 19 julio 2021 16:32
Danny Trejo, de la cárcel a Hollywood: "Todo el mundo piensa que soy un hombre malo pero no lo soy"

El “Destripador de Hollywood” ha sido condenado a muerte por los brutales asesinatos de dos mujeres, incluida la novia del actor Ashton Kutcher, y el intento de asesinato de otra.

Michael Gargiulo fue declarado culpable de los cargos en agosto de 2019 por un jurado de California, pero los retrasos procesales y la pandemia de coronavirus retrasaron la sentencia.

El caso recibió atención nacional ya que una de las víctimas, Ashley Ellerin, tenía planes de salir con Kutcher la noche en que fue asesinada. El actor testificó durante el juicio.

Gargiulo mantiene su inocencia, pero los fiscales construyeron una imagen de él como un asesino que se presentaba como un vecino amistoso y personal de mantenimiento antes de irrumpir en sus casas y apuñalarlas hasta la muerte.

También se le conocía como “el asesino de la puerta de al lado”.

El juez del Tribunal Superior de Los Ángeles, Larry P. Fidler, calificó el viernes sus crímenes de “despiadados y aterradores”, en la sentencia, mientras los familiares de las víctimas lloraban.

Fidler dijo que “dondequiera que Gargiulo iba, la muerte y la destrucción le seguían”, en la audiencia que duró todo el día.

Gargiulo fue declarado culpable del asesinato en 2001 de Ashley Ellerin, una estudiante de diseño de moda de 22 años, en su casa de Hollywood mientras se preparaba para salir con Kutcher.

Leer más: Escuela de la vida: los estudiantes estadounidenses frente al racismo, la injusticia y la pandemia

Al declarar en el juicio, Kutcher afirmó que llegó tarde a recoger a Ellerin, que no respondió a su puerta.

Cuando miró dentro vio manchas de sangre que pensó que eran de vino derramado. Ellerin fue encontrada con 47 puñaladas.

Su padre, Michael Ellerin, que había visitado a su hija horas antes de que muriera, habló del sufrimiento de su familia y de la larga espera de justicia.

Mencionó que tuvo la tentación de imitar el “grito lastimero y los lamentos primarios de su esposa Cynthia al enterarse de que Ashley había sido asesinada”.

Añadió que su muerte “marcó el comienzo de una vida alterada, disminuida y desgarradora”.

Gargiulo también fue condenado por el asesinato de María Bruno, de 32 años y madre de cuatro hijos, en su casa de El Monte, al este de Los Ángeles, en 2005. A Bruno le cortaron los pechos y le quitaron los implantes.

También fue declarado culpable del intento de asesinato de Michelle Murphy en 2008.

Murphy se enfrentó a él en su apartamento de Santa Mónica, obligándole a huir y a dejar un rastro de sangre que condujo a su posterior detención por los otros dos asesinatos. Fue una testigo clave en el juicio.

Antes de la sentencia, Murphy aseguró en el tribunal: “Hasta el día de hoy, pasar la noche sola me crea un mundo de miedo”.

Lloró al hablar de su encuentro con las familias de las dos mujeres que no sobrevivieron a los ataques.

“¿Cómo es justo que las acciones de una persona puedan destruir la vida de tantos?”, declaró.

Gargiulo es un antiguo reparador de aires acondicionados y calentadores, portero de discoteca y aspirante a actor. Antes de la sentencia, se quejó airadamente de que sus abogados le habían impedido subir al estrado en su defensa.

“Voy a ir al corredor de la muerte injustamente”, testificó Gargiulo. “Yo sí quería declarar y me han bloqueado mi opción fundamental”.

Ahora se espera que Gargiulo sea extraditado a Illinois en relación con el asesinato de Tricia Pacaccio en 1993 en su ciudad natal, Glenview.

En 2011, el fiscal del condado de Cook le acusó de asesinato en primer grado de Pacaccio.

En su juicio en California, los fiscales pudieron presentar numerosas pruebas de ese caso para establecer un patrón y presentar a Gargiulo como un asesino en serie. Los investigadores creen que puede haber más víctimas.

California no ha ejecutado a nadie desde 2006 y el gobernador demócrata Gavin Newsom ha detenido las ejecuciones mientras esté en el cargo.

Los tribunales siguen actuando con la hipótesis de que las ejecuciones se reanudarán algún día.

Con reportajes de Associated Press