El terrorífico asesino en serie que mató al menos a nueve mujeres y se salió con la suya

Durante años, decenas de crímenes sin resolver han pasado desapercibidos en Estados Unidos. Sheila Flynn hace una crónica de los casos más extraños y espeluznantes

lunes 14 febrero 2022 21:16
<p>Se cree que el asesino en serie de la autopista de New Bedford mató al menos a once mujeres; nueve fueron encontradas abandonadas en las principales carreteras cercanas a la ciudad de Massachusetts en torno a 1988/89 </p>

Se cree que el asesino en serie de la autopista de New Bedford mató al menos a once mujeres; nueve fueron encontradas abandonadas en las principales carreteras cercanas a la ciudad de Massachusetts en torno a 1988/89

Read in English

Nadie relacionó entre sí los hechos cuando las mujeres empezaron a desaparecer.

Corría el año 1988 en New Bedford, Massachusetts, un concurrido puerto marítimo lleno de familias de clase trabajadora que solían crecer, comprar casas y quedarse en la zona. Como es habitual en un puerto, sobre todo en los años 80, la pequeña ciudad de Nueva Inglaterra estaba luchando contra las drogas.

Así que la policía tardó un poco en darse cuenta de la existencia de un patrón a medida que iban apareciendo muertas las jóvenes, la mayoría de ellas adictas, prostitutas o ambas.

Una vez que lo hicieron, sin embargo, se hizo evidente que New Bedford se enfrentaba a un asesino en serie, que se aprovechaba de los más vulnerables, que posiblemente era policía y que tendía a deshacerse de los cuerpos cerca de la autopista o de las carreteras principales.

Y, tras asesinar a lo que se cree que son al menos 11 mujeres, ese asesino nunca fue encontrado.

“Algunas de las teorías son que está en la cárcel, o que ha muerto y por eso ha dejado de hacerlo, o que se ha alejado y tal vez esté matando en otro lugar”, declara a The Independent la autora Maureen Boyle, una profesora que cubrió los casos cuando era una joven periodista. Añade que la falta de respuestas constituye “lo más frustrante para todos”, y un temor latente.

El policía estatal Kevin Butler, en el extremo derecho, en la rampa de entrada a la interestatal 195 en Dartmouth, en dirección oeste, donde el perro de Andy Rebmann encontró los restos de Dawn Mendes en noviembre de 1988 (foto del Standard-Times por Jack Iddon)

La señora Boyle, que escribió un libro en 2017 sobre los asesinatos sin resolver titulado Shallow Graves: The Hunt for the New Bedford Highway Serial Killer, señala que abundan múltiples teorías sobre los asesinatos, y que el tamaño del grupo de sospechosos es “aterrador”.

“Hay que dar un paso atrás y darse cuenta: Dios mío, hay tanta gente que podría ser capaz de hacer esto”, menciona. “Realmente es aterrador”.

Los restos irreconocibles de la primera víctima conocida, Debra Medeiros, fueron descubiertos en julio de 1988 por un automovilista que pasaba cerca de la ruta 140 en dirección norte en Freetown, Massachusetts. A las pocas semanas, apareció el cadáver de otra mujer; su novio había reportado la desaparición de Nancy Lee Paiva, madre de dos hijos, y aunque su cuerpo fue encontrado cerca de la I-195, solo fue identificado meses después.

Mientras tanto, empezaron a aparecer más víctimas desaparecidas o muertas. Estaban Mary Rose Santos, de 26 años, también madre; Sandra Botelho, que se fue de casa sin dejar rastro el 11 de agosto de 1988; Dawn Mendes, de 25 años, que desapareció el 4 de septiembre; la mujer de Cape Cod Rochelle Dopierala, de 28 años; Debroh Lynn McConnell, de 25 años, y la adolescente de New Bedford Christina Monteiro. Debra Greenlaw DeMello, de 35 años, fue encontrada muerta después de salir de un programa de liberación de trabajo; el cuerpo de Robbin Rhodes fue encontrado en marzo de 1989.

Los residentes de New Bedford se unieron a los amigos y familiares de las víctimas en una marcha con velas por las calles de New Bedford en diciembre de 1988 (foto del Standard-Times por Ron Rolo)

Los cuerpos de Monteiro, de 19 años, y de Marilyn Roberts, de 34, nunca fueron encontrados, pero se presume que fueron presa del mismo asesino. Las víctimas dejaron un total de 15 hijos entre las dos.

New Bedford está muy poblada por personas que emigraron de Portugal y sus descendientes, muchos de los cuales trabajan en la industria pesquera; hasta hoy existe una emisora de radio en portugués en la región. Y muchas de las mujeres procedían de esa comunidad tan unida, que estaba horrorizada no solo por los asesinatos y las desapariciones, sino por los problemas de drogas que esperaban que se resolvieran algún día.

“No se trata solo de mujeres que fueron encontradas muertas”, explica Boyle a The Independent. “Eran mujeres que... tenían familia, a las que se echaba de menos”.

Y añade: “Estas no eran personas desechables. Eran personas a las que se quería, y eran personas que tenían un pasado antes de las drogas, y a las que se les arrebató el futuro que podrían haber tenido después de las drogas porque alguien se aprovechó de ellas porque eran vulnerables... hasta el día de hoy, las familias siempre se preguntan: ‘¿Quién es?’ Porque todo el mundo tiene una teoría”.

La periodista Maureen Boyle, que ahora enseña en el Stonehill College, cubrió los asesinatos en la década de 1980 y escribió un libro en 2017 titulado Shallow Graves: The Hunt for the New Bedford Highway Serial Killer

La primera persona con una teoría fue un oficial de policía local que notó las similitudes en los antecedentes de las jóvenes. Puede que el detective de la policía de New Bedford John Dextradeur no fuera capaz de identificar inmediatamente a un culpable, pero adivinó que había un delincuente en serie responsable, y convenció a los superiores para que convocaran un grupo de trabajo meses después de que se encontrara el primer cadáver.

No pasó mucho tiempo antes de que los investigadores identificaran a más de un posible sospechoso.

Un abogado local con conexiones con varias de las víctimas despertó el continuo interés de los detectives. Kenneth Ponte había representado a Santos, había trabajado con Paiva, supuestamente había salido con Rhodes y en un momento dado había acogido a Dopierala; además, al parecer Mendes también había sido vista en su casa.

Él mismo había sido adicto a la heroína antes de estudiar derecho, aprobar el examen de abogacía e incluso obtener un puesto de ayudante del sheriff, con placa y pistola incluidas.

“Las chicas de la calle contaban historias sobre su paranoia, cómo las llevaba a su casa, echaba el cerrojo y no las dejaba salir. No parecía violento, solo muy extraño”, escribió Boyle en Shallow Graves. “Pero eso no impidió que las chicas se fueran con él, y ninguna de ellas se planteó presentar cargos. Al fin y al cabo, les daba coca y no parecía interesado en el sexo”.

El momento en que decidió trasladarse a Florida, apenas unos meses después del descubrimiento del primer cadáver, también levantó sospechas. Su comportamiento allí no ayudó, ya que despotricó de su inocencia antes de ser acusado de un cargo de asesinato por la muerte de Dopierala, caso que finalmente fue retirado.

Un enfadado Kenneth Ponte se detiene en la escalinata del tribunal cuando entraba en el juzgado donde se iba a retirar la acusación de asesinato para insultar a un fotógrafo del Standard-Times (Foto del Standard-Times por Jack Iddon)

“No había suficientes pruebas para condenar”, escribió Boyle. “No había ninguna ‘prueba irrefutable’; no tenían ningún testigo ocular de ninguno de los asesinatos; no tenían nada que vinculara a Kenny directamente con ninguno de los asesinatos”.

El abogado murió en 2010 a la edad de 60 años, con todas estas preguntas aún sin respuesta.

También estaba en el grupo de sospechosos otro hombre de la zona de New Bedford, Tony DeGrazia, temido por las chicas de la calle por su violencia, y reconocible por su nariz aplastada.

“La mayoría de las chicas de la calle sabían que debían mantenerse alejadas del tipo que parecía un boxeador”, escribió Boyle.

DeGrazia fue entrevistado en 1989, pero negó haber matado a nadie, aunque no se presentó a una prueba programada con el detector de mentiras. Sin embargo, el testimonio de otra prostituta llamada Margaret Medeiros, que compareció ante un gran jurado especial, fue condenatorio; declaró que un hombre llamado Tony “se abalanzó sobre mi garganta” e “intentó romperme el cuello... Y me dijo que me iba a hacer lo mismo que a las otras pe****”.

En mayo de 1989, DeGrazia fue acusado de cuatro cargos de violación, seis cargos de asalto y agresión y un cargo de asalto con intención de violación, los cargos se derivan de los ataques a las prostitutas durante el mismo tiempo que las víctimas habían sido asesinadas.

Se quitó la vida en 1991, y de nuevo se llevó las respuestas a la tumba. Pero él y Ponte estaban lejos de ser los únicos posibles asesinos en la lista de sospechosos.

Anthony DeGrazia, acusado de atacar a prostitutas, con su primer abogado, Edward Harrington, en el Tribunal Superior de New Bedford el 11 de mayo de 1989 (foto del Standard-Times por Hank Seaman)

“Hubo otras personas que aparecieron, y creo que lo que más asusta hoy en día, cuando se echa un vistazo al pasado, es la cantidad de posibles sospechosos que había, la cantidad de personas que podrían haber sido el asesino”, explica Boyle a The Independent.

Los investigadores se vieron limitados por la falta de tecnología y de pruebas forenses. Las pruebas de ADN estaban aún en pañales, los teléfonos móviles eran prácticamente inexistentes e incluso las grabaciones de las cámaras de seguridad eran escasas. El caso se enfrió, aunque todo el mundo en New Bedford sigue queriendo respuestas. Sorprendentemente, el número de víctimas nunca atrajo tanta atención como la de asesinos como el Asesino del Zodiaco o el Asesino en Serie de Long Island -cuyas víctimas, curiosamente, empezaron a aparecer pocos años después de que se descubrieran las últimas en Nueva Bedford, también mujeres arrojadas a la playa no muy lejos de las autopistas, a solo unas cuatro horas al sur de las escenas del crimen de Massachusetts.

Boyle cree que hay razones por las que el caso de New Bedford nunca llegó a captar el interés del público.

“Fue la [falta de] tecnología, y no fue en una ciudad importante”, indica Boyle, profesora asociada de comunicación en el Stonehill College.

Y añade: “Pasó desapercibida, porque no había redes sociales; era antes de Internet. Así que, a menos que lo leyeras en tu periódico local o lo vieras en la televisión, no sabrías nada del caso”.

Hay una unidad de casos sin resolver en New Bedford, y no se han dado por vencidos; tampoco los familiares de las víctimas.

Judy DeSantos, la hermana de la víctima Nancy Paiva, dijo a una filial local de la CBS el año pasado que piensa en su hermana cada vez que pasa por la carretera donde fue arrojado el cuerpo de Nancy.

“Cada vez que paso por allí, siempre estoy mirando”, subraya DeSantos. “Alguien pensó que era una basura y pudo deshacerse de ella tan fácilmente. Me da rabia”.

Las víctimas del asesino en serie, en el sentido de las agujas del reloj desde la parte superior izquierda, fueron: Dawn Mendes; Rochelle Dopierala; Robbin Rhodes; Christina Monteiro; Marilyn Cardoza Roberts; Mary Rose Santos; Debroh Lynn McConnell; Debra Medeiros; Sandra Botelho; Nancy Paiva; y Debra Greenlaw DeMello

El libro de Boyle también ha despertado un renovado interés por los asesinatos en los últimos años.

“Esa es una de las razones por las que escribí el libro, para volver a centrar la atención en el caso y documentar lo que realmente ocurrió, porque veía que, con el paso del tiempo, la gente recordaba mal lo que había pasado”, explica Boyle.

Los habitantes de la zona “repetían las historias como en el juego del teléfono de los niños... al contarlo, las historias cambian en la comunidad”, afirma.

No quiere nombrar a quien cree que podría ser el verdadero asesino, diciendo que es irresponsable ya que ha tenido “tantas teorías a lo largo de los años”.

“Pero hay, en todas las comunidades, en todos los estados, asesinatos sin resolver, lo que significa que hay asesinos que se salieron con la suya, asesinos que están viviendo entre nosotros. Las víctimas son niños, las víctimas son mujeres jóvenes, mujeres mayores, hombres jóvenes, hombres mayores ... Es realmente aterrador lo que hay ahí fuera”, afirma.

“Y como reportera de la policía, veo todo eso... hay gente malvada ahí fuera”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in