Biden advierte a Xi contra “esfuerzo unilateral” de cambiar a Taiwán en cumbre virtual entre EE.UU. y China

Los dos líderes hablan por teleconferencia segura porque Xi no ha salido de China en dos años

Andrew Feinberg,Alisha Rahaman Sarkar
martes 16 noviembre 2021 18:37
<p>El presidente Joe Biden se reúne virtualmente con el presidente chino Xi Jinping desde la Sala Roosevelt de la Casa Blanca en Washington el lunes</p>

El presidente Joe Biden se reúne virtualmente con el presidente chino Xi Jinping desde la Sala Roosevelt de la Casa Blanca en Washington el lunes

Read in English

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el de China, Xi Jinping, se enzarzaron sobre Taiwán durante su primera cumbre virtual, que concluyó tras tres horas.

Biden dijo a su homólogo que Estados Unidos se opone firmemente a los “esfuerzos unilaterales para cambiar el statu quo” o socavar la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán.

Añadió que su responsabilidad como líderes es garantizar que la competencia entre sus respectivas naciones “no se desvíe hacia el conflicto, ya sea intencionado o no”.

Expresó que la relación entre las dos mayores economías del mundo debería ser de “competencia simple y directa”, y sugirió que él y Xi debían establecer guías para esa competencia.

Sin embargo, Xi advirtió al presidente estadounidense de que apoyar el intento de independencia de Taiwán sería “como jugar con fuego” y que Pekín está dispuesto a tomar “medidas decisivas”, según los medios estatales chinos. El presidente chino añadió que “los que jueguen con fuego, se quemarán”.

Tras la reunión, la Casa Blanca declaró que Biden reiteró que Estados Unidos respetará la política estadounidense de “una sola China”, que reconoce las relaciones formales con Pekín, pero permite los lazos de defensa con Taipéi.

Pekín mantiene que Taiwán forma parte de su territorio nacional, aunque la isla se autogobierna desde que se separó del continente tras una guerra civil en 1949.

China no ha descartado el uso de la fuerza para someter al Estado soberano a su control y ha reforzado sus actividades militares en torno a la isla, incluyendo el vuelo de un número récord de aviones de guerra en el espacio aéreo de Taiwán.

El mes pasado, Biden dijo que Estados Unidos extendería sus fuerzas a Taipéi en caso de ataque de Pekín. En virtud de un acuerdo de 1979, Estados Unidos se había comprometido a prestar apoyo a Taiwán para su defensa.

En un reporte militar bienal, el Ministerio de Defensa de Taiwán declaró que Pekín ha lanzado supuestamente una guerra de “zona gris”, una táctica destinada a someter a una nación por agotamiento, sin llegar a una guerra real.

Antes de la cumbre, el lunes por la noche, Taiwán se planteó como un punto clave de discordia en una llamada entre el ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, y el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken.

Aparte de Taiwán, ambos líderes también discutieron otros temas controvertidos como las prácticas de China en Xinjiang y Hong Kong.

“Me parece que tenemos que establecer algunas barreras de sentido común, para ser claros y honestos en lo que no estamos de acuerdo, y trabajar juntos en lo que nuestros intereses se cruzan, especialmente en cuestiones globales vitales como el cambio climático”, dijo Biden, que calificó el establecimiento de tales restricciones de “liderazgo mundial responsable”.

“Tenemos una responsabilidad con el mundo, así como con nuestro pueblo. Por eso creemos... que todos los países tienen que jugar con las mismas reglas de juego”, continuó, añadiendo después que esa creencia era la razón por la que Estados Unidos “siempre... defenderá nuestros intereses y valores y los de nuestros aliados y socios”.

Xi, a través de un intérprete, respondió que los dos países “afrontan juntos múltiples desafíos” y deben “aumentar la comunicación y la cooperación”, tanto como las dos principales economías del mundo y como miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

“Se necesita una relación sólida y estable entre China y Estados Unidos para avanzar en el desarrollo respectivo de nuestros dos países y para salvaguardar un entorno internacional pacífico y estable, incluyendo la búsqueda de respuestas efectivas a los desafíos globales como el cambio climático... y la pandemia de covid”, dijo Xi.

La reunión virtual del lunes fue la primera comunicación cara a cara de Biden con Xi desde que asumió el cargo en enero, aunque ambos líderes han mantenido varias llamadas telefónicas. La reunión se llevó a cabo a través de una videoconferencia segura porque Xi no ha salido de China en más de dos años debido a la pandemia de covid-19.