Empleos para los trabajadores sanitarios deberían estar condicionados a las vacunas contra COVID-19, aseguran expertos

Los expertos afirman que las ramificaciones del rechazo y la gravedad del coronavirus justifican la medida, informa Chiara Giordano

miércoles 12 mayo 2021 17:47
Las vacunas contra el coronavirus serán repartidas con dron
Read in English

Los trabajadores de la salud deberían vacunarse contra el coronavirus como condición de su empleo, han argumentado un par de especialistas en ética.

Los expertos, de la Universidad de Melbourne y la Universidad de Oxford, dicen que aquellos que se niegan a ser vacunados contra COVID-19 deberían ser reubicados temporalmente fuera de las tareas de primera línea, y eventualmente incluso suspendidos si su negativa persiste, a menos que tengan una razón médica válida para no recibiendo la vacuna.

En la investigación, publicada en el British Medical Journal, los autores sostienen que las ramificaciones de no vacunarse, junto con la gravedad de la enfermedad, "justifican como mínimo una forma leve de política de vacunación obligatoria".

El gobierno ya está consultando sobre un plan similar para obligar al personal del hogar de ancianos que trabaja con residentes mayores a recibir una de las vacunas COVID-19 que se ofrecen en el Reino Unido.

Los autores del estudio, los doctores Owen Bradfield y Alberto Giubilini, afirman que la experiencia de la vacuna contra la gripe estacional muestra que los enfoques coercitivos aumentan de manera efectiva la aceptación entre los trabajadores de la salud y reducen el número de pacientes que se enferman, si se implementan correctamente.

Sin embargo, también señalan que una regulación demasiado coercitiva puede socavar la buena voluntad entre el personal sanitario de primera línea y sus empleadores y promover el resentimiento, la oposición y la desconfianza.

Por lo tanto, sugieren que cualquier política potencial debería lograr un buen equilibrio.

"Desde una perspectiva ética, lo que importa es que los beneficios colectivos superen los riesgos y que exista algún límite al tipo de riesgos que se pueden imponer por el bien de esos beneficios colectivos", escribieron los autores.

Los expertos desarrollaron una “escalera de intervención” para las políticas de vacunación de COVID-19 para los trabajadores de la salud de primera línea, que clasifica las posibles medidas de “menos a más coercitivas”.

En la parte inferior de la escalera, la medida menos restrictiva es la no intervención, mientras que la persuasión y los empujones en forma de políticas de exclusión voluntaria representan los siguientes peldaños en la escalera, y la vacunación forzada se encuentra en la parte superior.

Los autores argumentan que, si bien los trabajadores de la salud de primera línea pueden elegir entre la vacunación y su trabajo, los pacientes no pueden elegir si se enferman o no, ni quién los cuida cuando están enfermos.

Es posible que no tengan otra alternativa que ser tratados y cuidados por personal no vacunado, señalan los autores.

Leer más: Cinco estados republicanos rechazan ayuda por desempleo, aquí la razón

Por lo tanto, los expertos argumentan que la restricción a la elección que experimentan los pacientes enfermos si no se impone la vacunación obligatoria a los trabajadores de atención médica de primera línea podría ser mayor que la restricción experimentada por el personal si se impone tal política.

“Dentro de los entornos de atención médica, las opciones de vacunas pueden tener ramificaciones aún mayores, lo que, cuando se combina con la gravedad del COVID-19, justifica al menos una forma leve de política de vacunación obligatoria”, concluyeron.

“Creemos que esto debe tomar la forma de empleo condicional o registro profesional condicional, aunque podría adoptarse una reubicación temporal si esto no implica costos significativos para los pacientes, los colegas vacunados y el sistema de salud.

"Esta política ‘condicional’ es un compromiso entre políticas totalmente voluntarias o totalmente obligatorias para los trabajadores de la salud, y es consistente con las obligaciones profesionales, legales y éticas establecidas de los trabajadores de la salud para con sus pacientes y la sociedad en general".

“En nuestra opinión, esto logra el mejor equilibrio entre los diversos principios éticos en juego”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in