Ivermectina, el desparasitante que los republicanos están tomando para ganarles a los demócratas

Los derechistas han convertido medicamentos extraños y no comprobados en una cuestión de identidad

Noah Berlatsky
jueves 02 septiembre 2021 16:23
La vacuna permite a Dinamarca dejar atrás la COVID mientras la crisis empeora en Italia y Francia
Read in English

Por lo general, los centros de control de intoxicaciones solo reciben un puñado de llamadas al mes relacionadas con la ivermectina, un desparasitante para el ganado que puede causar vómitos, convulsiones e incluso la muerte. Pero han habido un aumento. Un centro de control de intoxicaciones en Florida recibió dos llamadas de intoxicación por ivermectina en marzo; ha habido más de 30 en agosto. La Red de Centros de Intoxicación de Texas recibió más de 50 llamadas de control de intoxicaciones en agosto de 2021; en todo 2020 recibió solo 48. La demanda de ivermectina es tan alta que muchos agricultores en estados como Iowa no pueden encontrar suministros en las tiendas.

La gente quiere un desparasitante para caballos por la misma razón por la que querían hidroxicloroquina para el tratamiento de la malaria en 2020. La ivermectina es la última cura supersticiosa de covid para la derecha, impulsada por todos, desde la personalidad de los medios de Fox Sean Hannity hasta el senador de Kentucky Rand Paul. Una mujer incluso ha llevado un hospital a los tribunales para obligar a los médicos a dárselo a su marido, que está gravemente enfermo con covid.

En 2020, las vacunas no estaban disponibles. Es comprensible por qué la gente estaba desesperada por aferrarse a cualquier atisbo de esperanza. Pero ahora, existen vacunas comprobadas y ampliamente probadas para covid que han sido extremadamente efectivas para prevenir infecciones, hospitalizaciones y muertes. Entonces, ¿por qué diablos los conservadores se apresuraron a engullir desparasitante de ovejas?

Es tentador especular sobre psicología o delirio masivo. Pero creo que la respuesta es bastante sencilla. Rechazar las vacunas y adoptar tratamientos alternativos se ha convertido en una marca de la identidad republicana, como las armas, oponerse al aborto o (más recientemente) gritar sobre la teoría crítica de la raza. La gente toma el desparasitante del mismo modo en que alientan al equipo local o, más concretamente, del modo en que alientan al odiado rival del fútbol. Si los demócratas están recibiendo la vacuna, muchos republicanos (literalmente) preferirían morir antes que inyectársela en el brazo. Es una broma de las redes sociales, pero también es la verdad: los republicanos toman el desparasitante para caballos como una manera de ganarles a los liberales.

Puede parecer sorprendente que la gente anteponga su identidad política a su salud o la salud de sus seres queridos. Pero lo hemos visto suceder con frecuencia en el pasado. Estados Unidos tiene una tasa mucho más alta de muertes por armas de fuego que otros países ricos, alrededor de 4,43 por cada 100.000 habitantes. Una mayoría significativa de esas muertes, alrededor de 25.000 de 38.000 en 2019, son suicidios o accidentes. Eso significa que las personas que corren mayor riesgo de sufrir daños por armas de fuego son los propietarios de armas. Pero el Partido Republicano continúa bloqueando incluso las medidas populares de control de armas, esencialmente luchando por el derecho de sus electores a experimentar más muertes por armas de fuego. Así como Rand Paul ahora lucha por el derecho de sus electores a sufrir de intoxicación por un desparasitante de ganado.

Paul enmarcó específicamente su adopción del desparasitante en términos del partidismo anti-establecimiento. Argumentó que los científicos del gobierno se negaban a evaluar la ivermectina porque se oponían políticamente al Partido Republicano. “El odio por Trump trastornó tanto a estas personas que no están dispuestas a estudiar objetivamente [la ivermectina]”, insistió.

El llamado de Paul a manifestarse contra el gobierno y la experiencia científica es un tropo de larga data en la política republicana, como explican los politólogos Amy Fried y Douglas B. Harris en su reciente libro At War With Government. Avivar el miedo a la interferencia del gobierno e instar a la gente a confiar solo en las voces partidistas en lugar de en las fuentes de noticias objetivas ha sido una forma poderosa de movilizar y dinamizar el movimiento conservador. Eso va desde la lucha contra la integración hasta el alarmismo sobre los “paneles de la muerte” de Obamacare y un nuevo nadir con las acusaciones infundadas de fraude electoral de Donald Trump en las elecciones de 2020 que llevaron a la insurrección del 6 de enero.

Fomentar la desconfianza en el gobierno y la fe de los desconfiados en el jefe del Partido Republicano ha permitido a la facción “construir organizaciones políticas, ganar elecciones, canalizar el poder hacia las instituciones que ellos controlan … Y promover o frustrar propuestas políticas”, argumentan Fried y Harris. No es sorprendente que hayan vuelto a implementar la misma táctica y hayan convertido el rechazo de las vacunas en un punto de reunión conservador.

Leer más: San Diego declara que la desinformación sobre COVID-19 es una crisis de salud pública

Los republicanos pueden burlarse de la vacuna, pero no pueden negar que amigos y familiares e incluso las principales voces políticas están contagiándose de covid y muriendo por ello. Dado que es una cuestión de lealtad al partido no recibir vacunas, recurren a otra parte. No es una coincidencia que las personalidades conservadoras vendan regularmente curas de charlatán a una audiencia entrenada para rechazar información de fuentes confiables. Ben Carson impulsó los suplementos dietéticos durante los debates primarios republicanos de 2015, y el teórico de la conspiración y personalidad de la radio Alex Jones impulsa implacablemente productos similares. Es un pequeño paso desde allí hasta que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, siga los consejos de respuesta de Covid de un defensor de la ivermectina.

Es de suponer que la locura por la ivermectina eventualmente se abrirá camino a través del intestino republicano y se quedará atrás en el montón de estiércol de las teorías de la conspiración como la hidroxicloroquina. El partidismo es una fuerza, pero incluso el más obstinado que odia a los demócratas eventualmente se dará cuenta de que la medicina de las ovejas está enfermando a la gente y no los protege de nada. Pero mientras los republicanos estén comprometidos con una estrategia de conspiración, resentimiento y miedo, siempre habrá alguna otra ivermectina para que los conservadores se la traguen. No podemos saber con certeza qué será eso, pero es una buena apuesta que será veneno.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged in