¿Por qué las personas antivacunas promocionan un desparasitante para caballos como cura para COVID?

Republicanos de Trump han promovido los medicamentos antiparasitarios como posible respuesta al coronavirus a pesar de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. advirtió en su contra

Joe Sommerlad
lunes 30 agosto 2021 23:58
Grecia | Protestas contra la vacunación obligatoria

El congresista republicano Louie Gohmert, fiel aliado en Washington del expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, arrancó un aplauso durante un discurso en Texas el viernes en el que avaló el uso de la ivermectina -un fármaco antiparasitario comúnmente desplegado para tratar las lombrices intestinales y los piojos en el ganado- como cura para el covid en humanos.

“El problema es que estas vacunas, sólo fueron aprobadas para uso de emergencia”, dijo Gohmert a una multitud en la Cumbre de la Juventud de Texas en Conroe, un evento en el que también hablaron sus compañeros luminarias del movimiento MAGA, Ted Cruz, Kayleigh McEnany, Candace Owens y Charlie Kirk.

“Ahora usted tiene Pfizer que ha sido aprobado, pero hay tanto a largo plazo que no saben”.

Continuó: “No sé si todos ustedes vieron, pero un mes después de que el presidente Trump dejó el cargo, The American Journal of Medicine salió con un gran artículo que habían descubierto un régimen de medicamentos que cuando se toman juntos a principios de covid que - usted puede haber oído hablar de ellos: hidroxicloroquina, ivermectina, un Z-Pak, azitromicina, zinc.”

No estaba claro a qué artículo aludía el congresista, pero ninguna de las sustancias que enumeró ha demostrado definitivamente ser un remedio eficaz contra el coronavirus en los ensayos clínicos.

La ivermectina, de hecho, tiene una serie de efectos secundarios potenciales alarmantes para los seres humanos, que van desde las náuseas, los vómitos, los mareos, la diarrea, la presión arterial baja, comezón y la urticaria hasta las convulsiones, los comas o incluso la muerte.

Pero Gohmert, que no tiene ninguna formación médica, no es el único que promueve el tratamiento.

También el viernes, otro simpatizante de Trump, el senador Rand Paul, de Kentucky, dijo en una reunión de sus electores en la localidad de Cold Spring que el odio liberal hacia el anterior presidente había frenado los estudios sobre la eficacia de la ivermectina.

Leer más: “COVID no irá a ninguna parte, pronto”: jefe del hospital lanza una franca advertencia al personal

“El odio a Trump trastornó tanto a esta gente que no están dispuestos a estudiarlo objetivamente”, afirmó el senador, según The Cincinnati Enquirer.

“Así que alguien como yo que está en el medio en esto, no puedo decirte porque no estudiarán la ivermectina. No estudiarán la hidroxicloroquina sin la mancha de su odio por Donald Trump”.

Se dice que el gobernador de Florida, Ron DeSantis, otro populista del Partido Republicano, está recibiendo consejos sobre la pandemia del doctor Michael McDonald, un psiquiatra infantil que ha promovido anteriormente la ivermectina, además de oponerse regularmente al uso de mascarillas, según The Miami Herald.

En junio, el senador republicano de Wisconsin, Ron Johnson, fue suspendido de YouTube tras subir un vídeo en el que promovía la ivermectina como respuesta al covid, entre otras curas de charlatán.

Los influyentes presentadores de Fox News, Tucker Carlson y Laura Ingraham, también han especulado positivamente sobre su eficacia durante sus monólogos.

La cámara de resonancia de las redes sociales de la derecha se ha visto inundada en las últimas semanas de información errónea sobre el uso de la ivermectina como alternativa a las vacunas -objeto de no pocas teorías conspirativas paranoicas-, a pesar de que la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA) advirtió de su uso contra el covid y de que una revisión de la Agencia Europea del Medicamento concluyó en marzo que “los datos disponibles no apoyan su uso para el covid fuera de ensayos clínicos bien diseñados”.

El 21 de agosto, la FDA trató de abordar la cuestión de frente cuando tuiteó: “No eres un caballo. No eres una vaca. En serio. Déjenlo ya”.

En un artículo adjunto, el organismo comentó sobre el covid: “hemos estado viviendo con él durante lo que a veces parece una eternidad. Dado el número de muertes que se han producido a causa de la enfermedad, quizá no sea sorprendente que algunos consumidores estén buscando tratamientos no convencionales.”

“El uso de cualquier tratamiento para el covid que no esté aprobado o autorizado por la FDA, a menos que forme parte de un ensayo clínico, puede causar daños graves”, advirtió la agencia, diciendo que ha recibido “múltiples informes de pacientes que han requerido apoyo médico y han sido hospitalizados después de automedicarse con ivermectina destinada a los caballos”.

La advertencia oficial no ha impedido que la gente compre el medicamento en las tiendas de animales en masa, y una propietaria de un negocio entrevistada por la CNN indicó que había vendido entre 50 y 100 dosis de ivermectina en el último mes, cuando normalmente sólo esperaba vender 10.

Otro empleado de una tienda de animales advirtió al público: “Sugiero encarecidamente que la gente deje de inyectarse con Ivermax [una marca de ivermectina] y empiece a inyectarse con la vacuna, porque ésta es gratuita y [Ivermax] cuesta 300 dólares”.

Entre los que se han automedicado con el fármaco y han enfermado como consecuencia de ello se encuentra el capitán de la policía de Georgia, Joe Manning, de 57 años, que expresaba con frecuencia sus opiniones contra el virus, y que murió la semana pasada debido a las complicaciones derivadas del covid.

El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, y principal asesor médico del presidente de EE.UU., Joe Biden, fue tan inequívoco como la FDA a la hora de advertir contra esta conducta.

“No lo hagan”, dijo, cuando el presentador de la CNN, Jake Tapper, le preguntó sobre el tema en el programa State of the Union del domingo por la mañana. “No hay evidencia alguna de que eso funcione y podría tener potencialmente toxicidad, como usted acaba de mencionar, con personas que han acudido a los centros de control de intoxicaciones porque han tomado el medicamento en una dosis ridícula y terminan enfermando. No hay pruebas clínicas que indiquen que esto funcione”.

También ridiculizó la moda la presentadora de la MSNBC, Rachel Maddow, que comentó en su programa la semana pasada: “Literalmente, la gente no se toma la vacuna porque es súper sospechosa, pero se toma la medicación antiparasitaria para caballos que se compra en una tienda”.

“La pandemia ha estado repleta de discusiones politizadas sobre intervenciones no farmacéuticas, tratamientos, vacunas e incluso el propio virus”, escribe Joshua Cohen, de Forbes.

“Nada de esto ha servido a la salud pública. Por el contrario, la politización ha ido en detrimento de los esfuerzos por cambiar el rumbo de la pandemia. Demasiadas personas han caído bajo el hechizo de ‘curas’ no probadas, mientras que han renunciado a instrumentos clínicamente confirmados, como las vacunas.”

Desarrollada a finales de la década de 1970, la ivermectina ya se ha utilizado como tratamiento en humanos, sobre todo para combatir dos desagradables enfermedades tropicales frecuentes en el mundo en desarrollo: la ceguera de los ríos y la filariasis linfática.

Por su parte, la Universidad de Oxford anunció en junio que estudiaría la ivermectina como remedio contra el coronavirus en el marco de su ensayo Principle, basándose en que, aunque el agente no es un antiviral, algunos de los estudios de laboratorio que investigaban su impacto en el covid habían descubierto que podía bloquear la replicación del Sars-CoV-2, pero sólo a concentraciones mucho más altas, y poco seguras, que las utilizadas en los tratamientos con ivermectina actualmente autorizados.

Sin embargo, la falta de pruebas procedentes de ensayos controlados aleatorios a gran escala impidió que estos estudios pudieran asegurar la eficacia del fármaco contra el coronavirus, aunque eso no impidió que algunos países como Perú, Bolivia y Colombia lo administraran a los pacientes.

La popularidad de esta última y muy dudosa solución a la pandemia de coronavirus entre la derecha estadounidense se suma a la abierta defensa del presidente Trump del fármaco antipalúdico hidroxicloroquina en 2020, que tampoco estaba probado contra el virus -y que se creía que provocaba preocupantes efectos secundarios, como arritmia cardíaca en algunos casos-, pero que el comandante en jefe, los miembros de su gabinete y sus partidarios en Fox promovieron enfáticamente de todos modos.

El propio Trump afirmó haber tomado una dosis de hidroxicloroquina y dijo famosamente sobre la experimentación durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca: “¿Qué tenemos realmente que perder? No tenemos tiempo para decir: Caramba, tomemos un par de años y probemos”.

El New York Times descubrió posteriormente que el célebre magnate tenía “un pequeño interés financiero personal” en la empresa farmacéutica francesa Sanofi -que fabricaba Plaquenil, la versión de marca estadounidense de la hidroxicloroquina-, mientras que el multimillonario donante republicano Ken Fisher y el secretario de comercio estadounidense Wilbur Ross también tenían vínculos previos con Sanofi.