Dentro de la Cop26, las cosas se vuelven un poco surrealistas

John Kerry da vueltas por el campus mientras un hombre con un traje de Darth Vader canta un éxito de los 70

Louise Boyle
viernes 12 noviembre 2021 15:15
Read in English

Es una experiencia ligeramente surrealista reportar desde la Cop26, no solo como corresponsal de The Independent sobre el clima, sino también como alguien que nació a un tiro de piedra del lugar donde se celebra la cumbre.

En Glasgow se ha reunido gente de casi todos los países. Y aunque ha habido algunas quejas (tanto por parte de los asistentes como de los locales) sobre las carreteras cerradas, las papeleras desbordadas y los alquileres oportunistas -como este departamento de US$9.300 (₤7.000) a la semana, con una sola cama y con “chofer 24/7”-, la bienvenida de la ciudad ha sido previsiblemente, tranquilizadora, cálida.

En el interior de las cavernosas salas del Scottish Event Campus, el ambiente es animado y resuelto. Los equipos de negociadores pasan de camino a las reuniones desde primera hora de la mañana hasta última hora de la noche, y docenas de idiomas se entrecruzan a la vez. En un vestíbulo lateral, los países han montado casetas donde se celebran un evento tras otro en los que se presentan planes e ideas sobre cómo adaptarse y hacer frente a nuestro planeta que se calienta rápidamente.

Los líderes mundiales están de diez en diez. John Kerry parece estar dando vueltas por el lugar. Un murmullo recorre la multitud cuando pasa una cara famosa (con cubrebocas), que suele llamar la atención por la rapidez de los detalles de seguridad. “¿Era ese...?” es un estribillo común. Y nadie recibió un recibimiento como el de Barack Obama (incluso Leo). A principios de esta semana, cuando el expresidente de los Estados Unidos subió las escaleras de la sede de la Copa, los cientos de personas reunidas para echar un vistazo lo aclamaron.

En el centro de los medios de comunicación, en el extremo del recinto, filas de periodistas traquetean con sus computadoras portátiles en tiendas de campaña de un blanco impoluto, sentados en muebles de estilo Ikea bajo luces de neón. Me he tomado cinco o siete latas de Irn-Bru, según el último recuento (pero me alegro de que el néctar de jengibre escocés haya ganado adeptos a nivel internacional, gracias a AOC). No he comido más que sándwiches durante días. Por suerte, a la entrada reparten de forma intermitente Tunnock’s Tea Cakes gratis.

Hay un montón de millas dentro. Usar tenis es la opción más sabia, y la gente habla de contar pasos. Todo parece muy mundano, pero la presencia de Obama en Glasgow no es el único recordatorio de lo que está en juego en este evento. “Bienvenido a Glasgow, el mundo te espera en la Cop26”, rezan los carteles en las estaciones y en las vallas publicitarias, con imágenes de víctimas de desastres climáticos.

Los activistas mantienen una oleada incesante de manifestaciones, dentro del recinto, en sus márgenes y en toda la ciudad por miles. “Manténgalo en el suelo... manténgalo en el texto”, ha sido el estribillo de estos últimos días, que ha ejercido una fuerte presión sobre los negociadores de alto nivel por el hecho de que las palabras son muy importantes aquí. La mención de los combustibles fósiles -por primera vez en la historia- debe figurar en el acuerdo final de Cop para que tenga sentido, dicen los manifestantes.

Un amplio abanico de grupos -desde la Indigenous People’s Network hasta Fridays For Future, pasando por Concerned Grandparents Worldwide- están manteniendo una visible presión pública. Extinction Rebellion organizó un evento al borde de los torniquetes de seguridad de Cop junto a una barrera en la que se leía “Prohibido bailar en un planeta muerto”. En un momento de alivio, un hombre alto disfrazado de Darth Vader invitó a los asistentes a una conversación sobre el cambio climático, mientras interpretaban en un karaoke el clásico de los 70 de Maxine Nightingale Right Back Where We Started From.

Durante el último y duro esfuerzo por lograr un progreso significativo para mantener “vivo” el objetivo de 37° Fahrenheit (1,5° Celsius) de temperatura del Acuerdo de París, el cansancio en el aire es palpable. (Abundan las historias de negociadores que sacan sacos de dormir en los últimos días). Anoche hubo un cauto optimismo: China y Estados Unidos anunciaron un repentino pacto para trabajar juntos en esta década crucial. “Los cafés son muy grandes aquí”, observó antes un delegado mientras estábamos de pie, removiendo sin rumbo nuestras tazas azules reutilizables con cucharas biodegradables.

Pero desde las ventanas de la zona principal de delegados, más allá de las tiendas de campaña y las vallas de seguridad, se ve un cartel luminoso sobre los Graving Docks, que pertenecen al rico pasado de la construcción naval del río Clyde, y que nos recuerda a los que estamos dentro por qué nos hemos molestado en venir aquí.

“No hay nuevos mundos”, reza.