El impulso mundial hacia cero emisiones desencadenará la caída de los combustibles fósiles y los más rápidos en adoptar las energías renovables ganarán mucho

Los esfuerzos de descarbonización adoptados por los países frenarán la demanda de combustibles fósiles, lo que hará que los precios sean más volátiles

Stuti Mishra
sábado 06 noviembre 2021 19:16
Arrendamientos de petróleo y gas de Biden
Arrendamientos de petróleo y gas de Biden
Read in English

Según un nuevo estudio, la mitad de los activos de combustibles fósiles del mundo podrían perder su valor en quince años a medida que los países realicen una rápida transición a las energías renovables con políticas de balance cero.

El nuevo trabajo, publicado el jueves en Nature Energy, afirma que los esfuerzos de descarbonización adoptados por los países frenarán la demanda de combustibles fósiles, y generará que los precios sean más volátiles. El artículo añade que continuar con el exceso de producción puede dar lugar a activos varados “incombustibles”, lo que hará que no tengan valor en 2036.

El documento estimaba que el riesgo de producir mucho más petróleo y gas del necesario para la demanda futura daría lugar a activos bloqueados por valor de entre ₤8,1 y 10,3 billones, entre los que se incluyen infraestructuras, propiedades e inversiones cuyo valor ha caído tan bruscamente que deben cancelarse.

El autor principal del documento añadió que, si el mundo siguiera produciendo combustibles fósiles, y las economías siguieran dependiendo de ellos mientras su valor cayera, podría desencadenarse una crisis financiera similar a la de 2008.

“En el peor de los casos, la gente seguirá invirtiendo en combustibles fósiles hasta que, de repente, la demanda que esperaban no se materialice y se den cuenta de que lo que poseen no vale nada. Entonces podríamos ver una crisis financiera de la magnitud de la de 2008”, advirtió Jean-Francois Mercure, de la Universidad de Exeter.

El carbono constituye la gran mayoría de los gases de efecto invernadero emitidos y, con el reciente impulso de los objetivos de cero neto en la cumbre de Cop26 en Glasgow, todos los principales países productores y consumidores de fósiles del mundo están intentando reducir sus emisiones.

Las energías renovables también se están abaratando, como señala el documento. Sin embargo, la concentración de la tecnología sigue siendo una cuestión clave.

Según el documento, la mayoría de los países poseen un potencial técnico considerable para uno o varios tipos de fuentes de energía renovables, lo que reduce la probabilidad de que algún Estado adquiera un control importante sobre el futuro suministro de energía. Sin embargo, también señaló que la velocidad de la transición y la disminución del valor de los fósiles dependerán de los importadores de energía como China, India, Japón y la UE.

“Estos tienen un incentivo económico para descarbonizarse y sus decisiones repercuten en los productores en general”, señaló el estudio, en referencia a sus objetivos de reducción de emisiones de carbono.”

El estudio también ilustra cómo una caída de la demanda de petróleo y gas antes de 2036 reconfigurará el panorama geopolítico. Los actuales flujos de inversión y los compromisos de los gobiernos para alcanzar las emisiones netas cero en 2050 harán que las energías renovables sean más eficientes, baratas y estables, mientras que los combustibles fósiles se verán afectados por una mayor volatilidad de precios.