Colin Powell honrado por Biden, Obama y Bush en funeral que marca su distinguida carrera, su humor y amor por ABBA

Funcionarios actuales de la Casa Blanca, ex presidentes y líderes militares asisten al servicio; Donald Trump no

Alex Woodward
viernes 05 noviembre 2021 20:50
Joe Biden greets Hillary Clinton, Bushes and Obamas at Colin Powell funeral
Read in English

Colin Powell fue recordado por sus colegas e hijo por su liderazgo, sentido del humor y afecto, así como su amor por ABBA y Bob Marley, en un funeral para el ex secretario de Estado que atrajo a los actuales funcionarios de la Casa Blanca, ex presidentes y líderes militares de Washington DC.

Powell, que fue vacunado contra el covid-19, murió el 18 de octubre a los 84 años debido a complicaciones de la enfermedad; tenía la enfermedad de Parkinson y mieloma múltiple, una forma de cáncer de la sangre que comprometía su sistema inmunológico.

El presidente Joe Biden y la primera dama Jill Biden se sentaron junto a los expresidentes Barack Obama y George W Bush, junto con la ex secretaria de estado Hillary Clinton y las ex primeras damas Michelle Obama y Laura Bush dentro de la Catedral Nacional de Washington para el servicio solo por invitación el 5 de noviembre. Bill Clinton, quien fue hospitalizado por una infección el mes pasado, estaba demasiado enfermo como para asistir.

Una procesión encabezada por su familia y oficiales militares uniformados llevó su ataúd de un coche fúnebre fuera de la catedral poco después del mediodía, después de que un pequeño conjunto militar interpretó una versión instrumental de "American Tune" de Paul Simon, "Three Little Birds" de Bob Marley y "Dancing Queen" de ABBA. seguida de “Amazing Grace” y “America the Beautiful”.

También asistieron el ex vicepresidente Dick Cheney, la ex secretaria de Estado Condoleezza Rice, el actual secretario de Estado Antony Blinken, el secretario de Defensa Lloyd Austin y el general Mark Milley, presidente del Estado Mayor Conjunto.

Donald Trump no asistió; The Independent preguntó a su portavoz si recibió una invitación.

US officials attend a funeral for Colin Powell at the Washington National Cathedral on 5 November, 2021.

El ex subsecretario de Estado Richard Armitage recordó a Powell, un general de cuatro estrellas que sirvió bajo tres presidentes republicanos y fue la primera persona negra en dirigir el Departamento de Estado, por su “sentido del humor, su insaciable curiosidad y su comodidad dentro de su propia piel."

Madeleine Albright llamó al señor Powell "una figura que casi trascendió el tiempo, porque sus virtudes eran homéricas".

Ella elogió su "compromiso inquebrantable con su labor y su palabra", valores que inculcaría en los miembros del servicio bajo su mando, dijo.

"Más allá de su éxito militar y diplomático, el secretario Powell se convirtió en una estrella del norte respetada en todos lados de la brújula moral de la nación", dijo Randy Hollerith, decano de la Catedral Nacional de Washington, en un comunicado. “Oramos para que Estados Unidos encuentre la valentía y la capacidad para ser la nación que el secretario Powell creía que eramos”.

Former Vice President Dick Cheney and wife Lynne Cheney attend Colin Powell’s funeral on 5 November, 2021.

Powell, cuyo servicio en varias administraciones ayudó a dar forma a la política exterior estadounidense moderna, siguió siendo una figura popular en Washington después de la Guerra del Golfo y hasta su muerte, aunque su defensa de la dudosa guerra de la administración Bush en Irak siguió siendo lo que él llamó una "mancha" en su expediente.

Bajo la presidencia de Bush, Powell dirigió un Departamento de Estado que dudaba de la convicción de los funcionarios de inteligencia de que Saddam Hussein poseía o estaba desarrollando armas de destrucción masiva en Irak; sin embargo, defendió el caso de la administración que describía al presidente de Irak como una amenaza global ante el Consejo de Seguridad de la ONU en 2003, un testimonio que inició una invasión que provocó la muerte de miles de militares estadounidenses y cientos de miles de civiles iraquíes.

Después de la presidencia de Trump, Powell, un republicano por mucho tiempo, calificó al ex presidente de "vergüenza nacional", y el ataque al Capitolio de Estados Unidos el 6 de enero por los partidarios de Trump lo llevó a abandonar el partido antes de su muerte.

En una declaración posterior a su muerte, Trump lo llamó un "clásico republicano solamente por su título, si es que incluso es uno, ya que siempre es el primero en atacar a otros republicanos".