Compañero demócrata emerge como enemigo de la agenda climática de Biden antes de Glasgow

Las mejores esperanzas del presidente de aprobar cualquier legislación sobre el cambio climático, o cualquier otra cosa, se basan en un senador moderado que cofundó una empresa de manejo de carbón, escribe Eric Garcia

jueves 28 octubre 2021 19:50
El senador demócrata de Virginia Occidental Joe Manchin, en el centro, abandona el Capitolio de los EE. UU. Después de una votación el 27 de octubre de 2021
El senador demócrata de Virginia Occidental Joe Manchin, en el centro, abandona el Capitolio de los EE. UU. Después de una votación el 27 de octubre de 2021
Read in English

El senador Joe Manchin se ha convertido en el principal obstáculo para los planes de los demócratas sobre el cambio climático mientras el presidente Joe Biden se dirige a Glasgow para la conferencia COP26.

Biden transmitió el mensaje de que E.E.UU. está "de vuelta" en el clima después de que su predecesor, Donald Trump, se retirara del acuerdo climático de París y desobedeciera la mayoría de los mandatos gubernamentales sobre el cambio climático. Pero con un Senado dividido de forma equitativa entre demócratas y republicanos, aprobar leyes sobre el cambio climático será en extremo difícil.

Como resultado, el único curso de acción probable de los demócratas sobre el cambio climático sería a través de su proyecto de ley de gasto social planificado. Los demócratas planean pasarlo por un proceso antiguo conocido como reconciliación presupuestaria, que les permitiría aprobar un proyecto de ley con solo cincuenta y un votos siempre que esté relacionado con el gasto.

Pero eso significa que todos los demócratas deben participar, incluido Manchin, quien parece cada vez más desincronizado en un partido cada vez más liberal. Su primera campaña lo presentó con un proyecto de ley de regulación ambiental y mostraba su buena fe a favor de las armas. Pero al final, terminó por negociar un proyecto de ley de control de armas condenado al fracaso después de la masacre de Sandy Hook en Newtown, Connecticut, con el senador republicano Pat Toomey de Pensilvania. Como presidente del Comité Senatorial de Energía y Recursos Naturales, es un gran accionista de una empresa de manjeo de carbón que cofundó y que ahora posee su hijo. Pero ahora es el principal senador que dicta la agenda climática de su partido y, por lo tanto, de su presidente.

Por lo tanto, cada vez que un demócrata promueve una nueva política, los reporteros en el Capitolio deben preguntarse: "¿Qué piensa Joe Manchin de eso?"

De manera similar, cualquier senador demócrata debe actuar con ligereza al considerar cualquier propuesta, para que no enfurezca a Manchin. El mes pasado, mientras los demócratas en la Cámara consideraban votar por un proyecto de ley de infraestructura que se aprobó de forma bipartidista en la Cámara antes de que hubiera siquiera un texto sobre el proyecto de ley de gasto social, un periodista le preguntó a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, si Manchin había dicho algo en privado para darle confianza. ya sea a ella o al presidente.

"¿Crees que voy a hablarte de mis conversaciones con Joe Manchin aquí?" ella respondió.

Al inicio, el presidente del Comité de Presupuesto del Senado, Bernie Sanders, un independiente de Vermont que participa con los demócratas, propuso un ambicioso paquete de gastos de seis billones de dólares que luego se redujo a 3,5 billones. Pero luego, Manchin se opuso a la cifra de US$3,5 billones en un artículo de opinión para el Wall Street Journal.

El mes pasado, Manchin arrojó un número de US$1,5 billones y los demócratas tratan de aplacarlo desde entonces. El fin de semana pasado, Manchin visitó al presidente en la ciudad natal de Biden, Wilmington, Delaware, para negociar el marco de un acuerdo con el líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, durante el desayuno.

Primero hay que conocer al señor Manchin. Originario de Virginia Occidental, es en muchos sentidos una reliquia de una época en la que los demócratas podían atraer a los votantes blancos de la clase trabajadora en los Apalaches. Un gran estado productor de carbón, la oficina estatal de Salud, Seguridad y Capacitación para Mineros dice que todos menos dos de los cincuenta y cinco condados del estado tienen carbón.

Manchin es uno de los dos senadores demócratas que durante mucho tiempo se convirtieron en una fuente de frustración para el resto de su grupo y la Casa Blanca. Esto ha llevado a muchos a comparar a Manchin con su compañera demócrata conservadora, la senadora Kyrsten Sinema.

Pero los dos enfrentan diferentes vientos políticos en contra. Mientras Sinema, quien se convirtió en la primera demócrata en ganar un escaño en el Senado de Arizona desde 1988, es de un estado que se vuelve cada vez más demócrata, su compañero el senador Mark Kelly de Arizona también es demócrata y Biden se convirtió en el primer demócrata en ganar Arizona. Desde 1996, Virginia Occidental pasó de ser un bastión para los demócratas a ser un elemento básico de la política republicana. Como resultado, Manchin debe preocuparse de forma constante por su flanco derecho en el estado.

Virginia Occidental votó por los demócratas durante décadas antes de comenzar a elegir a los republicanos para presidente. George W Bush fue el primer republicano no titular en ganar el estado desde 1932 debido a preocupaciones sobre las políticas ambientales de Al Gore. Ese mismo año, Manchin fue elegido secretario de Estado antes de ser elegido gobernador en 2004, cuando el senador John Kerry (ahora enviado climático de Biden) perdió el estado y volvió a ganar en 2008, a pesar de que el estado votara por John McCain.

En 2010, cuando murió el veterano senador demócrata Robert Byrd, Manchin saltó a la carrera y superó a un republicano en la parte posterior de un anuncio que lo mostraba disparar con un rifle al proyecto de ley ambiental de tope y comercio propuesto por los demócratas. También se jactaba del respaldo de la Asociación Nacional del Rifle.

Manchin también cofundó una empresa de manejo de carbón en 1998 llamada Enersystems y aún posee una gran participación en la empresa, informó The Guardian. Su hijo Joseph se hizo cargo de la empresa después de que Manchin padre ganara su elección en 2000, informó The New York Times.

Manchin ganó la reelección a un mandato completo en 2012 a pesar de que Obama perdió el estado. Pero Trump ganó todos los condados de Virginia Occidental en 2016, cuando Hillary Clinton dijo durante un programa de CNN en el vecino Ohio: "Vamos a sacar del negocio a muchos mineros y compañías de carbón", antes de decir "no queremos olvidar a estas personas”, lo que enfureció a Manchin.

En 2018, Manchin ganó por un margen mucho menor, a pesar de votar para confirmar a los nominados de Trump a la Corte Suprema, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh.

Las dos elecciones de segunda vuelta al Senado de los demócratas en Georgia el 5 de enero les dieron cincuenta escaños y la mayoría, con la vicepresidenta Kamala Harris como desempate. A medida que el Partido Demócrata se ha vuelto liberal en política económica y social, Manchin aún es un demócrata bastante conservador.

Como resultado, los demócratas pasan mucho tiempo en reuniones con Sinema y Manchin para encontrar una manera de ganárselos.

De manera similar, Manchin da prioridad al bipartidismo, invita con frecuencia a otros senadores a su casa-barco en la que vive en Washington llamada "Almost Heaven", en referencia a las primeras líneas de la canción ‘Country Roads’ de John Denver, que trata sobre Virginia Occidental.

Pero Manchin también ha criticado muchas de las disposiciones ambientales dentro del proyecto de ley de reconciliación, que con frecuencia se denomina “Build Back Better Act”. A principios de este mes, se pronunció en contra del CEPP (Plan de Rendimiento de Electricidad Limpia) propuesto por la Casa Blanca, que habría reemplazado las centrales eléctricas de carbón y gas con energía limpia como la eólica, solar y nuclear, informó The New York Times a principios de este mes.

Su portavoz, Sam Runyon, le declaró al Times que Manchin se opuso a usar el dinero de los contribuyentes para hacer lo que las empresas ya planean hacer. La senadora republicana Shelley Moore Capito, la otra senadora de Virginia Occidental, defendió la posición de Manchin y expresó que ella también se oponía.

“Creo que en verdad es una medida punitiva para nuestro estado y perderíamos muchos trabajos”, aseguró Capito a The Independent. "Y creo que su oposición refleja cómo afectaría a las personas que representamos, así que me complace que sea lo que está haciendo".

Capito considera que, dado que la gente no sabe lo que el presidente planea decir en Glasgow o lo que pone sobre la mesa, se imaginaría que el CEPP sería parte de eso, pero la Casa Blanca podría tener otras cosas bajo la manga.

“Pasamos ocho años bajo la administración de Obama en una pérdida de empleos muy devastadora debido a la búsqueda regulatoria y ambiental de esa administración sin ninguna consideración de los impactos para los trabajadores y trabajadoras de nuestro estado”, declaró.

Manchin, por su parte, respondió a los periodistas la semana pasada que no creía que su oposición al CEPP debilitaría la capacidad de negociación de Biden en Glasgow.

“Hemos hecho muchas cosas, más que cualquier otro país”, aseveró.

La senadora demócrata Tina Smith de Minnesota, quien ayudó a crear el CEPP, declaró que confiaba en que podría haber un reemplazo.

“Me interesa lograr las reducciones de emisiones que hubiéramos obtenido con el plan de electricidad limpia y hay muchas conversaciones sobre eso y presionaré para obtener las reducciones de emisiones más fuertes posibles en este plan”, le informó a The Independent.

Pero otros demócratas no tienen tanta confianza.

"Depende de qué tan lejos nos desenvolvamos, eso está en la ley Build Back Better, eso determinará cuán débil es nuestra posición", declaró el representante Jamaal Bowman a The Independent.

Mitch Jones, director de políticas de Food & Water Watch, comentó a The Independent que EE.UU. no ha liderado el cambio climático, lo que significa que el impacto no sería tan fuerte de otra manera.

"En verdad es el caso de que si el Congreso no puede, debido a las demoras de Joe Manchin, aceptar una política climática agresiva antes de que el presidente llegue a Glasgow, socavará la capacidad de EE.UU. para liderar", agregó Jones. "Los dilemas internos del sistema estadounidense para aprobar leyes son discutibles cuando se trata de liderazgo global".

La representante Alexandria Ocasio-Cortez de Nueva York, la congresista socialista democrática que es la arquitecta del Green New Deal, aseveró que no cree que el Congreso no pueda aprobar dos proyectos de ley que en total aumentan las emisiones climáticas por el bien de la credibilidad de EE.UU., que también incluye el proyecto de ley de infraestructura bipartidista que se aprobó en agosto.

"Creo que la credibilidad de EE.UU. en clima está muy en juego", aseguró, y agregó que "cualquier esfuerzo para reducir nuestra capacidad de reducir las emisiones va a socavar eso".