Breonna Taylor, George Floyd y un ajuste de cuentas nacional

En la decimoctava entrega de nuestra serie recapitulando una presidencia sin precedentes, Joe Sommerlad analiza los asesinatos policiales de dos afroamericanos que reavivaron las manifestaciones de Black Lives Matter en todo el país

domingo 17 enero 2021 20:39
Estados Unidos | Un nuevo caso de violencia policial revive las protestas en Ohio
Read in English

Donald Trump, un hombre que una vez se había jactado de que podía dispararle a alguien en medio de la Quinta Avenida y salirse con la suya, había sermoneado a los oficiales de policía estadounidenses sobre la aplicación de la ley durante el primer verano de su presidencia, diciéndoles que, cuando se trata de aprehender sospechosos: "Por favor, no seas demasiado amable".

Dirigiéndose a los oficiales del Suffolk Community College en Long Island, Nueva York, el 28 de julio de 2017, había lanzado un ataque contra lo que él consideraba una cultura de excesiva precaución, alentando a la policía a ser rudo con "los matones arrojados a la espalda de un coche de policía” y no preocuparse indebidamente por proteger la cabeza de una persona detenida cuando la empuja hacia la parte trasera de un coche patrulla. "Puedes quitar la mano, ¿de acuerdo?".

Fue un ejemplo inquietante para el comandante en jefe estar estableciendo, por decir lo mínimo, defendiendo explícitamente la violencia y arriesgándose a inflamar aún más la desconfianza de larga data entre las comunidades urbanas.

Pero fue necesario que tres agentes blancos dispararan contra la técnica de la sala de emergencias afroamericana de 26 años Breonna Taylor en su propio apartamento en Louisville, Kentucky, el 13 de marzo de 2020, antes de que esas tensiones finalmente estallaran durante su presidencia.

Su trágico asesinato, perpetrado por agentes que habían forzado la entrada mientras investigaban a su novio por delitos de drogas, desencadenaría una acción de protesta local antes de captar realmente la atención de la nación cuando una segunda persona negra fue asesinada el 25 de mayo en otro acto sin sentido de violencia racial.

El portero de un club nocturno George Floyd , de 46 años, fue detenido por el oficial blanco Derek Chauvin afuera de la tienda Cup Foods en Minneapolis, Minnesota, luego de que un empleado lo acusó de intentar pagar cigarrillos con un billete de 20 dólares falso.

Chauvin empujó a Floyd a la acera, lo esposó y le sujetó la rodilla contra el cuello durante casi 10 minutos, ignorando las súplicas del hombre por respirar hasta que de repente se detuvieron.

El nombre de Floyd se agregó rápidamente al de Taylor y al de Trayvon Martin, Michael Brown, Eric Garner y otras innumerables víctimas negras de la fuerza letal.

Las imágenes del teléfono móvil y la cámara de seguridad de Chauvin asfixiando fatalmente a Floyd conmocionaron a todo el mundo e inspiraron furiosas protestas de Black Lives Matter en ciudades de todo el país, desde Oakland hasta Portland, con ciudadanos que salieron a las calles a pesar de el riesgo de coronavirus para denunciar injusticias.

Hasta 26 millones de personas se unirían a las manifestaciones que se prolongaron durante noches sucesivas, y los activistas pidieron no sólo que se llevara ante la justicia al asesino de Floyd, sino que se eliminara el financiamiento de departamentos de policía enteros y que la sociedad estadounidense confrontara su historia racista y reconsiderara fundamentalmente su relación con los "héroes" de su pasado. Las estatuas de los padres fundadores esclavistas y de los generales confederados fueron vandalizados y derribados en medio del estado de ánimo de justa indignación.

También se produjeron feos enfrentamientos con la policía antidisturbios, saqueos y vandalismo, con manifestantes pacíficos e incluso reporteros atrapados en el tumulto a mitad de la transmisión, mientras que las protestas de solidaridad estallaron en más de 60 países.

La reacción inicial de Trump a este momento explosivo de ajuste de cuentas nacional fue pedir una represión, ofrecer enviar a la Guardia Nacional para ayudar a los gobernadores estatales a restaurar el orden y expresar su frustración cuando se negaron.

El presidente criticó a los “agitadores de Antifa”, a quienes acusó sin fundamento de ser terroristas domésticos que orquestaron los disturbios, y a los líderes de la ciudad demócrata por hacerlo quedar mal, impulsando la misma narrativa de guerra cultural polarizante que había probado en Charlottesville.

Más dañino aún, Trump tuiteó la frase: "El saqueo conduce a los disparos", el 29 de mayo, citando, a sabiendas o no, al notorio jefe de policía de Miami Walter Headley, quien la acuñó en diciembre de 1967 en el apogeo de la era de los derechos civiles cuando anunció políticas más duras por controlar los barrios negros de la ciudad.

Pero la peor intervención del presidente se produjo el 1 de junio cuando salió del búnker del sótano de la Casa Blanca en el que se había estado refugiando para ordenar que se lanzaran gases lacrimógenos a los manifestantes en Lafayette Square de DC, despejando el camino para una oportunidad para tomar fotografías fuera de la Iglesia Epsicopal de San Juan.

Cuando el humo se disipó, Trump salió para inspeccionar los grafitis y los daños causados por el fuego en la capilla antes de sostener en alto una copia de la Biblia, no la suya y al revés, con la esperanza de parecer un hombre de fe preocupado que proyectaba una autoridad férrea.

En cambio, el incidente fue ampliamente considerado como un asalto atroz al derecho de los manifestantes a la libertad de reunión de la Primera Enmienda y el New York Times lo describió como "un estallido de violencia como ningún otro visto a la sombra de la Casa Blanca en generaciones".

Sin embargo, no sería el último.

El presidente del estado mayor conjunto, Mark Milley, se disculparía más tarde públicamente por participar en la maniobra, diciendo que "no debería haber estado allí" para brindar una credibilidad militar inmerecida.

El presidente, el fiscal general William Barr, el secretario de defensa Mark Esper o el asesor de seguridad nacional Robert O'Brien no expresaron ese remordimiento.

Trump causaría aún más ofensas el 5 de junio cuando celebró un evento en el Rose Garden para celebrar el rebote económico artificial provocado por los estados liderados por republicanos que emergieron prematuramente del bloqueo (más de 100 mil estadounidenses habían muerto en este punto) e invocó a George Floyd por su nombre, declarando que estaría "mirando hacia abajo en este momento y diciendo que esto es una gran cosa que está sucediendo para nuestro país".

Incluso para un oportunista tan falto de tacto como Trump, esto fue sorprendente.

A medida que las protestas se enfriaron gradualmente, no gracias al presidente ni a la rabiosa cobertura de Fox News, donde Tucker Carlson había advertido a los televidentes suburbanos que los activistas de Black Lives Matter estaban "viniendo por usted", lo que le costó lucrativos patrocinadores, el coronavirus prosperó y el continuaron los ultrajes.

Habiendo hecho un uso liberal de su poder de perdonar para excusar al estafador político Roger Stone por buscar correos electrónicos del Partido Demócrata pirateados por Rusia durante la campaña de 2016 (Michael Flynn lo seguiría en noviembre), el presidente volvió a la manifestación, ignorando la amenaza que representaba la pandemia con un nuevo evento en la arena en Tulsa, Oklahoma, que según su gerente de campaña Brad Parscale había atraído 1 millón de reservaciones anticipadas de boletos.

La elección del lugar fue doblemente insensible a la luz de los asesinatos de Taylor y Floyd, dado que la ciudad del tazón de polvo había sido el escenario de una masacre racial despiadada en 1921 y porque su fecha coincidía con el 16 de junio, celebrando la emancipación de los esclavos.

Trump se demoró un día, pero el evento fue, sin embargo, una humillación aplastante, sólo asistieron 6 mil 200, y Parscale fue robado por una campaña de TikTok que vio a los usuarios adolescentes de la aplicación de video solicitar boletos sin intención de asistir.

Peor aún, Herman Cain, un prominente republicano negro y excandidato presidencial a quien Trump alguna vez había esperado colocar en el directorio de la Reserva Federal, contrajo COVID-19 en el mitin, se negó a usar una máscara y falleció un mes después.

Parscale, que ya enfrentaba acusaciones de "desplumar" a Trump y enriquecerse a expensas de la campaña, fue despedido rápidamente y luego sufrió un colapso, fue puesto bajo custodia en su casa en Florida cuando su esposa llamó a la policía diciendo que temía que pudiera intentar tomar su propia vida.