El hermano de George Floyd invita a los ciudadanos a votar y ser parte del cambio

George Floyd, Breonna Taylor, Ahmaud Arbery, Rayshard Brooks: sus nombres revitalizaron el movimiento Black Lives Matter y pusieron la violencia racial en el centro de las elecciones de este año.

Via AP news wire
martes 03 noviembre 2020 23:51
<p>Elección 2020 - Terrence Floyd.</p>

Elección 2020 - Terrence Floyd.

Read in English

Los murmullos se extendieron rápidamente entre los trabajadores electorales el martes por la mañana en una estación del barrio de Brooklyn: el hermano de George Floyd estaba presente.

Algunos se acercaron a Terrence Floyd, cuyo hermano George murió bajo la custodia de la policía de Minneapolis, lo que provocó protestas por la justicia racial en todo el país. "Continúa la lucha", instó una mujer afroamericana. Otros pidieron tomarse fotos con Terrence.

Desde la muerte de su hermano mayor el 25 de mayo, Terrence se ha convertido en un centro de atención que no buscaba. Terrence, un conductor de autobús escolar de 42 años de Nueva York, normalmente es un hombre tranquilo, profundamente apegado a sus tres hijos. Pero ahora, se siente bajo una presión constante para transmitir la voz de su hermano, especialmente en este día de elecciones, cuando, como él lo ve, la raza y la justicia racial están en la boleta electoral.

“Desde entonces, sentí que me estaba hablando”, dice sobre la muerte de George. “Él estaba diciendo, hermano pequeño, solo habla por mí. Camina por mí. Amor para mi. Haz que estas personas comprendan que lo que me pasó, le puede pasar a cualquiera".

Este martes, la sudadera con capucha negra y la máscara facial de Terrence incluían las palabras "No puedo respirar", "Justicia para George" y "8:46", que representan el tiempo aproximado en que un oficial blanco puso una rodilla en el cuello de su hermano hasta que dejó de responder.

Después de instar a la calma cuando la ira se derramó en las calles por la muerte de su hermano, Terrence planeó pasar el día de las elecciones siguiendo una parte menos notada de su súplica emocional a los manifestantes: por favor voten.

Los nombres de George Floyd, Breonna Taylor, Ahmaud Arbery y Rayshard Brooks, todos asesinados por la policía o los vigilantes, revitalizaron el movimiento Black Lives Matter este año y pusieron la raza y la justicia en el centro de las elecciones. A medida que la votación llega de costa a costa, sus seres queridos esperaban señales de que su dolor público y la pérdida del anonimato no fueron en vano.

El exvicepresidente Joe Biden ha prometido justicia racial y reformas, mientras que el presidente Donald Trump se ha ceñido a una severa retórica de "ley y orden". Después de un verano de protestas, aproximadamente la mitad de los votantes califica al racismo como un problema "muy serio" en la sociedad estadounidense, según las encuestas de AP. Pero en comparación con la pandemia y la economía, relativamente pocos votantes, aproximadamente uno de cada 10, consideraron el racismo o la aplicación de la ley como el principal problema del país, según la encuesta.

La familia Floyd se ha comunicado en nombre de la campaña de Biden. El domingo, Terrence se unió a su hermana, Bridgett Floyd, y a otros miembros de la familia para un mitin con Jill Biden en Tallahassee, Florida. El mes pasado, Bridgett apareció en un anuncio de campaña de Joe Biden.

Como todo Estados Unidos, Terrence estaba ansioso el martes.

“El martes es tan importante”, dijo el reverendo Nicolas O'Rourke, director organizador de Pennsylvania del Partido de las Familias Trabajadoras, que se centra en el racismo sistémico. Filadelfia se convirtió en un punto caliente a raíz del fatal tiroteo policial de Walter Wallace, Jr., un hombre afroamericano cuyos familiares habían solicitado una intervención de crisis mental el 26 de octubre.

“Si bien las comunidades se encuentran en diferentes puntos del espectro de la reforma... está bastante claro que hay un acuerdo unilateral de que algo debe cambiar”, dijo.

A primera hora de la tarde, Terrence, junto con su abogado Sanford Rubenstein y el activista de derechos civiles Kevin McCall, conducían por Brooklyn en busca de votantes potenciales, con un altavoz y un micrófono en su SUV. Pero no había filas en un puñado de escuelas y centros comunitarios.

Quizás la mayoría de la gente ya había votado antes, pensó Terrence. Y esperaba. Quizás ya habían escuchado el mensaje sobre la importancia de votar.

“Realmente nunca quise ser político y decirle a la gente por quién votar, porque todos tienen su propia decisión, sus propias opiniones”, dijo Terrence. "Pero yo digo, 'despierta, usa tus ojos, presta atención a lo que está pasando'".

Justo después de la 1 pm, se estacionaron frente al Museo de Brooklyn, que ha estado sirviendo como lugar de votación. Fuera del edificio, una pequeña banda de música cantó, tocó el tambor y tocó instrumentos de viento. Hicieron una pausa para permitir que Terrence hablara un momento.

“Si no votas, no puedes quejarte cuando algo sale mal”, dijo, usando un altavoz y un micrófono. "Estoy aquí para hacerles saber a todos que voté, porque no podría hablar como hablo ahora, si no voto".

Más de una docena de personas se habían detenido para escuchar lo que había dicho Terrence y, cuando concluyó, la banda reanudó la actuación.

"¡No olvides votar!" cantó al ritmo de la banda.

El martes marcó exactamente 155 días desde que Terrence visitó Minneapolis, donde murió su hermano. El 1 de junio, a raíz de los incendios provocados, los saqueos y otras formas de violencia que se extendieron a las ciudades de todo el país, Terrence pidió calma.

“Vamos a cambiarlo, todos ustedes. Vamos a cambiarlo. Haga esto pacíficamente, por favor”, dijo Terrence en una conferencia de prensa el 1 de junio en Minneapolis.

Ese mismo día, el presidente amenazó a los gobernadores de la nación con el despliegue de militares en los estados, si los líderes no sofocaban los disturbios violentos.

"Mi administración está totalmente comprometida con que, para George y su familia, se hará justicia", dijo Trump en declaraciones desde el Rose Garden de la Casa Blanca. “No habrá muerto en vano. Pero no podemos permitir que los gritos justos y los manifestantes pacíficos sean ahogados por una turba enfurecida".

Ese día de junio, Terrence canceló entrevistas previamente programadas con cadenas de noticias de televisión. Estaba abrumado.

Sus hermanos y hermanas sobrevivientes se han vuelto mucho más cercanos en los últimos meses, dijo Terrence. Su hijo de 17 años, Amaree Floyd, se enteró del fallecimiento de su tío al ver el video viral del oficial arrodillado sobre su cuello.

"Tuve que hablar con él sobre cómo canalizar su ira", dijo Terrence. “Dije, pon esa ira en tu trabajo escolar. Pon ese enojo para marcar la diferencia, hablando con tus amigos sobre lo que está pasando. No puedo comunicarme con tus amigos, pero tú puedes".

A última hora de la tarde del martes en Brooklyn, Terrence planeaba seguir reuniendo a los votantes hasta que se cerraran las urnas. Dijo que sentía que ver los resultados de las elecciones le daría la misma sensación que ver jugar a los New York Knicks: no tenías idea de si ibas a ganar.

"Tengo muchas emociones", dijo Terrence. “Estoy más ansioso que emocionado. Recuerdo cuando Obama se postuló y todos salieron. Veo esa misma energía ahora. Así que estoy muy emocionado de ver qué sucederá".

____

Morrison es miembro del equipo de Raza y Etnia de AP. Síguelo en Twitter: https://www.twitter.com/aaronlmorrison.