Bielorrusia: Policías podrían usar armas durante protestas

 Yuri Karayev, ministros del interior, dijo que cree que la policía ha sido demasiado tolerante con los manifestantes 

Via AP news wire
miércoles 28 octubre 2020 21:57
La policía continuará dependiendo principalmente de armas no letales, pero usarían armas de fuego si se enfrentaran a una respuesta violenta de los manifestantes.
La policía continuará dependiendo principalmente de armas no letales, pero usarían armas de fuego si se enfrentaran a una respuesta violenta de los manifestantes.
Read in English

El ministro del Interior de Bielorrusia advirtió que las autoridades no dudarían en aprobar el uso de munición real contra los manifestantes, si es necesario sofocar más de dos meses y medio de manifestaciones contra la reelección del autoritario presidente del país.

En una entrevista de YouTube publicada el miércoles, el ministro del Interior, Yuri Karayev, dijo que cree que la policía ha sido demasiado tolerante con los manifestantes y que adoptarán una línea más dura. Señaló que muchos oficiales han resultado heridos durante los disturbios postelectorales.

“Se está librando una guerra. Ha habido una presión abierta y descarada alimentada por la impunidad y la falta de miedo”, dijo Karayev.

Agregó que la policía continuaría dependiendo principalmente de armas no letales, pero usaría armas de fuego si se enfrentaran a una respuesta violenta de los manifestantes.

Desde las elecciones presidenciales del 9 de agosto en el país, Bielorrusia se ha visto sacudida por las protestas más grandes en los 26 años de gobierno del presidente Alexander Lukashenko. Los resultados oficiales de las elecciones le dieron una victoria aplastante en un sexto mandato. Los manifestantes rechazaron los resultados oficiales como una farsa y exigieron la renuncia de Lukashenko.

La policía detuvo a miles y golpeó brutalmente a cientos de manifestantes pacíficos durante los primeros días de protestas, lo que provocó la indignación internacional y llevó a Estados Unidos y la Unión Europea a introducir sanciones contra los funcionarios bielorrusos acusados de fraude electoral y represión de las manifestaciones.

La principal contrincante electoral de Lukashenko, Sviatlana Tsikhanouskaya, quien se fue a Lituania bajo la presión de las autoridades después de la votación, había instado a una huelga nacional si Lukashenko no renunciaba, liberaba a los presos políticos y detenía la represión policial.

Dio el visto bueno para que la huelga comenzara el lunes después de que la policía en Minsk y otras ciudades dispersara una vez más a los manifestantes con granadas paralizantes y gases lacrimógenos. La manifestación del domingo en Minsk fue una de las más grandes en semanas y atrajo a casi 200.000 personas, según una estimación de la multitud de un centro de derechos humanos.

La huelga, sin embargo, no ha tenido suficiente tracción para obstaculizar la producción en las principales plantas y fábricas estatales que constituyen el núcleo de la economía de Bielorrusia. Algunos trabajadores de fábricas abandonaron el trabajo, miles de estudiantes y jubilados marcharon en Minsk, y algunos propietarios de pequeñas empresas cerraron sus puertas, pero la mayoría de las empresas estatales han seguido funcionando como de costumbre.

En medio de la presión de los manifestantes, Lukashenko ha maniobrado para ganar tiempo prometiendo una reforma constitucional que podría recortar sus poderes. La oposición ha rechazado su plan como un ardid para sofocar las protestas.

Lukashenko habló por teléfono el sábado con el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, y las autoridades bielorrusas luego permitieron que Vitali Shkliarov, un ciudadano estadounidense nacido en Bielorrusia que había pasado casi tres meses en la cárcel, abandonara el país.

Pompeo tuiteó el miércoles que Shkliarov está "una vez más con su familia y seguro en los Estados Unidos".

Shklyarov, un consultor político que también tiene pasaportes rusos y bielorrusos, fue arrestado a fines de julio mientras visitaba a su familia en Bielorrusia. El Comité de Seguridad del Estado de Bielorrusia, que todavía se conoce con el nombre de KGB de la era soviética, lo acusó de conspirar para organizar disturbios masivos. Negó la acusación.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in