Biden con ventaja en estados clave; Trump recurre a demandas buscando un segundo mandato

El equipo del presidente continúa alegando fraude electoral, pero no ha publicado ninguna evidencia a medida que avanza el recuento.

John T. Bennett@BennettJohnT
sábado 07 noviembre 2020 01:20

"Dale tiempo a la gente": El presentador de la CNN dice que los partidarios de Trump necesitan tiempo para procesar la pérdida de las elecciones.

Read in English

Joe Biden permanece en el limbo de las elecciones presidenciales, esperando que concluya el recuento de votos en varios estados mientras Donald Trump intenta tuitear y demandar para llegar a un segundo mandato.

El exvicepresidente y candidato presidencial demócrata sigue teniendo 264 votos electorales, 6 menos que los 270 necesarios para convertirse en el presidente electo. Los contadores de votos en los estados que se proyecta que eventualmente se le otorgarán a él (Nevada y Pensilvania) y uno que está demasiado cerca de serlo (Georgia), se han llevado a cabo con votaciones no redondeadas, pero no a un ritmo que satisfaga a Associated Press lo suficiente como para declarar a Biden como ganador de alguno.

Si Biden ganara uno de esos estados, entonces sería el ganador proyectado y a Trump le quedarían poco más de 70 días como líder del mundo libre. Pero el presidente no va a salir en silencio y no hay pruebas de que planee ceder en el corto plazo.

Cuando Trump se encuentra en un aprieto, generalmente en su carrera empresarial, recurre a sus abogados.

Sin duda, el litigio ha sido durante mucho tiempo una táctica favorita del presidente, y se ha jactado en entrevistas, en mítines políticos e incluso durante reuniones informativas sobre el coronavirus sobre su historial de uso de litigios contra sus enemigos comerciales y personales. Ha reflexionado durante años, a menudo con una sonrisa, sobre demandar a sus rivales políticos y críticos. Estos hábitos pasados hicieron que su mensaje del viernes a su enemigo de las elecciones generales, nos vemos en la corte, no le sorprendiera en absoluto.

“Se trata de la integridad de todo nuestro proceso electoral. Desde el principio hemos dicho que todas las papeletas legales deben contarse y todas las papeletas ilegales no deberían contarse, sin embargo, hemos encontrado resistencia a este principio básico por parte de los demócratas en todo momento”, afirmó Trump, pero sin proporcionar ejemplos o evidencia que demuestre ese supuesto retroceso, en un comunicado difundido por su campaña.

“Continuaremos con este proceso en todos los aspectos de la ley para garantizar que el pueblo estadounidense tenga confianza en nuestro gobierno”, agregó el presidente. "Nunca dejaré de luchar por ti y nuestra nación".

Trump, con esas palabras, pareció, por primera vez públicamente, reconocer que cuando termine el conteo, no derrotará a Biden.

Él y sus aliados continuaron haciendo afirmaciones sin fundamento de fraude electoral en los estados indecisos que siguen contando cuando Biden se adelantó en la mayoría. Lidera (en el momento de escribir este artículo) por alrededor de 40.000 votos en Arizona, alrededor de 1.500 en Georgia, 20.000 en Nevada y 13.600 en Pensilvania. (Trump tenía una ventaja de casi 77.000 en Carolina del Norte).

"Quiero que se cuenten todas las papeletas que son legales", dijo a Fox News el aliado de Trump, Matt Schlapp. "Solo quiero asegurarme de que no haya un proceso de fraude sistemático en el que no se puedan sacar las boletas fraudulentas".

La campaña de Trump, sin embargo, no ha producido evidencia de fraude electoral generalizado o incluso limitado. Las afirmaciones han enfurecido a los demócratas.

"Si bien algunos, incluido el presidente, continúan arrojando reclamos infundados de fraude, reclamos para los cuales su equipo no ha presentado ni un ápice de evidencia, lo que hemos visto aquí en Filadelfia es democracia, pura y simple", dijo el alcalde de la ciudad, Jim Kenney, a los periodistas.

Pero los republicanos en Nevada han pedido al Departamento de Justicia que investigue sus afirmaciones de que se permitió votar a miles de no residentes en el estado de Silver. En todo el continente, los republicanos de Pensilvania solicitaron una orden de emergencia de la Corte Suprema para separar las boletas por correo que llegaron después del día de las elecciones pero antes de la fecha límite del 6 de noviembre, lo que ya se ordenó a los funcionarios, ya que los contadores de votos continuaron procesando las boletas que podrían determinar el destino de la presidencia.

En otro caso, un juez de un tribunal federal negó una solicitud del Partido Republicano para descartar las boletas de Pensilvania que habían sido "curadas" o contenían errores que fueron corregidos.

La presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel, anunció que el Partido Republicano ha enviado abogados a cuatro estados para investigar "irregularidades". Pero, como Trump, ella no proporcionó ninguna prueba y dijo: "Escucharás la evidencia de esto más adelante". En cambio, también al igual que el presidente, decidió dar un giro para atacar a la prensa: "Debido a que Biden tiene una ventaja muy leve, los medios de comunicación exigen que la carrera termine y no hay nada más que ver aquí".

Pero con rumores en Washington sobre las conversaciones en el círculo íntimo del presidente sobre una posible intervención para convencerlo de que ceda, la campaña de Biden emitió una advertencia.

"Como dijimos el 19 de julio, el pueblo estadounidense decidirá esta elección", dijo un funcionario de campaña. "Y el gobierno de Estados Unidos es perfectamente capaz de escoltar a los intrusos fuera de la Casa Blanca".