Detener construcción del muro fronterizo con México le ahorraría a EE.UU. 2.600 mdd

Para fin de año, el gobierno de Estados Unidos habrá construido otras 450 millas del muro con México 

Graig Graziosi
jueves 17 diciembre 2020 19:50
Joe Biden pledges to stop building Trump's Mexico border wall
Read in English

Si Joe Biden cumple su afirmación de que detendrá la construcción del muro fronterizo entre Estados Unidos y México, le ahorrará al gobierno aproximadamente 2 mil 600 millones de dólares. El Cuerpo de ingenieros del Ejército de Estados Unidos revisó las cifras con el Washington Post.

A principios de este año, Biden dijo a los periodistas que no construiría "un pie más" del muro fronterizo de Donald Trump, el cual se convirtió en uno de los proyectos de infraestructura federal más costosos en la historia de la nación.

Si Biden detiene el proyecto, no está claro qué costos se asociarían.

El equipo de transición del presidente electo se reunió con los comandantes del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos la semana pasada para discutir el proyecto.

Un portavoz del Cuerpo se negó a comentar sobre los costos estimados de detener el proyecto.

“No podemos especular sobre cuáles serían las estimaciones de costos finales para el trabajo no entregado ni especular sobre las acciones que una Administración de la Casa Blanca puede o no tomar”, dijo Brunson en un comunicado.

La construcción del muro fue una importante promesa de campaña para Trump. Aunque inicialmente prometió que haría que México pagara por su muro, finalmente Trump sacó el dinero -15 mil millones de dólares- de las billeteras de los contribuyentes estadounidenses a través de asignaciones del Congreso y allanando los presupuestos operativos del Departamento de Defensa.

Para detener el trabajo, la administración de Biden tendría que rescindir o modificar los contratos con proveedores privados. Si bien su administración tendría el poder de hacerlo, las empresas afectadas podrían enviar al gobierno un proyecto de ley de "desmovilización", destinado a cubrir los costos de retirar a sus cuadrillas, equipos y materiales de los lugares de trabajo.

Las estimaciones del Cuerpo de Ingenieros del Ejército sugieren que esos costos podrían alcanzar los 700 millones de dólares.

En una tercera opción, la administración Biden podría detener la expansión del muro físico, pero completar proyectos que instalen sensores y construyan caminos a lo largo de la frontera, lo que evitaría que el gobierno incurra en costos adicionales.

Según el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos, el gobierno ahorraría mil 100 millones de dólares si finalizara los contratos del proyecto de sensores y carreteras. En contraste, costaría mil 460 millones de dólares simplemente detener el proyecto por completo.

Hasta ahora, la administración de Biden no ha comentado qué camino podría tomar. El presidente electo ha dejado claro que el muro no se terminará bajo su administración.

“La construcción de un muro hará poco para disuadir a los criminales y cárteles que buscan explotar nuestras fronteras”, dice el plan de transición de Biden. “En lugar de robar recursos de las escuelas para niños militares y los esfuerzos de recuperación en Puerto Rico, Biden dirigirá los recursos federales a los esfuerzos de control fronterizo inteligentes, como inversiones para mejorar la infraestructura de detección en nuestros puertos de entrada, que en realidad mantendrán a Estados Unidos más seguro”.

El director de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos , Mark Morgan, no quiere abandonar el proyecto y lo calificó como una "pérdida de dinero de los contribuyentes".

“Se ha hablado de citar 'no construir otro pie de muro'. Quiero hablar sobre la realidad, no sobre la realidad política, sino sobre el impacto sustancial de detener la construcción”, dijo Morgan. "Consideremos el costo directamente para los contribuyentes estadounidenses cuando nos vayamos, que probablemente serán miles de millones de dólares que ya se han invertido y asignado a un contrato".

Si se deja para continuar, el CBP está en camino de terminar otras 450 millas del muro para fin de año.

Hasta ahora, la mayor parte del muro se ha construido en terrenos públicos, incluidos los parques nacionales, porque el gobierno ya controla el terreno. En estados fronterizos como Texas, donde casi toda la tierra es de propiedad privada, Trump ha encontrado resistencia, ya que algunos propietarios no han estado dispuestos a que el muro del presidente atraviese sus propiedades.