¿Qué tan malos son los tiempos para la industria de la aviación?

Es hora de que los aeropuertos tomen la iniciativa sobre las pruebas de coronavirus

Simon Calder@SimonCalder
miércoles 30 septiembre 2020 14:53
Es hora de que los aeropuertos tomen iniciativa
Es hora de que los aeropuertos tomen iniciativa
Read in English

Justo cuando las aerolíneas y los aeropuertos pensaban que las cosas no podían empeorar, lo hacen.

Los indicadores son cada vez más alarmantes. La capacidad de agosto se redujo un 36 por ciento con respecto al año anterior, mientras que la proporción de asientos realmente ocupados se redujo a un mínimo histórico de 58 en agosto. Durante ese mes que es pico del verano, el Airbus A320 promedio tenía solo 102 de sus 180 asientos ocupados.

La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA) ha rebajado debidamente su pronóstico de tráfico para 2020: dos tercios menos que el año pasado.

“Hace unos meses, pensábamos que una caída de la demanda del 63% en todo el año en comparación con 2019 era lo peor que podía pasar”, dice Alexandre de Juniac, director general de la IATA.

"La recuperación de la demanda internacional es prácticamente inexistente".

La confianza y la demanda de los pasajeros crecieron durante julio y principios de agosto. Pero luego, dice un portavoz de la IATA: "La recuperación en los servicios de pasajeros aéreos se detuvo a mediados de agosto por el regreso de las restricciones gubernamentales ante los nuevos brotes de Covid-19 en varios mercados clave".

De cara a diciembre, el mercado navideño está destinado a desaparecer, con solo el 32 por ciento del tráfico habitual esperado.

“El desastroso desempeño del tráfico de agosto pone un tope a la peor temporada de verano de la industria”, concluye Juniac.

Hace quince semanas, a mediados de junio, el cierre casi total de la aviación del Reino Unido comenzó a disminuir. El evento principal fue que easyJet volviera a los cielos, con un calendario considerado que preveía aumentos graduales durante julio y agosto y un otoño respetable.

Pero apenas los aviones habían comenzado a volar de nuevo, los gobiernos comenzaron a dejarlos en tierra a medida que aumentaban las tasas de infección en Europa.

"La cuarentena es una prohibición de viajar en todo menos en el nombre", dice Gordon Dewar, director ejecutivo del aeropuerto de Edimburgo.

Algunos pasajeros, particularmente con fuertes razones emocionales para querer viajar o que tengan arreglos domésticos que hacen tolerar las dos semanas de autoaislamiento, continuarán volando hacia y desde lugares que están en la lista de restricción. Pero la mayoría no lo hará.

Y la confianza se erosiona aún más con cada iteración del ritual de cuarentena. Todos los jueves por la noche, el Departamento de Transporte anuncia solemnemente que otra dispersión de naciones tiene un "riesgo inaceptablemente alto".

El secretario de transporte, Grant Shapps, tiende a agregar una adición bastante aleatoria: una semana en la Polinesia Francesa, otra semana en Curazao.

El estado de ir/no ir de esas islas distantes es absolutamente irrelevante porque nadie puede viajar desde ellas al Reino Unido sin infringir la cuarentena a través del punto de tránsito elegido. Pero una consecuencia involuntaria es desestabilizar aún más cualquier certeza sobre los planes de viaje.

Si Curazao está fuera de los límites, puedo imaginar a la gente pensando, ¿Qué posibilidades tiene Corfú?

Puede estar de acuerdo con la persona que tuiteó como Foxtrot Oscar Gatwick que esto no es nada malo: “El sueño que vives es la pesadilla de nuestros hijos; posiblemente eres el ser humano más egoísta del planeta”, comenzó su tweet , antes de volverse bastante grosero.

Sin embargo, considero que a muchas personas les gustaría seguir volando y/o trabajando en la aviación. Si eso sucede, la aviación debe convertirse en parte de la solución. He aquí cómo: en la actualidad, no soñaría con hacerme una prueba de Covid-19 a menos que tuviera síntomas.

Sin embargo, si pasara por un aeropuerto del Reino Unido al que se le permitiera realizar la prueba, me examinaría, junto con muchos miles más. Se identificarían algunas personas contagiosas que de otro modo correrían el riesgo de infectar a otras. La salud pública, en general, se beneficiaría.

La aviación no tiene por qué ser el villano. Incluso podría convertirse en un héroe.