Detienen a pistolero de casas de masajes en Atlanta; sus padres lo entregaron a la policía

La policía dijo que sin el rastreador podría haber tomado mucho más tiempo detener al presunto tirador

Graig Graziosi
jueves 18 marzo 2021 02:26

La policía usó el rastreador para detener al pistolero en el condado de Crisp, a unos 240 kilómetros al sur de Atlanta.

Read in English

Los padres del hombre acusado de disparar y matar a ocho personas en salones de masajes cerca de Atlanta ayudaron a la policía a identificar a su hijo y localizarlo.

Robert Aaron Long, de 21 años, ha sido acusado de múltiples cargos de asesinato después de presuntamente disparar y matar a ocho personas, principalmente mujeres asiáticas, en tres salones de masajes que, según los informes, frecuentaba en Georgia.

Sus padres, al ver su foto en un video de vigilancia compartido por la policía, lo entregaron y ayudaron a la policía a encontrarlo usando un rastreador que se había colocado en su automóvil.

El capitán de la policía de Georgia, Jay Baker, dijo que no estaba seguro del motivo del rastreador o si Long sabía que lo estaban rastreando.

La policía usó el rastreador para detener al pistolero en el condado de Crisp, a unos 240 kilómetros (150 millas) al sur de Atlanta. Al parecer, se dirigía a Florida para continuar con su racha de disparos.

La alcaldesa de Atlanta, Keisha Bottoms, dijo que detenerlo relativamente pronto después de que ocurrieron los tiroteos pudo haber evitado más ataques.

"Esto podría haber sido significativamente peor", dijo Bottoms. "Es muy probable que hubiera habido más víctimas".

Baker dijo que Long se dirigía a Florida porque era un centro para la industria del porno y una "salida para algo que no debería estar haciendo".

Leer más: Presunto asesino provoca persecución policiaca tras ser liberado por error de la cárcel

Los oficiales dicen que les dijo que había tenido un "muy mal día" y que su disparo fue el resultado de que estaba "al final de la cuerda" y "harto".

La policía dijo que Long afirmó que la raza no fue un factor motivador en el ataque. Sin embargo, todas menos dos de las víctimas del tirador eran mujeres asiáticas, y la declaración policial fue recibida con críticas en las redes sociales por parte de defensores de la justicia racial.

Baker dijo que "no se iba a descartar nada" y que los investigadores aún estaban examinando el motivo.

La policía anticipó que Long huiría hacia el sur y acordaron con los agentes del condado de Crisp interceptar su vehículo.

Con la ayuda del dispositivo de rastreo y las imágenes del vehículo de Long capturadas en las cámaras de vigilancia, los agentes pudieron bloquear el automóvil y detener a Long.

Se encontró una pistola de 9 mm en el automóvil y fue arrestado sin incidentes.

Baker dijo que sin la ayuda del rastreador y la ayuda de los padres para identificar a Long, es posible que no lo hubieran detenido hasta mucho después.

Un informe de The Daily Beast arrojó luz sobre el sospechoso. Un compañero de clase que habló con el periódico bajo condición de anonimato dijo que Long era un niño “nerd” y “religioso” y creía que era hijo de un pastor.

En su cuenta de Instagram ahora desactivada, Long publicó sobre su amor por Dios y las armas.

“Pizza, pistolas, batería, música, familia y Dios. Esto resume bastante bien mi vida. Es una vida bastante buena”, escribió en un pie de foto.

No está claro si el tiroteo fue motivado directamente por sus creencias religiosas. Baker dijo que Long les dijo a los investigadores que tenía "algunos problemas", incluida la adicción sexual, que provocó el ataque.

Baker dijo que Long transmitió que quería eliminar la "tentación" de los salones de masajes.

Los reporteros preguntaron si las empresas estaban ofreciendo servicios sexuales ilegales, pero Bottoms dijo que la ciudad no tenía indicios de que lo fueran, y dijo que no iban a participar en "culpar a las víctimas".

Cuatro de las ocho personas asesinadas eran de ascendencia coreana, según el Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Sur.

Los ataques motivados por la raza contra personas con ascendencia asiática han aumentado en los últimos años, según Stop AAPI Hate. Cerca de 3 mil 800 ataques, dirigidos desproporcionadamente a mujeres, han ocurrido durante el último año.