Los ataques aéreos liderados por Estados Unidos han “matado al menos a 22 mil civiles” en Oriente Medio y África durante los últimos 20 años

La mayoría de las muertes de civiles ocurrieron durante las ocupaciones de Afganistán e Irak

Lamiat Sabin,John Bowden
lunes 06 septiembre 2021 22:28

Cuenta atrás en Afganistán.

Read in English

Al menos 22 mil civiles han muerto por ataques aéreos dirigidos por Estados Unidos en varios países de Oriente Medio y África, durante las dos últimas décadas de las "guerras para siempre", según una aproximación de un monitor de conflictos.

Antes del vigésimo aniversario de los ataques del 11 de septiembre en el World Trade Center y el Pentágono, la organización con sede en Londres Airwars, publicó su estimación de muertes de civiles que dijo que podría llegar a casi 50 mil,

Desde 2001 cuando se lanzó la "guerra contra el terror", liderada por Estados Unidos después de los ataques en Nueva York y Washington DC, las acciones estadounidenses probablemente mataron al menos a 22 mil 679 civiles y hasta 48 mil 308, según Airwars.

Las cifras tienen en cuenta los civiles que murieron durante las ocupaciones de Afganistán e Irak, así como las campañas de bombardeo contra el Estado Islámico en Irak y Siria (Isis) y los ataques selectivos en Libia, Pakistán, Somalia y Yemen.

El año más mortífero cuando se mira el número mínimo total de muertos fue el 2003, cuando se informó que al menos 5.529 civiles habían muerto por presuntos ataques estadounidenses, casi todos durante la invasión de Irak.

El siguiente año más mortífero fue 2017, el primer año de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, cuando probablemente murieron al menos 4 mil 931 civiles, la gran mayoría en presuntos bombardeos de la coalición contra Irak y Siria.

Al observar el número máximo de muertos posible, el año más mortífero fue 2017. Airwars dijo que hasta 19 mil 623 civiles, fueron asesinados por ataques estadounidenses o de la coalición ese año contra Isis.

La gran mayoría de los daños a civiles (el 97 por ciento), se produjeron durante la ocupación de Irak entre 2003 y 2009, la ocupación de Afganistán durante 20 años y la campaña de bombardeos contra militantes de Isis.

Leer más: Trump esquiva el apoyo a la ley de aborto de Texas

El regreso de los talibanes al poder, el mes pasado supuso el fin oficial de la ocupación estadounidense de Afganistán, después de que todas las tropas se retiraran la semana pasada.

El pico de la ocupación fue en 2011, cuando más de 100 mil soldados estadounidenses estaban estacionados allí. En Irak el número de tropas alcanzó un máximo de 166 mil en 2007, aunque las fuerzas se retiraron en 2011.

El informe de Airwars citó datos de varias fuentes, ya que el Departamento de Defensa de EE.UU. No publica los recuentos completos de víctimas civiles reconocidas por la agencia.

Airwars cita estadísticas de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán, la Oficina de Periodismo de Investigación, The Nation y el proyecto voluntario Iraq Body Count.

The Independent se ha puesto en contacto con el Departamento de Defensa de Estados Unidos para comentar sobre el informe de Airwars.

En los últimos días, los funcionarios han enfatizado que el ejército estadounidense hace todo lo posible para evitar víctimas civiles durante las operaciones.

Un funcionario del Comando Central de EE.UU. Le dijo a Airwars que "la información que solicita no está disponible de inmediato en nuestra oficina, ya que abarca varias operaciones y campañas en un lapso de entre 18 y 20 años", cuando se le preguntó sobre la obtención de datos para el informe.

"Ningún ejército en la faz de la tierra trabaja más duro para evitar víctimas civiles que el ejército de Estados Unidos", dijo el portavoz del Pentágono, John Kirby, durante una conferencia de prensa cuando se le preguntó sobre la posibilidad de víctimas civiles en el ataque final de Kabul, que no cuestionó. .

“Nos lo tomamos muy, muy en serio. Y cuando sabemos que hemos causado la pérdida de vidas inocentes en la conducción de nuestras operaciones, somos transparentes al respecto”.

El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ha prometido en los últimos días que el hecho de que las tropas terrestres estadounidenses, hayan salido de Afganistán no significa que Estados Unidos haya dejado de perseguir a Isis-K y otros grupos militantes, dejando abierta la posibilidad de más ataques aéreos y la devastación que normalmente sigue.

"Para Isis-K, aún no hemos terminado con ustedes", dijo Biden el martes, mientras prometía promulgar una "estrategia dura, implacable, dirigida y precisa", contra el grupo terrorista con sede en Afganistán.