Lucha se desata en Panjshir en Afganistán mientras los talibanes y la resistencia reclaman avances militares

Los talibanes dicen que han capturado grandes extensiones de Panjshir, mientras que la NRF afirma haber atrapado a combatientes militantes

Kim Sengupta
lunes 06 septiembre 2021 19:37
Afganistán: régimen talibán se adjudicó el control de la provincia de Panjshir
Read in English

La última batalla en la toma de Afganistánpor los talibanes se está desarrollando en el valle de Panjshir, con un ritmo creciente de lucha, y el tiempo se está convirtiendo en un factor crítico en lo que se avecina.

Los disparos de celebración en Kabul el viernes por la noche provocaron al menos 17 muertos y más de 40 heridos después de que los talibanes declararon que habían capturado Panjshir. Pero el valle no había caído y la oposición insistió poco después en que había rechazado a los islamistas y recuperado territorio.

Continúan los reclamos y contrarreclamaciones de supuestas victorias de ambos lados.

Un portavoz talibán, Belal Kareemi, manifestó el domingo que todas las áreas de Panjshir habían sido tomadas excepto la capital, Bazarak, y otro distrito, Rokha. La versión del opositor Frente Nacional de Resistencia (NRF) fue: “Hemos permitido que los talibanes ingresen al valle intencionalmente y ahora están atrapados.”

“Esta es una táctica que hemos usado de nuestro manual de jugadas de la década de 1980, cuando los soviéticos entraron en el valle. El NRF está por todo Panjshir y los talibanes han sufrido muchas bajas”.

Los talibanes han estado diciendo hasta hace muy poco que preferirían un acuerdo negociado en Panjshir, de la misma manera que se han apoderado del resto del país.

Al acercarse al reconocimiento internacional como el nuevo gobierno de Afganistán, no quieren que estalle un derramamiento de sangre a gran escala y socave la narrativa de buscar la estabilidad y no la lucha.

Un alto funcionario talibán manifestó a The Independent : “Hemos logrado evitar una larga guerra civil con muchos muertos, como los que sucedieron después de la partida de los rusos. Creemos que es reconocido por otros países, incluso por los estadounidenses, y muestra que queremos paz ahora en Afganistán, no más guerra. Hemos tenido traspasos pacíficos en todo el país: eso también debería suceder en Panjshir”.

Pero las negociaciones no han llevado a ninguna parte hasta ahora. Los talibanes afirman que la oposición ha rechazado sus ofertas. La resistencia dice que no confiaba en los islamistas y que los términos ofrecidos habrían equivalido a rendirse.

Leer más: Biden a punto de desclasificar documentos sobre el 11-S

Mientras tanto, la lucha se ha intensificado. Algunas facciones de los talibanes ahora buscan una victoria lo más rápido posible, mientras que el NRF, por otro lado, quiere mantener el valle en la creencia de que el tiempo les dará apoyo.

Hay varios factores en juego. Los talibanes tienen problemas para formar un gobierno. La captura del último territorio controlado por el enemigo fortalecería su posición como gobernantes indiscutibles, tanto en el país como en el extranjero, y, según creen los partidarios de la línea dura, acabaría con la necesidad de incorporar figuras moderadas.

El jefe del servicio de inteligencia paquistaní (ISI), el teniente general Faiz Hameed, llegó a Kabul el fin de semana y su presencia, se ha afirmado, puede desempeñar un papel clave en lo que sucede en Panjshir.

Los líderes de la resistencia, especialmente el exvicepresidente Amrullah Saleh, quien alguna vez fue el jefe del servicio de inteligencia afgano (NDS), son adversarios implacables de Pakistán, que culpan al país de lo sucedido en Afganistán en casi todos los anuncios que han hecho.

El ISI ha sido acusado de estar vinculado a los talibanes y a otros grupos insurgentes, como la red Haqqani. Se afirma que una de las tareas del teniente general Hameed es ayudar a establecer un gobierno que refleje la amplia insurgencia, incluidos los Haqqanis y otros.

Su presencia se considera de particular importancia porque Mullah Abdul Ghani Baradar, el líder talibán, ha tenido una relación conflictiva con el sistema de seguridad paquistaní en el pasado, después de haber sido arrestado y encarcelado en el país.

Mariam Solaimankhil, jefa de coordinación de relaciones internacionales en la oficina del expresidente Ashraf Ghani, tuiteó: “Por lo que escuché, el Director General de ISI ha venido a Kabul para asegurarse de que Baradar no lidere este gobierno y el Haqqanis. Hay muchos desacuerdos entre las facciones talibanes y Baradar ha pedido a todos sus hombres que no ataquen Panjshir”.

En realidad, es muy poco probable que Sirajuddin Haqqani, el líder de la red Haqqani, sustituya a Baradar como líder del nuevo gobierno. Los funcionarios paquistaníes niegan que el teniente general Hameed se esté involucrando en la campaña de Panjshir.

Pero lo que sucede en Panjshir parece ser un tema de división entre los talibanes y sus aliados, y puede retrasar una acción militar decisiva allí.

Cualquier retraso de este tipo se adaptaría a la resistencia. Retener a los talibanes durante un mes vería el inicio del invierno y sería muy difícil mantener las operaciones militares en el terreno del Panjshir durante los próximos cinco meses.

El “Valle de los Cinco Leones”, flanqueado por montañas, ha demostrado ser un hueso duro de roer en el pasado. Los rusos no pudieron tomarlo durante su guerra afgana. Y, como bastión de la Alianza del Norte, resistió los ataques de los talibanes y otros grupos islamistas durante la larga y sangrienta guerra civil que siguió a la retirada soviética.

La esperanza entre la oposición es que surjan conflictos internos entre los islamistas durante las vacaciones de invierno, que el descontento y el desafío contra los talibanes crezcan en otras partes del país y que la resistencia comience a recibir apoyo del exterior.

Hasta ahora ha resultado difícil obtener ese apoyo. Se ha hablado entre exmilitares estadounidenses y británicos, muchos de los cuales fueron desplegados en Afganistán mientras estaban en servicio, o más tarde como contratistas de seguridad privada, sobre afganos en el extranjero que supuestamente comenzaron a recaudar fondos para que las fuerzas privadas luchen contra los talibanes. Pero nada ha salido de eso hasta ahora.

También queda claro al hablar con diplomáticos estadounidenses que tal medida no obtendría apoyo de la administración Biden, que ahora está en camino de establecer una relación con los talibanes.

También parece haber poca simpatía por Saleh o por otros líderes del NRF entre estos diplomáticos, que temen que los políticos en Estados Unidos puedan intentar arrastrar al país de nuevo a un conflicto recabando apoyo para la oposición armada. Varios congresistas republicanos ya han declarado que Estados Unidos debería apoyar la resistencia.

Un compañero líder de la resistencia, Ahmad Massoud, el hijo de 32 años de Ahmad Shah Massoud, el renombrado líder muyahidín, escribió en The Washington Post solicitando ayuda antes de que se intensificaran los combates en Panjshir.

“Tenemos provisiones de municiones y armas que hemos recolectado pacientemente desde la época de mi padre, porque sabíamos que llegaría este día. Si los señores de la guerra talibanes lanzan un asalto, por supuesto, enfrentarán una firme resistencia de nuestra parte”, declaró.

Esa resistencia es evidente por parte de los combatientes, compuestos por milicias tayikas y miembros de las fuerzas de seguridad afganas. Sin embargo, se enfrentan a obstáculos formidables, rodeados por territorio enemigo, superados en número y en armas, y los talibanes ahora poseen grandes cantidades de armamento occidental, incluida artillería y aviones capturados de las tropas o entregados a ellos cuando las fuerzas aliadas se retiraron.

Pero incluso si la administración Biden se lava las manos con la oposición, existe la posibilidad de que otras potencias regionales, atrapadas en el salto por el colapso del gobierno de Ghani y el triunfo de los talibanes, puedan comenzar a brindar apoyo a la resistencia, como lo hicieron para la Alianza del Norte contra los talibanes.

Saleh es ahora la cara pública de la resistencia, proporcionando un flujo constante de mensajes desafiantes del Panjshir. Dice que ha habido intensos combates y que ha habido bajas en ambos bandos, y reconoce que “no hay duda de que estamos en una situación difícil, estamos bajo la invasión de los talibanes, pero nos hemos mantenido firmes, hemos resistido”.

La oposición está amargada por la forma en que Estados Unidos y sus aliados se han marchado.

“La traición a Afganistán por parte de Occidente es colosal … Las escenas en el aeropuerto de Kabul en los últimos días representaron la humillación de la humanidad, una vergüenza para cualquier nación que haya estado involucrada en Afganistán desde que los talibanes fueron derrotados por la fuerza de la coalición liderada por Estados Unidos. Después de la atrocidad del 11 de septiembre”, declaró Saleh.

“Esto no solo es vergonzoso para el presidente Biden, es vergonzoso para toda la civilización occidental”.

Saleh confiesa que sabía que cuando partiera hacia Panjshir, podría ser una batalla a muerte.

Hablando con el autor Kapil Komireddi, describió cómo hizo que su principal guardaespaldas jurara sobre el Corán cumplir su última orden: “Le dije que íbamos [a] Panjshir y el camino ya está tomado. Lucharemos para abrirnos camino, lucharemos juntos.”

“Pero si me lesiono, tengo una petición para ti. Dispárame dos veces en la cabeza. No quiero rendirme a los talibanes. Nunca.”