California es el mayor consumidor de petróleo extraído del Amazonas

Uno de cada nueve galones de combustible bombeado en California en 2020 provino de la selva amazónica en riesgo

Louise Boyle
sábado 04 diciembre 2021 00:41
Deforestation In The Amazon Is At Its Worst Level Since 2006
Read in English

California consume la mayor parte del petróleo extraído de las selvas tropicales en la cuenca occidental del Amazonas, lo que agrava la crisis climática y causa una notable contaminación del suelo, el agua y el aire, en particular para las comunidades indígenas.

Un nuevo estudio de Stand.earth y Amazon Watch, encontró que casi la mitad del petróleo extraído, sobre todo en los bosques tropicales de Ecuador, se convierte en combustible en California para las principales corporaciones.

Uno de cada nueve galones de combustible bombeado en el estado de California el año pasado fue extraído del Amazonas, según la investigación.

Un aproximado del 90 por ciento del petróleo crudo exportado desde la Amazonía occidental cada año proviene de Ecuador, y dos tercios se envían por tuberías a los EE.UU. Las tres principales empresas que utilizan petróleo del Amazonas, Marathon (27%), Valero (22%) y Chevron (17%), tienen su sede en California, según la investigación.

“El papel de Chevron es en especial notable, ya que la compañía está relacionada con algunos de los peores impactos de la industria petrolera en el Amazonas, así como en California”, dicen los investigadores.

“Chevron ha gastado casi US$2 mil millones en la lucha contra su mandato ordenado por un tribunal de pagar US$9.5 mil millones en costos de limpieza y reparación comunitaria de los que es responsable en Ecuador”.

Los grupos conservacionistas alegaron que cientos de pozos de petróleo abiertos todavía están drenando en el suministro de agua en la región, lo que afecta a las comunidades locales y al bosque y los ríos.

En un comunicado, Chevron dijo: “Las acusaciones contra Chevron en Ecuador son falsas. Tribunales estadounidenses e internacionales, incluido un tribunal de lo arbitrario en La Haya, han determinado que la sentencia ecuatoriana contra Chevron es fraudulenta y producto de soborno judicial, extorsión, pruebas falsificadas y otras ilegalidades por parte de los abogados de los demandantes”.

La Amazonía occidental, que incluye partes de Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y el oeste de Brasil, es una de las áreas más ricas en biodiversidad del planeta y alberga a más de 600.000 indígenas, incluidas algunas de las últimas personas no contactadas del mundo que viven en aislamiento voluntario.

A diferencia del este de la Amazonía brasileña, el oeste permanece esencialmente intacto. Pero millones de hectáreas enfrentan la amenaza inminente del desarrollo industrial, ya que debajo de este paisaje prístino hay vastas reservas de petróleo y gas sin explotar.

Las selvas tropicales son aliados naturales contra la crisis climática. Los árboles viejos almacenan carbono, lo que mitiga el calentamiento global causado en gran parte por la quema de combustibles fósiles.

En Brasil, se estima que 13,235 kilómetros cuadrados de selva amazónica se perdieron en 2020-21, según datos del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (INPE). Representa un aumento del 22% en la deforestación en un año y el nivel más alto en más de 15 años.

A principios de este año, los investigadores mandaron la señal de alarma después de descubrir que el Amazonas, que durante mucho tiempo se creía que todavía absorbía la contaminación causada por los humanos, en cambio había emitido cerca de una quinta parte más de carbono a la atmósfera del que almacenó entre 2010 y 2019.

“No sabemos en qué punto el cambio podría volverse irreversible”, dijo el científico y coautor del estudio Jean-Pierre Wigneron, del Instituto Nacional de Investigación Agronómica de Francia (INRA).

California ha sido elogiada por su enfoque progresista para abordar la crisis climática. El estado planea prohibir la venta de automóviles de gasolina nuevos para 2035 y poner fin a la producción de petróleo para 2045.

El gobernador demócrata de California, Gavin Newsom, también propuso prohibir la perforación de nuevos pozos dentro de los 3,200 pies de las escuelas y los hogares, un plan que se ha enfrentado a una fuerte oposición de la industria petrolera. Más de 2 millones de californianos viven dentro de ese rango de pozos de petróleo y gas, lo que según los estudios puede elevar los riesgos de defectos de nacimiento, problemas respiratorios y otros problemas de salud.

El estado ya sufre graves impactos por la crisis climática. En 2020 se desataron un número récord de incendios forestales, y este año se han quemado unos 2,5 millones de acres, cerca del doble del promedio de los últimos cinco años. La duración de la temporada de incendios también ha aumentado en 75 días, según la agencia estatal de bomberos Cal Fire.

Una mega sequía se ha apoderado de California y otros estados del oeste. La mayor parte de California permanece en los niveles más altos de sequía extrema o excepcional incluso en la tradicional temporada de lluvias.

Pero el estado, por sí solo la quinta economía más grande del mundo, todavía depende en gran medida de los combustibles fósiles.

Entre los hallazgos del estudio de Stand/Amazon Watch se encuentran:

  • Las principales aerolíneas consumieron 123 millones de galones de combustible para aviones del Amazonas en los aeropuertos internacionales de Los Ángeles y San Francisco. Los investigadores notaron que LAX, en particular, consume más petróleo del Amazonas que cualquier otro aeropuerto del mundo: un promedio de uno de cada seis galones.
  • 1.9 mil millones de galones de gas y diesel extraídos del Amazonas son vendidos por las principales compañías petroleras en California en 2019
  • 43 millones de galones de diesel y gasolina del Amazonas son consumidos por los principales supermercados para sus vehículos y estaciones de combustible minoristas en 2020.

Para mantenerse al día con la alta demanda de los EE.UU., el gobierno de Ecuador está listo para duplicar la producción de petróleo, lo que corre el riesgo de fragmentar las selvas tropicales vírgenes con carreteras e infraestructura.

Los investigadores también señalaron que existe un fuerte vínculo entre la extracción de petróleo y la deforestación en la Amazonía ecuatoriana.

La deforestación, los cambios en el uso de la tierra y la colonización del Amazonas por parte de corporaciones amenazan a las comunidades indígenas y sus formas de vida.

El informe señala que el petróleo crudo se transporta a través de oleoductos desde el Amazonas, sobre los Andes, hasta la costa del Pacífico.

Los oleoductos tienen una larga historia de roturas y derrames, dicen los investigadores. En abril de 2020, la ruptura de un oleoducto contaminó cientos de millas de dos importantes ríos en la Amazonía ecuatoriana, según el informe, e impactó a decenas de miles de pueblos indígenas "que dependen de estos ríos para sobrevivir".

Las llamaradas de gas de los pozos de petróleo se suman a la contaminación del aire y han aumentado el número de enfermedades respiratorias, según el informe. La extracción de combustibles fósiles también afecta a los peces y animales que componían las dietas locales.

“La extracción de petróleo en nuestra Amazonía ha traído contaminación, enfermedades, deforestación, destrucción de nuestras culturas y la colonización de nuestros territorios. Es una amenaza existencial para nosotros y viola nuestros derechos fundamentales como pueblos indígenas”, dice Nemo Andy Guiquita, líder indígena Waorani y directora de Salud y Mujeres de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana.

“Pedimos el fin de todas las nuevas extracciones en nuestras tierras y, como afirman ahora nuestros antepasados y la ciencia, debemos mantener los combustibles fósiles en el suelo, de acuerdo con los compromisos del Acuerdo de París y de la COP26 en Glasgow”.

En el Parque Nacional Yasuní en Ecuador, el territorio tradicional de los Waorani, hay ocho bloques petroleros y se planea perforar más de 600 nuevos pozos, según el informe.

Y los planes para abrir más pozos nuevos representan una amenaza genocida para los Tagaeri y Taromenane, los últimos pueblos indígenas de Ecuador que viven aislados.

Las confederaciones nacionales e indígenas amazónicas de Ecuador, junto con los Waorani, y organizaciones de la sociedad civil presentaron hace poco una demanda contra el gobierno, donde califican a la expansión como una “política de muerte”.

Los líderes indígenas pidieron que se proteja el 80% de la Amazonía para 2025.

Este artículo ha sido actualizado para reflejar la respuesta de Chevron.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in