‘Coyote’ abandona a mexicanos en el desierto de Arizona y mueren abrazados

Hace casi tres meses, Édgar Mendoza Rodríguez y Carlos Enrique Mendoza Santiago salieron del estado de Oaxaca rumbo a EE.UU. y nunca más volvieron. Iban en busca del anhelado “sueño americano” pero fallaron en el intento.

México | La primera caravana migrante de 2022 parte de Tapachula

La historia de Édgar Mendoza Rodríguez y Carlos Enrique Mendoza Santiago es la de millones de latinoamericanos que, tras la falta de oportunidades laborales y de desarrollo social, tienen que salir de sus países para encontrar una vida mejor, la mayoría de las ocasiones en EE.UU.

El pasado 27 de mayo, Édgar, de 37 años; y Carlos, de 23; salieron de su casa, ubicada en la ciudad de Tuxtepec, en Oaxaca, con rumbo al país vecino del norte. La última vez que sus padres los vieron fue cuando abordaron un carro con destino a Sonoyta, una municipalidad al noroeste del estado de Sonora, donde ya los esperaba el traficante de personas, también conocido en México como ‘coyote’.

Según los testimonios que recoge el diario mexicano Milenio, el tutor llevó a ambos jóvenes a la ciudad de Santa Cruz, en Veracruz, y ahí se despidió de ellos no sin antes preguntarles si soportarían el viaje por el desierto; a lo que ambos respondieron que sí, “le vamos a echar muchas ganas”, refirió el medio antes citado.

Las semanas pasaron y el padre, identificado como Facundo, de 55 años de edad, no supo más de sus hijos hasta que, el pasado 2 de junio, el ‘coyote’ se comunicó con él para brindarle malas noticias: El menor de ellos, Carlos Enrique, “se deshidrató y no pudo seguir con la caminata”, relató al periódico mexicano.

Y agregó: “Así es la ley en el desierto. Si te quedas, te quedas”.

El otro hermano, Édgar, en solidaridad con su familiar, decidió acompañarlo en su dolor y no continuar el viaje con el grupo.

Fue hasta el pasado 9 de agosto que el señor Facundo realizó una llamada telefónica al Consulado de México en Yuma, Arizona, donde le cuestionaron acerca de su salud sin darle razón del paradero de sus hijos. Las autoridades, reacias a brindar la fatídica noticia, únicamente turnaban su llamada a diversos funcionarios hasta que uno confirmó el lamentable hecho: Los cuerpos de sus hijos fueron hallados sin vida.

Para consuelo de los padres, el Consulado refirió que, “como buena pareja de hermanos, los encontraron abrazados”.

De acuerdo con informes de la Patrulla Fronteriza, los cuerpos de Édgar y Carlos estaban en estado de descomposición, y lo único que restaba era entregarlos a sus familiares para darles cabal sepultura. Ambos, de oficio de albañilería, buscaban el anhelado “sueño americano” pero no lo lograron.

Cifras de las autoridades migratorias estadounidenses refieren que, durante el año fiscal 2021 (octubre de 2020 a septiembre de 2021) se registraron 557 muerte de viajeros irregulares en su intento por cruzar la frontera. Esto representa un incremento de hasta 125 por ciento en comparación con el año anterior, cuando se contabilizaron 247 casos.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in