Al menos 23 personas fallecieron tras el colapso de un tramo del metro de México.

¿Fueron la corrupción y el recorte los culpables? Por qué el accidente del metro de la CDMX fue una tragedia evitable

Después de que el desastre dejara al menos 23 muertos, la gente se pregunta cómo pudo suceder, informa Chris Havler-Barrett desde la Ciudad de México

Chris Havler-Barrett
martes 04 mayo 2021 17:59
Read in English

Horas después del colapso del puente ferroviario, los equipos de bomberos y rescate están moviendo los escombros en busca de sobrevivientes.

Imágenes desgarradoras muestran el momento en que el paso elevado en la Ciudad de México cedió alrededor de las 10:30 pm hora local del lunes, derribando el puente de concreto, así como dos vagones del metro sobre el tráfico que pasaba por debajo, aplastando a los ocupantes de varios vehículos.

La Línea 12, en la que ocurrió el desastre, es la más nueva de las 14 líneas que componen el Sistema Colectivo de Transporte, el corazón del transporte de la Ciudad de México, una de las ciudades más grandes del mundo.

Inaugurada en 2012, la línea aún está en construcción, y las obras no finalizarán hasta 2022. A pesar de esto, ahora se ha convertido en el lugar de una horrenda tragedia, con al menos 23 muertos y 70 heridos, muchos de ellos de gravedad.

El sistema de metro transporta a más de cinco millones de personas por día, pero ahora se harán preguntas sobre la integridad del sistema, que ha estado crónicamente subfinanciado durante algún tiempo, y utiliza en gran medida material rodante de la década de 1970, aunque los trenes de la línea 12 son, por en su mayor parte, diseños más modernos construidos en el siglo XXI.

Si bien los detalles del colapso aún están emergiendo, Claudia Sheinbaum, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, culpó del colapso a una viga de soporte, que cedió exactamente cuando un servicio de metro nocturno pasaba por encima.

El tramo donde ocurrió el accidente, cerca de la estación de Olivos, resultó dañado por un terremoto de 2017, que dejó más de 300 muertos y provocó daños por miles de millones de dólares en la capital mexicana.

La administración anterior, bajo el deshonrado exalcalde, Miguel Ángel Mancera, fue notoriamente corrupta.

Mancera, quien actualmente cumple una prohibición en todos los niveles de la política mexicana después de ser condenado por violar las leyes electorales, ha sido acusado por algunas agencias de noticias mexicanas de malversación de grandes cantidades de fondos federales, que supuestamente incluyen casi la totalidad del presupuesto operativo de Metro de 2018.

Bajo Mancera, el Sistema Colectivo de Transporte también subió las tarifas del servicio, de 3 a 5 pesos (25 centavos), pero poco de este dinero parece haberse reinvertido en el sistema.

Mancera fue alcalde durante las secuelas del terremoto de 2017, que midió 7,1 en la escala de Richter y destruyó zonas de la ciudad. Durante su mandato, 1.680 miembros del gobierno local fueron sancionados por corrupción, y muchas figuras clave fueron procesadas por malversación de fondos de reconstrucción, incluido dinero destinado a reparar daños en el sistema de Metro y la compleja serie de pasos elevados.

Lee más: Colombia: El polémico tuit de Álvaro Uribe en medio de la violencia

Incluso bajo la dirección de Claudia Sheinbaum, una disminución en el presupuesto de mantenimiento provocó que un gran incendio destruyera el centro de control de las líneas 1, 2 y 3 a fines de marzo, dejando a casi una cuarta parte de la ciudad sin acceso al metro durante varias semanas.

Estos problemas de financiación se han visto agravados por la desaceleración económica causada por el coronavirus.

Los trabajos de mantenimiento defectuosos por parte de operadores sin experiencia en muchas de las estaciones de la red también causan decenas de lesiones al año, y la directora del Sistema de Transporte Colectivo, Florencia Serranía Soto, ha culpado directamente a la corrupción de la administración de Mancera por estos problemas.

La propia Serranía está ahora bajo presión para que renuncie luego de los eventos que llevaron al colapso, incluso por parte de miembros de su propio partido gobernante, Morena.

Sheinbaum también ha alegado que gran parte del trabajo de reconstrucción que tuvo lugar después del terremoto fue realizado por empresas con poca o ninguna experiencia en la construcción, y los contratos parecen haberse adjudicado debido a las relaciones personales con los responsables.

En particular, después del devastador terremoto de 1985 en México, que mató a entre 10.000 y 45.000 personas, el sistema de metro permaneció en gran parte intacto y, después de someterse a reparaciones menores, se volvió rápidamente a poner en servicio, con pocos incidentes de seguridad hasta 2017.

De manera apremiante para los residentes de la ciudad, estos pasos elevados del metro son comunes en la capital mexicana, donde las estructuras de dos y tres niveles forman las arterias de una megaciudad abarrotada, y el tráfico a menudo permanece estancado durante horas todos los días. Si el colapso hubiera ocurrido unas horas antes durante la hora pico de la tarde, el número de muertos podría haber sido significativamente mayor.

Si bien es demasiado pronto para decir quién o qué es el culpable de la tragedia, está claro que años de mala gestión económica, corrupción y nepotismo han jugado un papel en el peor accidente que ha visto la red de metro en sus 51 años de funcionamiento.