Condenan a brasileño a 27 años de prisión por asesinar a su exnovia

Una corte federal condena al ingeniero brasileño Mário Marcelo Santoro a 27 años de prisión tras su confesión de que asesinó a su exnovia Cecília Haddad en Australia

Diane Jeantet
Jueves, 22 de junio de 2023 15:19 EDT
BRASIL-AUSTRALIA HOMICIDIO
BRASIL-AUSTRALIA HOMICIDIO

Una corte federal condenó al ingeniero brasileño Mário Marcelo Santoro a 27 años de prisión tras su confesión de que asesinó a su exnovia Cecília Haddad en Australia.

Santoro, hoy de unos 45 años, fue condenado de homicidio agravado, asfixia, feminicidio y ocultamiento de un cadáver.

El jurado de siete miembros —seis mujeres y un hombre— dio su veredicto el jueves por la mañana. El abogado de Santoro dijo que apelará.

En abril de 2018, el cuerpo de Haddad, entonces de 38 años, fue hallado en el río Lane Cover en Sydney, Australia, a pocos kilómetros (millas) de su departamento. Para entonces, Santoro había regresado a Brasil.

De acuerdo con miles de mensajes revisados por la policía australiana y declaraciones de amigos y familiares, Haddad había puesto fin a su relación con Santoro, pero este se negó a aceptarlo.

Unos 10 días antes de su muerte, Haddad le había dicho a Santoro que si no abandonaba su departamento, llamaría a la policía, dijo el detective australiano John Edwards, según el diario O Globo y otros medios que asistieron al juicio. En determinado momento, Haddad había abandonado el departamento para alojarse con amistades.

El rastreo del teléfono celular permitió determinar que Santoro estuvo en el departamento de Haddad y junto al río donde hallaron su cadáver. Se halló arena y vegetación de la misma zona en el auto de la víctima. Imágenes tomadas por cámaras de seguridad captaron a Santoro conduciendo el vehículo.

En su declaración en el tribunal el miércoles, Santoro reconoció que fue al departamento de Haddad a buscar su pasaporte para regresar a Brasil. Dijo que riñeron y él la “tomó por el cuello” y “apretó con mucha fuerza” hasta que ella “calló desmayada” en sus brazos. Santoro, que aparentó mantener la calma durante los testimonios largos y detallados en el juicio, lloró al confesar el asesinato de Haddad.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in