Allen Weisselberg, director financiero de Trump, renuncia al cargo tras acusación fiscal

El club escocés del expresidente ha perdido dinero durante ocho años seguidos

Andrew Naughtie@andrewnaughtie
viernes 09 julio 2021 22:19
Trump's Family Business and CFO Face Criminal Charges for Alleged Tax Crimes
Read in English

Mientras Donald Trump y su imperio empresarial se enfrentan a la crisis legal más grave en décadas, su socio de larga data, ahora acusado, Allen Weisselberg, dejó su puesto como director de lo que posiblemente sea la propiedad en el extranjero de más alto perfil de Trump: el Trump International Golf Club en Escocia .

Según informó Bloomberg, una presentación brindada a Companies House el jueves decía que Weisselberg ya no era una "persona con un control significativo" en el club, una de las joyas del imperio hotelero de Trump y un motivo de orgullo durante mucho tiempo para el expresidente.

Weisselberg ha sido acusado en Nueva York de 15 delitos graves por lo que los fiscales afirman es un plan de fraude fiscal de 15 años. La propia Organización Trump también ha sido acusada.

Como era de esperar, el expresidente está furioso por las acusaciones, que surgen de una investigación de larga duración por parte de las autoridades de Nueva York, una investigación que se extiende a muchas áreas del imperio Trump y que aún no ha concluido, con un gran jurado aún considerando otros posibles cargos.

Trump y sus familiares han estado a la ofensiva desde que se presentó el caso, con los hijos mayores del expresidente a la cabeza. El propio Trump, que una vez se declaró a sí mismo "rey del código tributario", ha criticado los cargos en público y también lanzó una grandiosa demanda contra los jefes de Twitter y Facebook que ha sido ampliamente desestimada como un intento de distraer la atención del caso de Nueva York.

Leer más:Biden dice que no enviará otra generación de soldados estadounidenses a Afganistán

El complejo de golf de Trump en Aberdeenshire ha sido controvertido desde que el gobierno escocés le dio luz verde en 2008, e incluso antes de eso. Las discusiones sobre el impacto económico y ambiental de su construcción se han desatado durante años, mientras que Trump demandó al gobierno escocés por la construcción de un parque eólico en alta mar cerca de su propiedad.

A finales de 2020, el club registró una pérdida anual por octavo año consecutivo.